Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 26 de maio de 2015

ESPACIO DE LENGUA

Espacio de lengua: el “barro” del “cerro” junto al “arroyo”, una frase “bárbara”

Hoy continuamos hablando de los préstamos léxicos, esas palabras que son tomadas por un determinado idioma a pesar de no pertenecer originalmente a él. En concreto hablamos de la evolución de las lenguas en la Península Ibérica y de cómo “barro”, “cerro”, “arroyo” o “izquierdo” existían antes de la llegada de los romanos.

25/05/2015 a las 13:00
Fotos
foto 1 de 1
Espacio de lengua: el “barro” del “cerro” junto al “arroyo”, una frase “bárbara”
Espacio de lengua: el “barro” del “cerro” junto al “arroyo”, una frase “bárbara”
La historia de las lenguas es una historia viva. Por ejemplo les hablamos de cómo el latín se dividió en dos: uno culto y otro más a pie de calle. Y fue éste el que poco a poco se fue adaptando a diferentes realidades y culturas, dando lugar al castellano, al catalán, al francés o a gran parte del rumano.
En ese sentido queremos ejemplificar cómo algunas palabras que existían con anterioridad, en las lenguas pre-románicas de las culturas anteriores a la Hispania romana, siguieron utilizándose pero incorporadas al latín vulgar que se hablaba en estas tierras y que acabó dando lenguas como el castellano o el gallego.
Por eso les descubrimos que “cerro”, “arroyo”, “barro” o “izquierdo” eran conceptos que evidentemente existían en la Roma imperial, pero que aquí fueron descritos a través de los términos que ya existían, y que han perdurado con ligeras modificaciones a lo largo de los siglos hasta nuestros días.

A ESQUINA DE IDIOMA

¿Existe el vocablo «enantes»?

Piedad Villavicencio Bellolio

 
¿Existe el vocablo «enantes»?
Una palabra existe desde el mismo instante en que un hablante la emplea. En ese momento el vocablo cobra vida. Su existencia no se determina por su inclusión en el Diccionario, sino por el uso.
El adverbio «enantes» se registró en el Diccionario en 1791. Significa ‘hace un instante’, ‘poco tiempo antes’ o ‘recientemente’. No debe usarse para referirse a fechas pasadas, con el sentido de ‘en antes’. En este caso se recomienda «antes».
En la última edición del Diccionario consta «enantes» con la marca de término desusado. También se indica que era empleado como vulgar.
El Diccionario de americanismos lo encasilla como de registro rural, popular y obsoleto. Pero, aunque los académicos perciban y transmitan que «enantes» se emplea en ámbitos poco instruidos, este adverbio es muy común en el habla familiar o coloquial del pueblo ecuatoriano, donde también se usa en diminutivo (enantitos). Se recomienda que se evite en escritos y diálogos formales.
ENANTE
La forma en singular suele aplicarse con los significados anteriores, pero igualmente se registra como adverbio de tiempo en desuso. La grafía «enante» también se refiere a una hierba de tallo grueso que produce hojas como las del apio y frutos en forma de huevo.
ENDENANTES Y DENANTES
En algunos sectores rurales del Ecuador suelen emplearse estos adverbios, aunque están etiquetados como vulgarismos y voces en desuso. (Se actualizó de La esquina del idioma del 17/07/2011).
¿Por qué escriben «papa Francisco» y no «Papa Francisco»?
La Ortografía indica que los nombres de cargos, títulos y tratamientos son sustantivos comunes. Por lo tanto, sin importar el ámbito o el rango, se deben escribir con minúscula estén o no junto al nombre: El papa visitará Ecuador. El papa Francisco visitará Ecuador. Van con mayúscula cuando están al inicio de la frase: Papa Francisco, bienvenido al Ecuador. (F)
FUENTES:
Diccionario de la lengua española (2014), Diccionario de americanismos (2010) y Ortografía de la lengua española (2010), de la Real Academia Española y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

les dijo a ellos

no 


le dijo a ellos

Recomendación urgente del día
El pronombre le debe ir en plural si el complemento al que se refiere también es plural: «El funcionario les dijo a los asistentes que se fueran» y no «el funcionario le dijo a los asistentes que se fueran».
Es común encontrar en la prensa casos en los que se descuida esa concordancia, como los siguientes: «A diferencia de Rajoy e Iglesias, yo no le voy a decir a los españoles lo que quieren escuchar» o «Yo no le voy a decir a los publicitarios cómo comunicar».
Se escribe le cuando el complemento al que se refiere es singular («le dijo a él»), y les cuando el complemento es plural («les dijo a ellos»), tal como lo explica el Diccionario panhispánico de dudas.
En consecuencia, en los ejemplos citados debió escribirse: «A diferencia de Rajoy e Iglesias, yo no les voy a decir a los españoles lo que quieren escuchar» y «Yo no les voy a decir a los publicitarios cómo comunicar».




Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe