Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 8 de abril de 2016

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Fundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

elecciones en Perú, 


claves de redacción

Recomendación urgente del día
Con motivo de las próximas elecciones en Perú, se ofrecen algunas claves para una adecuada redacción de las noticias relacionadas con este acontecimiento.

1. Cargos, con minúscula

Los nombres de los cargos, como presidente, parlamentario,congresistavicepresidente y términos similares, se escriben con minúscula inicial por tratarse de sustantivos comunes.

2. El/la cabeza de lista

La expresión cabeza de lista (como cabeza de seriees común en cuanto al géneroel cabeza de lista, si se trata de un hombre, y la cabeza de lista, si es una mujer.

3. Electo

El adjetivo electo se aplica a la persona que ha sido elegida para un cargo del que aún no ha tomado posesión.

4. Escrutinio, cómputo, conteo y recuento

Para referirse al ‘reconocimiento y cómputo de votos’ en unas elecciones pueden emplearse los términos escrutiniocómputoconteo y recuento.

5. Poselectoral y postelectoral, opciones válidas

Las formas poselectoral y postelectoral (ambas válidas), así comopreelectoral, se escriben en una sola palabra.

6. Favoritismo no es la condición de favorito

El término favoritismo alude a la preferencia injusta por algo o alguien, por lo que no es adecuado usarlo en el sentido de ‘condición de favorito’ o ‘ventaja’. La expresión favorito a priori es redundante.

7. Coaligarse o coligarse, no coalicionarse

Coaligarse o coligarse (no coalicionarse) son los verbos que expresan la unión o confederación de personas o grupos.

8. Elegido presidente, no elegido como presidente

Con los verbos elegir, nombrar, denominar, declarar y otros de parecido sentido resulta inapropiado utilizar como para introducir el complemento.Así, lo adecuado es «Espera ser elegido presidente» en lugar de «Espera ser elegido como presidente».

9. Expresidente, en una palabra

El prefijo ex– funciona como todos los demás prefijos: se escribe unido a la palabra siguiente (expresidente), pero separado cuando precede a una expresión formada por varias palabras que tienen un significado unitario (ex primer ministro), según la Ortografía de la lengua española.

10. Comicios electorales, expresión redundante

Todos los comicios son elecciones para designar cargos públicos, por lo que se desaconseja la expresión comicios electorales.

LENGUAJE POSITIVO

Utiliza un lenguaje positivo y vivirás más y mejor

Emplear un lenguaje positivo nos puede ayudar a mejorar la comunicación, nuestras estrategias vitales y las relaciones con uno mismo y los demás. Pero, además, un lenguaje positivo supone “mejor salud y más años de vida”, afirma el filósofo Luis Castellanos, investigador en el campo de la neurociencia cognitiva
Imagen cedida por Luis Castellanos, autor de Imagen cedida por Luis Castellanos, autor de "La ciencia del lenguaje positivo".
Entrenar el lenguaje para encontrar las palabras más acertadas que transformen tu vida en salud y longevidad es el desafío del libro “La ciencia del lenguaje positivo” (Editorial Paidós) de Luis Castellanos que, además de explicar cómo nos cambian las palabras que elegimos, nos propone un plan para aumentar nuestro lenguaje positivo.
Castellanos, a través del “El Jardín de Junio”, centro impulsor de investigaciones en el campo de la neurociencia cognitiva, ha formado en lenguaje positivo a colectivos de deportistas, del mundo de la empresa o incluso de la salud.
Y es que las palabras positivas tienen una repercusión directa en el funcionamiento del cerebro. Así lo constató una investigación de este centro, publicada en “Plos one”, que a través de encefalogramas comprobó que el cien por cien de las palabras positivas pronunciadas por un ordenador activaban el tiempo de reacción del cerebro frente a otras negativas o neutras.
“El lenguaje positivo tiene facilidad para transformar el cerebro humano con una alta activación”, indica el investigador.
Alegrefelizenérgicoanimado, activo, ilusionado, orgulloso o reír, son algunos ejemplos de palabras con carga positiva de alta activación frente a otras negativas de alta activación comomiedo, alertado, asustado, asco, desprecio, envidia, vergüenza, enfado o preocupado.
El filósofo e investigador Luis Castellanos, autor del libro "La ciencia del lenguaje positivo". Foto cedida por Editorial Paidós.
El filósofo e investigador Luis Castellanos, autor del libro “La ciencia del lenguaje positivo”. Foto cedida por el autor.

El lenguaje, el camino

Y es que el lenguaje nos determina la manera de abordar la vida y lleva implícito un tipo de acción o de inacción “porque nos lleva a la elección de las palabras. No por intuición, sino por pura elección. El lenguaje es crear, no copiar”, apunta Castellanos.
Escoger bien las palabras también nos puede ayudar a enfrentarnos a nuestros miedos y a motivarnos y animarnos a nosotros mismos, al igual que pronunciamos palabras de aliento para los demás. “Podemos ser capaces de identificar palabras que a cada uno nos da esa alta activación. Mis palabras son únicas”, indica el filósofo.
En lado oscuro se encuentra el lenguaje dañino, ofensivo, la verbalización de la ira. O incluso el silencio, “una variante silenciosa de la ira, el resentimiento”.
Es un lenguaje que “tira por la borda las relaciones con la otra persona”, explica el filósofo. “Una palabra negativa -añade- tiene que estar contrarrestada con cinco positivas si queremos volver a construir algo en una relación”.

Inteligencia lingüística, inteligencia emocional

Todas las palabras, positivas o negativas, están cargadas emocionalmente por eso el lenguaje forma parte de la inteligencia emocional, aquella que nos permite gestionar nuestras emociones y las de los demás.
“En la inteligencia emocional lo primero es tomar conciencia de las emociones y con el lenguaje tomamos conciencia de nuestras propias palabras. Identificar, abrir esa palabra y habitarla si es positiva y evitarla si es negativa. Igual que regulas las emociones, regula tu lenguaje”, manifiesta Luis Castellanos.
“El lenguaje nos permite gestionar nuestra propia inteligencia lingüística y emocional. Tenemos un lenguaje interior (el que nos hace ser quien somos) y otro exterior (como queremos que nos vean los demás) pero no engañamos mucho aunque creamos que sí”, añade.

Los políticos o los médicos…¿Emplean el lenguaje positivo?

Foto: Editorial Paidós
Foto: Editorial Paidós
Ciertamente no. Y eso lo vivimos todos y cada uno de nosotros en un hospital o frente al televisor escuchando a cualquier dirigente político.
Por eso, Luis Castellanos defiende la idea de que el lenguaje positivo es un sistema de protección propio y de los demás en cuanto a energía, sueños, tiempo, futuro, vida y felicidad. Algo que parecen no poner en práctica nuestros políticos.
“A la clase política le falta grandeza y empatía temporal. Emplean un lenguaje neutro no habitado, que no lo han abierto. Hablan para convencer, para llevarse los votos pero no para empatizar con las personas y protegerlas en la situación en la que se encuentran”, opina el filósofo.
También el profesional sanitario en contacto directo con el paciente debe mejorar su lenguaje para convertirlo en positivo. “Se mejora la calidad de vida de las personas simplemente hablándoles y los médicos tienen que aprender a hablar porque la palabra es salud y activa y protege la energía de las personas”.
“En el hospital necesitamos energía, sistemas de recuperación y por tanto palabras que den energía. La palabra cambia la biología del cerebro y por tanto la biología de tu comportamiento y del comportamiento de tu propio cuerpo. Por tanto, no hay quitarle los sueños a las personas, hay que potenciarles”, indica el experto.

Ejercicios para comprobar tu lenguaje

El libro “La ciencia del lenguaje positivo” propone un plan para aumentar nuestras palabras positivas en tres etapas:
  • Tomar conciencia de nuestro lenguaje actual
  • Regular nuestro lenguaje mediante el entrenamiento
  • Consolidar el hábito de expresarnos en positivo
Pero también se ofrecen diferentes ejercicios para que el lector se analice a sí mismo. Uno de ellos es descubrir cuáles son las palabras de ánimo que funcionan en cada uno. Para eso hay que escribir una lista de 15 palabras motivadoras de nuestro lenguaje cotidiano y decirlas en voz alta y escribirlas cuando necesitemos alentarnos. Se producirá un cambio en nuestro estado de ánimo, asegura.
Otro consejo que nos brinda Luis Castellanos es utilizar la palabra “afortunadamente” cada vez que nos topemos con un contratiempo en nuestra vida. Con el lenguaje adecuado siempre encontraremos el lado positivo de la vida.

ESLOGAN

Resultado de imagem para ESLOGAN El curioso y bélico origen etimológico de la palabra ‘eslogan’


Conocemos como ‘eslogan’ al lema o frase publicitaria creada explícitamente para ser recordada fácilmente y que sirve para referenciar algún producto, compañía, campaña de un partido político…
Se trata de un término que nos llegó a través de la influencia anglosajona, apareciendo en nuestra lengua hace relativamente poco tiempo y no figuró en el Diccionario de la RAE hasta 1984. Pero, evidentemente, su origen etimológico es mucho más antiguo.
Eslogan es la castellanización del vocablo inglés ‘slogan’, de exacto significado y a menudo utilizado de esta manera en nuestra lengua, aunque tanto elDiccionario panhispánico de dudas de la RAE como Fundeu aconsejan el uso en su forma ‘eslogan’.
Pero slogan no es una palabra originaria del inglés, sino que ellos la recibieron inicialmente en el siglo XVI como ‘slogorne’ (consigna) proviniendo éste desde el gaélico (lengua indoeuropea celta) ‘sluagh-ghairm’ y cuyo significado literal era ‘grito de guerra’ y que era utilizado por los clanes irlandeses y escoceses en sus correspondientes batallas como forma de arengar a sus soldados.

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe