Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 9 de abril de 2015

COBRAR POR LO QUE SABES

3 Claves para empezar a cobrar por lo que sabes
Gabriela Turiano       15 marzo 2015    publicado en http://www.emprendices.co/
Hace algunos días escribí el artículo “¿Cobras por lo que haces o cobras por lo que sabes?”; allí te compartía algunas desventajas de cobrar por lo que haces, en vez de cobrar por lo que sabes. Estoy segura que te has quedado pensando en esto y sí, quieres hacer un cambio, reinventar tu profesión y empezar a cobrar por lo que sabes… pero, ¿cómo hacerlo? Empieza por aquí, voy a contarte.
En este nuevo artículo te comparto tres claves que te permitirán comenzar a cobrar por lo que sabes, llegar a mejores clientes e incrementar tus ingresos.
¿Cómo cobrar por lo que sabes y no por lo que haces?
No cobro por lo que hago, cobro por lo que sé
Clave #1 – Elige mejor a tus clientes
Esto es muy simple y sin embargo tan subestimado: como tú no eres 100% responsable de los resultados de tus clientes sino que eres aquel que le enseñará qué hacer y cómo hacerlo (podrás orientarle, motivarlo, enseñarle y darle muchas herramientas) pero no lo harás por él, tienes que ser más selectivo y asegurarte que tengas en frente una persona al menos tan comprometida como lo estás tú.
Por otro lado, especializarte en un determinado tipo de clientes (con ciertas necesidades y urgencias) te hará mejor profesional para ofrecerle más valiosas soluciones. Es el ejemplo del típico refrán que dice “el que mucho abarca, poco aprieta”.

Clave #2 – Ten en claro qué es lo que aporta tu conocimiento y qué tan valioso es para tus clientes
Esto es fundamental porque corres el riesgo de subestimar o sobreestimar tu conocimiento y lo que puedes lograr con él. Si tu conocimiento está asociado a una importante y urgente necesidad que tu cliente tiene y tu ayuda realmente marque una gran diferencia en la vida de tu cliente, entonces es probable que tengas una alta demanda y puedas cobrar altos precios. Pero si tu conocimiento es obsoleto, por más que sea importante para ti o te haya costado muchos años adquirirlo, tus clientes no lo valorarán.
Recuerda, no tiene que ver con lo que a ti te parezca, sino con lo que el mercado (tus clientes ideales) están dispuestos a hacer (y pagar) por lo que tú sabes.

Clave #3 – Encuentra un nicho de mercado adecuado
Si bien este es el consejo número 1, decidí colocarlo en último lugar porque creo que necesitas haber reflexionado sobre los dos anteriores para captar su esencia.  Encontrar un nicho de mercado adecuado significa evaluar y elegir la mejor combinación entre lo que tú sabes y puedes aportar, y la necesidad de ese cliente ideal por adquirir ese conocimiento y ponerlo en práctica.
Recuerda las tres claves fundamentales para elegir un nicho de mercado correcto y definir a tu cliente ideal:
Clave 1 – debes amar trabajar con esas personas.
Clave 2 – esas personas deben tener una necesidad urgente e importante que tú puedas resolver.
Clave 3 – esas personas deben valorar lo suficiente esa solución como para querer invertir en resolver esa necesidad (no puede ser algo superficial, postergable o de baja necesidad).
Una vez que encuentras ese nicho de mercado, especialízate en él y trata de desarrollar todo tu conocimiento y tu poder transformacional para ser cada vez mejor y ofrecer mayor valor agregado en ese nicho de mercado.
 Bonus Track – El conocimiento per sé no es tan valioso como el conocimiento y la transformación que éste implica.
Te voy a explicar este punto con un ejemplo simple y concreto: mis clientes no valoran tanto el conocimiento que yo puedo proveerles (qué estrategias implementar para tener una profesión independiente exitosa, qué modelo de negocio desarrollar, qué plan de acción debe seguir para lograr la estabilización y crecimiento de su práctica profesional) como el poder transformacional, o en otras palabras, la ayuda que les doy para que puedan implementar esas estrategias, desarrollar ese modelo  de negocio y llevar a cabo ese plan de acción.
De eso se trata, de ayudar a tu cliente a lograrlo. Ese es el valor agregado. No hacerlo por ellos, pero sí acompañarlos y ayudarlos a lograrlo. Porque debes recordar que, en la mayoría de los casos, si han llegado hasta ti es que no pueden hacerlo solos.
Entonces, ¿cómo ha cambiado tu perspectiva respecto al conocimiento y a lo que haces en tu negocio por lo que he compartido hoy contigo?
¿Qué puedes hacer para ofrecer más valor agregado en tu práctica profesional hoy mismo? 
Me encantaría saber esto de ti, déjame tu comentario más abajo.


VIVENCIAS MEXICANAS



Vivencias mexicanas de una donostiarra
img
CECILIA CASADO | http://blogs.diariovasco.com/
A fuerza de visitar este hermoso país mexicano voy aprendiendo (que no aprehendiendo) algunas de sus costumbres y salpicándome un poco de una cultura que tan sólo tiene en común con la mía el idioma que los “conquistadores” españoles les impusieron (¿inventores del modelo bilingüe?) hace ya más de quinientos años. Y ni siquiera el idioma nos hermana –por mucho que digan- ya que modismos y palabras hay que se dan de bofetadas en cuanto a su significado a pesar de aparentar ser homónimas. En realidad no creo que los españoles hagamos mofa de cómo los mexicanos hablan el idioma español, pero ellos sí que se parten la caja escuchándonos a nosotros. Y creo que han establecido esas diferencias para poner barreras, para “enriquecer” una lengua que no era la de sus antepasados sino de quienes masacraron a sus antepasados.
Así nos dicen “gallegos” con un desprecio que la Xunta tendría que tomar cartas en el asunto (si el asunto les interesara lo más mínimo, claro está). Y te lo tragas, cuando te dicen “gallega”, al igual que tantos otros se tragan que el españolito de a pie llame con nombres despectivos (que me niego a repetir aquí) a emigrantes centro/sudamericanos que vienen a España buscando trabajo. Si los españoles imaginamos al mexicano tocando la guitarra en un mariachi y cantando corridos, ellos también tienen derecho a pensar que en España andamos todos dando palmas y bailando flamenco. Tópicos dañinos, qué duda cabe, aunque evitables con dos dedos de frente.
El mexicano ha adaptado el idioma español a su gusto y necesidad: al manillar le dicen manubrio. Al altavoz, bocina. A la rueda, llanta, al volante, guía y al portaequipajes, cajuela. Conducir es manejar y los coches son carros. Tomar es beber, almorzar es comer y comer es cenar. Un lío en toda regla a la hora de tener hambre, desde luego. Pero la palma se la lleva el verbo por excelencia que usamos en España como si fuera un auxiliar comodín. Ahí estamos nosotros –para regocijo, sorpresa y burla de los mexicanos- cogiendo el autobús, el tren, el avión, la leche y las latas de pimientos en el supermercado, el bolso, las llaves, el móvil y la cartera; cogemos las cosas al vuelo, cogemos las cosas con pinzas, cogemos al ladrón (aunque luego no le mandemos a la cárcel) y al mentiroso, y en definitiva, todo lo que hace falta coger en esta vida. Ellos se asombran de nuestra mala educación y nos miran con condescendencia cuando nos escuchan porque, por si a alguien le queda alguna duda, “coger” no significa más que una cosa en español/mexicano: follar. Y claro, así todos nos reímos como críos con el caca/pedo/culo/pis…
Aquí -en Yucatán-tampoco puedo ir a dar un paseo tranquilamente por calles donde haya tráfico so pena de quedarme parada en los cruces a la espera de la benevolencia de algún conductor santurrón que me ceda el paso o a que no se vea ningún auto en lontananza lo que puede ocurrir o no puede ocurrir en veinte minutos. La alternativa es que te atropellen sin remisión porque frenar, lo que se dice frenar, ni se les pasa por la imaginación. Obviamente, con mi cultura donostiarra de que un paso de cebra es tan respetable como lo era “acogerse a sagrado” en la edad media he estado a punto de tener un buen disgusto traumatológico en un par de ocasiones amen de haber suscitado bocinazos y blasfemias diversas sobre mi persona y las generaciones precedentes hasta los tiempos de Hernán Cortés.
Hablando de los “conquistadores” que masacraron este país, el de arriba, los de enfrente, los de al lado y los de abajo. Esos europeos bárbaros, anglosajones, españoles o portugueses que hicieron lo que hicieron porque era la época en que se invadían países para quitarles las riquezas, -exactamente igual que ahora por cierto- se me quedó grabada una contestación que le dio un español a un mexicano que le “recriminó” que sus antepasados hubieran perpetrado tantas fechorías en su amado país.
Mis antepasados se quedaron en casa tranquilamente –le respondió el español al mexicano-; fueron LOS TUYOS los que hicieron todo esto”. Y aquí paz y después gloria, obviamente.
Ni España es “la madre patria”, ni mexicanos y españoles somos “hermanastros” (excepto cuando “la Roja” ganó el campeonato mundial de fútbol que muchos mexicanos se quejaron con la boca pequeña). Hay una herencia espuria que está latente en el inconsciente y que es difícil que no surja en un momento determinado. A fin de cuentas, a mí tampoco me haría demasiada gracia tener rasgos árabes en vez de los que tengo, pero ahí está la Historia para recordarla y, quién sabe, “enmendalla” no volviendo a repetir los mismos errores.
Y las diferencias están ahí porque son de pleno derecho y conforman la idiosincrasia de cada pueblo y no sirve de nada pensar que somos casi iguales porque hablamos el mismo idioma. Por cierto, una tortilla (de las de huevos) en Mexico es una omelet. Y a un bocadillo se le dice baguette. Y a las “señoras” se les llama “damas” así que será que los franceses también anduvieron por aquí haciendo de las suyas… y los han borrado de los libros de texto.
Y para terminar –con vergüenza ajena- dejaré el apunte de que México es un país NORTEAMERICANO. Al igual que Canadá y los EEUU. Y quien tenga dudas (que parece que las hay por arrobas, que mire en Google Maps)
En realidad, aquí o allá, los humanos tenemos los mismos defectos -egoísmo, vanidad, incultura- y tan sólo coincidimos en algunas virtudes.
En fin.
La Alquimista
Por si alguien desea contactar:

IDIOMA ESPAÑOL Y TRADUCCIÓN



IDIOMA PRINCIPAL E IDIOMAS SUBALTERNOS


  • enviar a un amigo
  • Imprimir contenido
IDIOMA PRINCIPAL E IDIOMAS SUBALTERNOS
En España existe hasta el absurdo de que en el Senado, establecieron una costosísima instalación de traducción simultánea y permanente, simplemente para que “las señorías” que allí aposentan sus culos, puedan hablar su idioma vernáculo y que los traductores, lo traduzcan al “español común a todos los españoles”; y el que por lógica meridiana, saben todos cuantos allí llegan destinados por sus respectivos jefes de filas; y aunque el Senado aquí en España no sirve para nada que no sea ocasionar muchísimos gastos al contribuyente (se hicieron instalar piscina, sauna, comedor y bebidas a precios subvencionados; y no sabemos si también les facilitan “profilácticos o condones”, amén de pomadas suavizantes para usos íntimos) puesto que en realidad este “monstruo” es un lugar para que determinados “elegidos”, cobren una muy suculenta paga, anexos y retiros a costa del contribuyente y como pago a servicios prestados al partido que sea, no al español de a pie que solo nos quieren para que les paguemos tan “honrosos servicios públicos a la patria”.
Por todo ello esperamos que en la nueva legislatura propongan la eliminación de tan enorme carga, por lo absurdo de su mantenimiento y antes de ello, la clausura de muchas de esas mamandurrias inmerecidas; y entre ellas la traducción citada, por el enorme cachondeo o burla que representa ello… ¿imaginan ustedes algo similar en Rusia, Francia, Inglaterra, Estados Unidos y tantos otros países como se podrían citar?
Otra cosa igualmente relacionada con los idiomas vernáculos que hay en España, es que cuando uno de esos políticos, “acérrimos a su idioma”, nos lo quieren meter por los “sesos”, a los que en realidad nos importa un rábano, puesto que con “el idioma español y común a todos los españoles”, nos sobra y basta para nuestras necesidades nacionales (y una gran parte importante del extranjero)… y es que estos “ceporros políticos”, salen a cualquier medio público nacional, sea radio o televisión, y pese a que saben que esa noticia se dará por toda la nación, se emperran y hablan en su idioma vernáculo; cosa que de ser dentro del territorio vernáculo sería normal, pero no así, cuando la difusión es a escala nacional, por cuanto ello mueve a falta total de educación y rayando en lo ofensivo, puesto que es ofensivo hablar a quienes no te van a entender en absoluto y el que lo hace lo sabe con total certeza.
¿Cómo arreglan esto los denominados medios de comunicación? El locutor de turno, se lo traducen y lo va repitiendo en idioma común a todos los españoles (o sea el ESPAÑOL); cuando lo lógico, es que desde un principio, dejasen las palabras escritas o pronunciadas, en el idioma que ha elegido el que con toda intención no quiere emplear el idioma común a todos (que reitero lo sabe y bastante bien) para imponer dictatorialmente algo que no agrada a nadie que tenga unos mínimos principios de dignidad humana.
¿Qué ocurriría? Pues nada en absoluto, que al ver aquello los que no son de “sus tierras vernáculas”, oirían al actor como oimos llover y pasado algún tiempo, aquellos ceporros se adaptarían a la lógica, de que en su tierra lógico que hablen el idioma que prefieran de los dos “que poseen”, pero fuera de ella tienen que atenerse al común de todos cuantos conformamos este territorio que se sigue conociendo como España, puesto que además el español se habla en dos docenas de países más, y además con sólo él, ya te defiendes muy bien en la mayoría de países del mundo, puesto que debido a que es hablado por “quinientos millones de terrícolas”, en los principales puntos donde vas a recalar (hoteles, puertos, aeropuertos, restaurantes, etc.) lo hablan y lo entienden, cosa que ha mejorado mucho los últimos diez años y sigue mejorando; puesto que cada vez vienen más extranjeros a universidades españolas, simplemente a aprender ESPAÑOL, lo que por sí solo ya nos da una idea de la realidad que ya es la expansión de la lengua española, común a todos los “hispano hablantes”.
Las lenguas vernáculas, incluso los dialectos, merecen el debido respeto y valoración, pero no más; y ello deben entenderlo así los que nacieron en su ámbito, pero deben convencerse que como idiomas… “son simples vehículos para andar por casa”; cuando salgan a la vida común han de emplear el idioma dominante, que además no es nada impuesto, los idiomas se van imponiendo por sí solos, ya que tienen vida propia… y de ahí la desaparición de tantos idiomas como han desaparecido y que seguirán desapareciendo, hasta que finalmente y si se llega a la paz e inteligencias deseadas, en este planeta solo quedará uno sólo, simplemente por comodidad práctica; aunque perduren… “las vernaculancias durante muchos siglos, pero eso es otra cosa”.
Casi todos podemos soportar la adversidad, pero si queréis probar el carácter de un hombre, dadle poder. (Abraham Lincoln)
POLÍTICA Y JUSTICIA: "La ley es como una red que atrapa las moscas y deja pasar a los pájaros". La política se creó para "legalizar" la corrupción. (Anacarsis. siglo VII a.C.)

Antonio García Fuentes
(Escritor y filósofo)
www.jaen-ciudad.es (aquí mucho más) y http://blogs.periodistadigital.com/nomentiras.php

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

VII Cumbre de las 


Américas: 


términos 


relacionados

Recomendación urgente del día
Con motivo de la VII Cumbre de las Américas, que tendrá lugar en la ciudad de Panamá los días 10 y 11 de abril, se ofrece una serie de recomendaciones sobre términos y expresiones relacionados con este encuentro.
1. VII (o Séptima) Cumbre de las Américas se escribe con mayúsculas iniciales, y su lema, «Prosperidad con equidad: el desafío de cooperación en las Américas», solo lleva mayúsculas en la primera palabra y en Américas.
2. Inequidad, una de las palabras protagonistas de la agenda de esta cumbre, es un término bien formado por el prefijo in-, que indica negación, y el sustantivo equidad, ‘justicia natural’ o ‘igualdad’. Es la ‘falta de equidad’ y no significa lo mismo que iniquidad, que es una ‘maldad o injusticia grande’.
3. Se recomienda escribir con todas las letras en mayúscula las siglas de los organismos relacionadosOEA (Organización de los Estados Americanos), BID (Banco Interamericano de Desarrollo), CAN (Comunidad Andina de Naciones) o ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América). En cambio, es preferible escribir solo con inicial mayúscula los acrónimos compuestos por cinco letras o más, como Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), Mercosur (Mercado Común del Sur) o Caricom (Comunidad del Caribe).
4. Los cargos políticos se escriben con minúscula inicial por tratarse de sustantivos comunes: presidente del Gobierno, ministro de Exteriores
5. Es frecuente aludir a los jefes de Estado y de Gobierno que participan en este tipo de cumbres como dignatarios. Aunque es un término correcto (‘persona investida de una dignidad’), el término mandatario (persona que ocupa ‘un cargo muy relevante en la gobernación y representación del Estado’) resulta más adecuado en este caso.
6. La palabra diferendo, propia del español de América Meridional, Cuba y Guatemala y poco frecuente en otras zonas, alude a la ‘diferencia, desacuerdo, discrepancia entre instituciones o estados’, como señala el Diccionario académico.
7. Al referirse a los países participantes de nombre no hispano, conviene usar el exónimo españolBelice (mejor que Belize, inglés), San Vicente y las Granadinas (mejor que Saint Vincent and the Grenadines), Surinam (mejor que Suriname, holandés).
8. Las antiguas Guayanas se llaman actualmente Guyana (antes Guayana Británica), Surinam (antes Guayana Holandesa) y Guayana Francesa, única que no forma parte de la OEA ni participa en la cumbre, ya que no es un estado independiente, sino un departamento francés de ultramar.
9. Algunos de los gentilicios menos habituales de los países participantes son beliceño (de Belice), barbadense (de Barbados), sanvicentino (de San Vicente y las Granadinas), surinamés (de Surinam) y dominiqués (de Dominica), distinto de dominicano (de la República Dominicana). Asimismo, se recuerda que es recomendable emplear el gentilicio estadounidense(mejor que americano) para los Estados Unidos, ya que en el contexto de la cumbre todos los países participantes son americanos.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe