Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 22 de abril de 2015

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO


Día del Idioma 

Consejos de ortografía de Fernando Ávila, delegado para Colombia de la Fundéu BBVA.​

El 23 de abril, aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes Saavedra, autor del Quijote, se celebra el Día del Idioma, el Día Internacional del Libro y el Día de los Derechos de Autor.
En Bogotá, el 23 de abril estamos en plena Feria del Libro, evento que ofrece l500 presentaciones que permiten al público acercarse un poco más a nuestro idioma. Para unirme a esa fiesta, les recuerdo en grandes trazos de dónde salió esta lengua que hoy hablamos.

Barranco, aquelarre, izquierdo, Echeverri (‘casa nueva’)… son palabras que ya se usaban en la península Ibérica antes de la llegada de los romanos, y han perdurado hasta nuestros días, a pesar de que, por ejemplo, izquierdo, tuvo como competidor latino a siniestro, con el que terminó conviviendo.
Libro, pupilo, demente, amargo, amar, dormir… son sustantivos, adjetivos y verbos de estirpe latina. Los romanos impusieron el latín, lengua del Lacio, como idioma común alrededor del Mediterráneo, desde la Moldavia hasta la Lusitania y desde la Britania hasta el norte del África.
Seudónimo, teoría, pedagógico, ateo… son voces de origen heleno, que tomaron los romanos de su más preciada conquista, Grecia, y llevaron al resto de sus tierras.
Con la caída del Imperio Romano en el siglo V de nuestra era, el latín se dejó de hablar correctamente, lo que constituyó el origen de las lenguas latinas hoy existentes, español, italiano, portugués, francés, rumano, catalán… Faltaban un par de ingredientes, el germano y el árabe, para que el español se constituyera en lengua independiente, con gramática y diccionario propios.
Las lenguas germanas llegaron a la Hispania con godos, vándalos y suevos, en el siglo VII. Ellos se llamaban Germán, Hernán, Rodrigo, Gonzalo, Fernando, Hernando…, nombres hoy completamente arraigados en nuestra lengua.
Estos nuevos turistas hacían la guerra (del germano werra, misma raíz de la voz inglesa war), mandaban detenerse con un ¡alto! (del germano Halt!) y usaban un mostacho que hacía gritar a las muchachas ¡por Dios!, en su lengua, bei Got!, de donde viene la palabra bigote.
Alquimia, aritmética, algebra, algoritmo, ajedrez… son voces árabes que atestiguan la inmensa cultura de que fueron portadores los hijos de Alá al llegar en el siglo VII al sur de Europa. De origen árabe son también voces como ojalá, algodón, albañil, azul, almohada, almojábana…
Bogotá (chibcha), bohío (antillano), yuca (taíno), papa (quechua), chicle (náhuatl), tanga (tupí) y otras voces de origen americano han enriquecido el idioma español a partir de 1492.
Ahora lo hace con prodigalidad el inglés, de donde vienen multitud de términos incluidos en el Diccionario de la lengua española, como bloguero, baipás, bluyín…, y hacen cola para entrar muchos más, ciclocrós, selfi, wasap…
FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

mata y hiere, pero


mató e hirió

Recomendación urgente del día
La conjunción y toma la forma e ante palabras que empiezan por el sonido /i/. En cambio, se mantiene cuando este sonido va seguido por otra vocal con la que forma diptongo: «mata y hiere», no «mata e hiere».
Con motivo del suceso ocurrido ayer en un colegio de Barcelona, pueden verse en los medios de comunicación frases como «Un barcelonés de 13 años mata a un profesor e hiere a cuatro personas».
Según indica la Ortografía de la lengua española, cuando la conjunción antecede a palabras que comienzan con los diptongos ia (hia), ie (hie) y io (hio), se mantiene en la forma y: «frío y hielo», «acero y hierro» o «cloro y iodo».  Esto no ocurre si la siguiente palabra empieza por i (o hi), sin diptongo, en cuyo caso la conjunción cambia a e: «mató e hirió», «Geografía e Historia», «chinos e indios»…
Por tanto, en el ejemplo anterior lo adecuado habría sido decir: «… mata a un profesor y hiere a cuatro personas».
Además, se recuerda que antes de una palabra extranjera cuyo sonido inicial es /i/, la conjunción y debe adoptar la forma e («Iberia e easyJet» y no «Iberia y easyJet»), porque el criterio que prevalece es el fonético, no el gráfico.
Sin embargo, se mantiene la forma y cuando la conjunción tiene valor de adverbio en oraciones interrogativas, como cuando se dice «¿Y Ignacio?» queriendo expresar «¿Cómo está Ignacio» o «¿Dónde está Ignacio?».

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

uno a otro o 


el uno al otro


mejor que uno al otro

Recomendación urgente del día
Cuando se establece una correlación entre las voces uno y otro para expresar una acción recíproca, las dos van con artículo (el uno al otro, el uno con el otro…) o las dos sin él (uno a otro, uno con otro…).
En las noticias, se pueden encontrar con cierta frecuencia frases en las que solo aparece el segundo artículo, con omisión del primero: «Los tronos se fueron acercando uno al otro para alzarse al cielo», «Las canciones están de alguna manera entrelazadas unas con las otras» o «Los helicópteros volaban cerca uno del otro y a baja altura».
Tal como explica la Gramática académica, los dos grupos que forman estasconstrucciones recíprocas guardan coherencia en la lengua culta, de modo que o bien ambos llevan artículo o bien ambos prescinden de él: el uno al otro y uno a otrola una para la otra y una para otra, los unos con los otrosunos con otros.
En consecuencia, en los ejemplos anteriores habría sido mejor escribir «Los tronos se fueron acercando el uno al otro para alzarse al cielo», «Las canciones están de alguna manera entrelazadas unas con otras» y «Los helicópteros volaban cerca uno de otro y a baja altura».
Se recuerda que los elementos concuerdan en número y suelen concordar también en masculino incluso si los referentes son de distinto sexo, aunque en este caso se admite la variación de género: el uno a la otra.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe