Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 1 de maio de 2017

PALABRAS

Día del Trabajador: el horrible origen de la palabra "trabajo"

El término tiene un significado para nada agradable
LA NACION - BUENOS AIRES




¿De dónde viene la palabra "trabajo"?


Resultado de imagen para TRABAJO


Según la Real Academia Española, el origen es horrible: "Del latín tripaliare. Torturar. Derivado del latín tardío tripalium, instrumento de tortura compuesto de tres maderos".


Así que, según su etimología, el trabajo es un tipo de tortura.


En efecto, el tripalium ("tres palos") era un cepo con tres puntas que se usaba en el Imperio Romano para inmobilizar caballos, cerdos, o bueyes, y así poder herrarlos o examinarlos. Luego se usó para castigar esclavos.


De "tripalium" surgieron, entonces, las palabras "trabajo", "travail" (francés) "travaglio" (italiano), y "trabalho" (portugués).


Pero también en las lenguas germánicas y eslavas el origen de "trabajo" tiene que ver con el sufrimiento. En alemán, "arbeit" sugiere esfuerzo y sufrimiento. En inglés, "work" viene del gótico "wrikan", que implica persecución. Y en eslavo, "rabota" significa tarea forzada.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

gatopardismo 


no necesita 


destacado 


ni mayúscula

Recomendación urgente del día
El término gatopardismo, con el que se alude al principio expuesto a menudo como ‘cambiar todo para que nada cambie’, no necesita destacado ni mayúsculas.
En los medios de comunicación este término puede verse escrito de diversos modos: «El Gatopardismo que rige la tramitación de la nueva ley de partidos políticos», «Se está produciendo cierto síndrome de “Gatopardismo”» o «Es el ‘gatopardismo’ aplicado a la lucha por la igualdad».
Este vocablo se ha acuñado a partir de la novela El gatopardo, de Giuseppe Tomasi di Lampedusa, en la que uno de los personajes afirma: «Si queremos que todo siga como está, necesitamos que todo cambie». Con ello expresaba la idea de que la aristocracia tenía que aceptar cambios políticos que pueden ser inevitables con el fin de preservar su poder.
Dado que es una voz bien formada en español y ya goza de amplio uso, no necesita cursiva ni comillas, como tampoco las necesita lampedusismo, que se usa con el mismo sentido y que se ha formado a partir nombre del autor de la obra. Son voces comunes que designan un actitud y, por tanto, van en minúscula.
Por ello, los ejemplos anteriores se podrían haber escrito mejor «El gatopardismo que rige la tramitación de la nueva ley de partidos políticos», «Se está produciendo cierto síndrome de gatopardismo» y «Es el gatopardismo aplicado a la lucha por la igualdad».
Se recuerda finalmente que el título original de la novela es Il gattopardo, con doble te, que significa literalmente El leopardo jaspeado, aunque en la traducción se optara, de modo intencionado, por la adaptación de la voz italiana.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe