Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 29 de janeiro de 2016

IV CENTENARIO DEL AUTOR DE 'EL QUIJOTE'


Cervantes a través de los únicos manuscritos de su puño y letra

Se publican, por primera vez en un solo libro, los once documentos escritos por el autor de El Quijote que han sobrevivido en estos cuatro siglos

Madrid - El país
Fragmento del documento escrito por Cervantes, el 6 de febrero de 1589, descubierto por Elisa Ruiz García, en el Archivo de Simancas, e incluido en el libro 'Autógrafos de Miguel de Cervantes'. ALEJANDRO RUESGA
Miguel de Cerbantes Sa avedra, así, como firmaba y quería ser reconocido, escribía en la prestigiosa letra bastarda de la época, no usaba signos de puntuación, no ponía puntos sobre las íes, usaba mayúsculas de manera inmotivada y las letras eran espaciadas.
Son las huellas del escaso ADN manuscrito que ha sobrevivido del autor de El ingenioso hidaglo don Quijote de La Mancha. Un rastro que se confirma o se revela cuatro siglos después de su muerte a través de los once testimonios formales de su puño y letra que se reúnen por primera vez en un solo gran libro titulado Autógrafos de Miguel de Cervantes Saavedra. Un regalo con un hallazgo dentro y casi inédito: el comienzo de un documento cervantino en el Archivo de Simancas, que completa el sustraído en dicha institución en el siglo XIX y hoy en la Rosenbach Museum Library de Filadelfia, descubierto por la paleógrafa Elisa Ruiz García.
Se trata de una edición de 1616 ejemplares de gran formato publicada por Taberna Libraria, con prólogo de Darío Villanueva, director de la Real Academia Española (RAE), que lo presentó ayer en dicha institución.
“¿A estas alturas se puede dar algo nuevo de Cervantes?”, se preguntó el académico Juan Gil, que al instante contestó: “Sí. Porque este libro llena una verdadera laguna”. Se trata “del ADN del Cervantes hombre, no del escritor, lo único que tenemos y que nos permite disfrutar de sus huellas reales”, afirmó José Manuel Lucía Megías, presidente de la Asociación de Cervantistas.
El destino ha querido que Cervantes hable en medio de la polémica por el desdén oficial ante la conmemoración del IV centenario de su fallecimiento, el 22 de abril de 1616. El libro consta de un cuadernillo con los facsímiles de sus cartas, documentos, actas o formularios acompañados del libro en sí que incluye un análisis de la escritura cervantina a cargo de expertos en paleografía, ortografía y grafología.
En sus páginas se recuerda el largo periplo de sueños, decepciones o incomprensiones que rodearon a Cervantes a lo largo de su vida y que parecen perseguirlo hasta ahora. “Un hombre al que acompañó tenazmente el fracaso y que al final de sus días, después de haberse desgastado en afanes indignos de su talento dio a luz una obra genial”, escribe en el prólogo Darío Villanueva. Recordó que esta efeméride se conocía hace 400 años y “debería ser un homenaje de Estado y de la sociedad civil, no porque los homenajes de Inglaterra a Shakespeare sean magníficos y nos puedan tocar el orgullo nacional, sino porque Cervantes se lo merece por justicia literaria”.
Los manuscritos, crean el arco del único testimonio directo de Cervantes. Desde que tenía 34 años, en febrero de 1582, hasta 56, en septiembre de 1604, porque se incluye el único texto no manuscrito por él pero sí firmado donde solicita al Rey permiso para publicar “el ingenioso hidalgo delamancha”.
Es un boceto de un autorretrato hecho de palabras sobre la vida corriente y laboral, donde se cuelan intereses, preocupaciones, afanes, sinsabores, anhelos, fatigas, decepciones….
No se sabe ni dónde, ni cuando, ni cómo Cervantes aprendió a escribir, pero su escritura “revela que su educación gráfica discurrió por la vía más estimada socialmente y coincidió en el tiempo con la difusión de un tipo de escritura considerada en proceso de transición hacia una modalidad bastarda”, explica Elisa Ruiz García, catedrática de Paleografía y Diplomática de la Universidad Complutense de Madrid.
Han tenido que pasar cuatro siglos para reunir estos testimonios. La idea empezó en marzo del año pasado cuando se le ocurrió a Dionisio Redondo, de Taberna Libraria. Entonces, empezó a hablar con expertos cervantistas para localizar esos documentos y obtener la autorización y sacar adelante el proyecto. Son autógrafos repartidos en el Archivo General de Simancas, Archivo Histórico Nacional, Archivo Municipal de Carmona, Biblioteca Nacional de España y el Rosenbach Museum Library de Filandelfia.

Nuevas revelaciones

Ocho de los manuscritos son completos, tres son parciales y uno solo contiene su firma. “Ponen en limpio todo lo que nos ha llegado escrito de la mano de Cervantes”, afirma Villanueva. “Gracias al emprendimiento de esta publicación, Elisa Ruiz descubrió el fragmento de un documento cervantino en el Archivo de Simancas, que completa el sustraído en dicho Archivo en el siglo XIX y hoy en la Rosenbach Museum Library de Filadelfia. Se incorporación otro documento, también del archivo de Simancas, nada menos que el más extenso: ocho páginas escritas por el alcalaíno”, cuenta su editor.
¿Y que desvela la letra de Cervantes, según la grafología? Según, la experta Sandra María Cerro, “al comienzo de los textos no deja entrever emociones, pero a partir de la quinta línea se deja llevar por la pasión. Tenía gran capacidad de resiliencia, era rápido de ideas y el singular uso de las letras bajas, como la g, revela su pulsión sexual”.
Todo rematado en una firma que evoluciona con los años, que siempre escribe Cerbantes, que al comienzo prescinde del segundo apellido, luego lo incluye a su manera, y finalmente lo quita. Aunque ningún editor respeto su deseo y cuatro siglos después su firma se ve clara: “Miguel de Cerbantes Sa avedra”.

EL IDIOMA ESPAÑOL

Resultado de imagem para PALABRAS Degradación del idioma

Por lógica, para vivir en consonancia con los tiempos, hay que estar muy prestos a todas las innovaciones y progresos tecnológicos. Eso sí, siempre y desde mi particular sentir de principios, que no atente contra el medio ambiente, la ética y tradiciones de las personas. Por esa coherencia, debemos aceptar los móviles y también los ordenadores informáticos y todos los medios virtuales renovadores. Pero sin embargo, éstos además de su incalculable valía, están desvirtuando la pureza del correcto hablar y escribir en nuestra bella lengua castellana. Imagino, que asimismo, con otros idiomas.
La rapidez y la economía de los vocablos en la escritura digitalizada en las redes sociales, que en su premura, queremos transmitir el mensaje tan dialogado, como la propia emisión de las palabras habladas. Esa precipitación en el dictado de la corta conversación, degrada la pureza de las palabras escritas (que a muchos les da igual su incorrección, siempre que se entiendan). La adecuada escritura como recoge y define el diccionario de la RAE (Real Academia de la Lengua Española) hace que esas prisas en la grafía del mensaje, quede dañado el lenguaje.
Por esa razón, nuestro acaudalado idioma español se resquebraja en su sentido etimológico o en el semántico de sus vocablos, tan dignamente resueltos gramatical y significativamente en la RAE. A toda esta tropelía con la escritura de las palabras pesimamente escritas o mal abreviadas, o carentes de las correspondientes signos ortográficos y otras reglas; tildes o acentos, para su apropiada diferenciación con otros significados o fonética, que es lamentado y calificado por los académicos de “uso zarrapastroso” del castellano.
A esa penuria se une el infausto acopio de los barbarismos o extranjerismos, que tan corrientes son en las redes sociales y en Internet, por el uso predominante de la lengua anglosajona. Nuevos términos son tan fácil y libremente recibidos por los jóvenes, para sus innovaciones en la lengua hablada y escrita. Concepto que en otras lenguas en sus recelos, se cuidan muy mucho, para negarse a aceptar otros vocablos foráneos.
Al agónico sufrimiento de los docentes por el típico “copiar y pegar”, bajado por los estudiantes de las páginas de Wikipedia, sin haber profundizado en los temas propuestos, se suma ahora, de forma muy negativa, y especialmente con los profesores de Lengua, las clamorosas faltas de ortografías y el erróneo uso de la lengua de Cervantes, asumidas ya por estos estudiantes como correctas, generadas por la pésima praxis en las redes sociales: Whatsapp, Facebook, Twitter, Correos electrónicos y otros medios virtuales.
Se da la satisfecha paradoja de ser el español la tercera lengua de mayor digitalización en Internet, y la segunda en las redes sociales: Facebook y Twitter. El idioma español se ha incrementado en su uso en un 1.100 en las escrituras virtuales de las redes sociales, entre los años 2000 y 2013. El castellano es verbalizado en el mundo por un total de casi 500 millones de hispanohablantes; y lo estudian como segunda lengua 21 millones.
El 6,7% de los habitantes del planeta son hispanohablantes, superando con creces, en altas cotas, el ruso, el francés, el alemán, entre otras. Y como lengua natal es la segunda más hablada, predominada solo por el chino mandarín. Pero sin embargo, ante los tristes derroteros del mal uso del castellano en su apropiada gramática (sobre en lo escritural), los expertos lingüistas de la RAE están aterrorizados por el presente y la futura degradación del idioma castellano.
Pero ante esta agridulce alegría, los vigías y popes de los ocupantes de los sillones de la RAE, tan celosos para el buen uso en el correcto escribir y hablar de nuestro lucrado castellano, saturado de términos equivalentes por doquier, expresan su tristeza por el mal y creciente práctica del mismo, que tachan de “zarrapastrosa” —reitero—, velando por la pureza de los vocablos, y por ende, en el correcto uso del idioma y no en la degradación del lenguaje. Apelativo de claro descontento y decepción.
Es muy evidente que la vida de las palabras tiene, desde su nacimiento, una mayor o menor vida. Todo depende de su aplicación. Los vocablos nacen o se trasmutan con la rutina o el desuso de su habla. El idioma es un ente vivo que hace renacer nuevos vocablos, y también hacerlos fenecer. Máxime en estos tiempos muy mediáticos e informatizados, con tanta preponderancia de extranjerismos, que aparecen en los ordenadores, móviles, en el habla y en las aludidas redes. Y otros términos, se quedan obsoletos hasta su olvido y desaparición; o porque, en nuestra constante modernización y esnobismo tratamos de manejar vocablos de nuevo cuño o los más novedosos posibles.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

ascendiente, 


no


ascendente


es ‘influencia’

Recomendación urgente del día
La palabra ascendiente, no ascendente, es la apropiada para expresar elpredominio moral o influencia que una persona u organización tienen sobre otras.
En los medios de comunicación es frecuente leer frases como «González conserva buena parte de su ascendente sobre el socialismo español», «Destacó la influencia que tuvo el colombiano Rómulo Rozo y su ascendente sobre el movimiento modelista» y «Todos conocen no solo su enorme calidad, sino su ascendente sobre el equipo».
Según el Diccionario académico, los términos ascendente yascendiente comparten el significado de algo ‘que asciende’ (aunque se prefiere la forma sin i).
En cambio solo es adecuado usar ascendiente para aludir al ‘padre, madre, o cualquiera de los abuelos o bisabuelos, de quien desciende una persona’ o para referirse al ‘predominio moral o influencia’.
Con este último significado se usa también la palabra ascendencia («Se sabía la ascendencia que tenía entre los médicos»). El Diccionario académico lo recoge como un uso propio del español de Cuba y el Diccionario panhispánico de dudas subraya que es un uso extendido hoy en todo el ámbito hispánico y no hay motivo para censurarlo.
Así en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «González conserva buena parte de su ascendiente sobre el socialismo español», «Destacó la influencia que tuvo el colombiano Rómulo Rozo y su ascendiente sobre el movimiento modelista» y «Todos conocen no solo su enorme calidad, sino su ascendencia sobre el equipo».
Se recuerda además que la palabra ascendente tiene en astrología un significado específico con el que se usa frecuentemente en las predicciones que publican los medios de comunicación: ‘constelación o signo del Zodiaco que asciende sobre el horizonte en el momento en que va a realizarse una predicción, especialmente el que corresponde al momento del nacimiento de una persona’.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe