Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 11 de novembro de 2014

DOV SEIDMAN



"No es nada personal, solo negocios" es una de las frases más célebres de El Padrino y venía a explicar que buena parte de los crímenes y trapazas de los Corleone y otras familias de la mafia no obedecían a animosidades personales, que simplemente era el modo de funcionamiento de esa suerte de su peculiar industria. Pero el capitalismo entendido de este modo ya no es posible, según ha defendido hoy Dov Seidman, un experto internacional en gestión de empresas. "Hoy ya no podemos separar el mundo de los negocios de lo personal, ahora están fusionados y todo en los negocios se ha convertido en personal".

Seidman, autor del bestseller How. Por qué cómo hacemos las cosas significa tanto, ha mantenido una charla con el presidente de Prisa,Juan Luis Cebrián, sobre nuevos modelos de gestión organizada por la Escuela El Talento de Cinco Días y patrocinada por el Banco Sabadell. En el debate, el experto estadounidense advierte de que en un mundo globalizado y transversal los productos y servicios que las empresas ofrecen tiene cada vez menos margen para diferenciarse, automáticamente pueden copiarse, de modo que "la cultura de la empresa es el mayor valor diferencial que se puede tener".


El donut de.

El gurú reniega de que las empresas o el capitalismo sea esencialmente amorales y defiende el papel de la ética en la organización de las compañías. Una buena cultura de empresa, basada en la confianza y el compromiso, favorece la innovación y el progreso, explica. Hay ejemplos prácticas de esta filosofía, como el que ha relatado Seidman: en un vuelo a Las Vegas, una tripulante de cabina de pasajeros de Southwest Airlines sugirió a los pasajeros que, si antes de abandonar el avión al aterrizar, dejaban el cinturón de seguridad cruzado sobre el asiento, tendrían buena suerte en el juego. Eso libraba a los empleados de hacerlo. La gente rió y lo hizo. La broma ahorraba seis minutos de tiempo a la compañía.

"Ella no pidió permiso para gastar esa broma y la hizo porque se sentía segura, confianza, y no temía que nadie ningún empleado reportara sobre un comportamiento no adecuado. De modo que fue creativa y mejoró el trato de su empresa con los clientes", explica Seidman, quien, no obstante, reconoce que este tipo de comportamientos son una excepción.

La cultura empresarial debe avanzar hacia un modelo de autogobernanza, a su juicio, frente a otros tres modelos: anarquía y carencia de leyes, obediencia ciega y sumisión informada.

El experto, que fundó hace 20 años la consultora LRN, especializada en cambiar las cultura de las empresas sobre la base de valores, expuso datos desalentadores sobre el compromiso de los trabajadores con los proyectos a los que se dedican: siete de cada 10 empleados, dijo, afirman no sentirse involucrados en lo que hacen. "No solo hay una crisis de empleo, como ocurre en este país, sino que también hay una crisis de carreras, la gente no siente que están construyendo su carrera profesional con lo que hace".

Los valores, la ética, según el presidente de LRN, deben trasladarse de forma efectiva a los comportamiento de cada uno de los miembros de una empresa y estos "supondrán la ventaja competitiva de esa firma, ya que todo lo demás puede copiarse".

Un problema para las empresas que quieren hacer las cosas de forma ética, apuntó Cebrián, es la presión de los mercados, que tienen poca paciencia con los resultados y su fijación es el corto plazo. Para Seidman, ante esa tensión, las compañías deben responder con una doble actitud, la de mostrar resistencia al corto plazo pero con el foco en el crecimiento, "algo que las máquinas no son capaces de hacer, pero los humanos sí tienen esa doble cualidad". Aun así, admitió, "los mercados aún son un gran problema porque solo piensan en el corto plazo".

El autor también abordó el problema de la corrupción, que es tras el paro la segunda mayor preocupación de los españoles, y recalcó la necesidad de cambiar la cultura: premiar el comportamiento con valores y penalizar lo contrario, más allá del cumplimiento de las normas. A su juicio, las reglas desempeñan un papel pero “no son suficientes” para cambiar una cultura, un proceso que admitió que requiere años y que supone una transformación total del modo de hacer las cosas.
la confianza

A. MARS

Dov Seidman está convencido de que la confianza es la droga más poderosa que existe, casi en sentido literal, por la oxitocina que desprende y ayuda a la colaboración, y tiene una buena historia de donuts para ilustrarlo. Se topó con un tipo que vendía estos dulces en una calle de Nueva York y otro en la otra esquina le hacía la competencia con el mismo negocio. ¿Cómo diferenciarse con productos tan similares y poco margen para competir en precios?
“El tipo en cuestión puso un cajón con dinero para que los propios clientes pagasen y tomasen su cambio, les transmitió el mensaje de que confiaba en ellos y eso les hizo conectar con él, de modo que preferían comprarle a él los donuts en lugar de al vendedor de al lado”, explicó.

Ese valor, el de la confianza, fue la ventaja competitiva con la que se ganó a la clientela y no con la calidad de unos productos que, como insistió Seidman, son fáciles de copiar en un mundo globalizado e interconectado

RAE


La Academia «refundará» su Diccionario para responder al reto del siglo XXI

 |  
ANA MENDOZA (AGENCIA EFE)

La Real Academia Española debe «refundar» su diccionario para «responder al reto del siglo XXI» y darle continuidad en la era digital, pero sin que pierda «su identidad» y el carácter normativo que ha tenido hasta ahora.



Diccionarios en la era digital. Clausurado el simposio sobre el futuro de estas obras lexicográficas.
DICCIONARIOS EN LA ERA DIGITAL. CLAUSURADO EL SIMPOSIO SOBRE EL FUTURO DE ESTAS OBRAS LEXICOGRÁFICAS.
Esta sería la principal conclusión que, en opinión del secretario de la RAE, Darío Villanueva, se podría extraer del simposio internacional «El futuro de los diccionarios en la era digital», que durante tres días ha reunido a lexicógrafos, editores e informáticos.
«Ha sido una auténtica tormenta de ideas. Es un cambio de paradigma», aseguraba Pedro Álvarez de Miranda, director de la 23.ª edición del Diccionario, que se publicó hace tres semanas en todo el ámbito hispanohablante.
«Se necesitan planes sólidos a corto y medio plazo. Y se necesita financiación, pero el dinero es más fácil de conseguir si se tienen ideas», decía Guillermo Rojo, director del Corpus del Español del Siglo XXI.
Al finalizar la sesión en la que los académicos Álvarez de Miranda, Rojo, Juan Luis Cebrián, Ignacio Bosque y José Antonio Pascual resumieron el contenido de las diferentes sesiones, Darío Villanueva dijo, en declaraciones a un grupo de periodistas, que a la Academia le había “reconfortado el ver que los expertos les confirman lo que la RAE pensaba que tocaba ahora: la refundación del Diccionario».
«El diccionario sigue siendo una obra utilísima, pero ahora, 300 años después de la fundación de la RAE, toca plantearse la refundación de esta obra para darle continuidad en el diccionario digital», subrayó el secretario.
La Academia no parte de cero para esa tarea. Desde el 2001, la edición digital delDiccionario de la lengua española, que en octubre recibió casi 47 millones de consultas, se ha actualizado en cinco ocasiones.
«A principios del próximo año», se volcará en la red la 23.ª edición del Diccionario «con nuevos recursos de navegación», señaló Villanueva.
También, la RAE cuenta con «estudios de campo sobre las demandas de servicios lingüísticos de los hispanohablantes hacia la Academia», que podrán ser útiles para el Diccionario del futuro.
Ahora, «se trata de sumar todo en un plan orgánico, estratégicamente bien trabado, secuenciado en el tiempo: qué queremos hacer, en cuánto tiempo se puede hacer, con qué recursos humanos y cuánto va a costar», afirmaba Villanueva.
Y, mientras se planifica «ese Diccionario refundado», todos los trabajos previos «redundarán en la mejora» del Diccionario que se pondrá en la red a principios del año próximo. Se podrá actualizar «con mucha más frecuencia» de lo que se ha hecho hasta ahora.
Y al no haber limitaciones de espacio en internet, el futuro Diccionario podrá tener muchas más entradas que las 93 000 que tiene ahora. Y habrá también «interacciones entre léxico, gramática, aspectos sociolingüísticos y fonéticos», añadió el secretario.
De cara al futuro, «hay una inmensa tarea por delante», aseguró Álvarez de Miranda. La Academia «va por un camino muy razonable», al haber puesto en internet todas sus obras, añadió José Antonio Pascual, director del Nuevo diccionario histórico de la lengua española.
«Nos encontramos ante un cambio clave, ante una cultura radicalmente nueva», subrayó Cebrián, quien opina que las empresas «no se pueden transformar digitalmente, sino crear digitalmente», y eso causa «conflicto» entre las generaciones que no son nativos digitales.
«Hasta ahora, ninguna empresa digital del mundo se ha transformado. Lo que hay son empresas ‘nativas digitales’ como Google o Amazon», dijo Cebrián, presidente del grupo Prisa.
Y el diccionario del futuro «no consiste en meter en soporte digital el de papel. Es una planta digital nueva, y lo que nos tenemos que preguntar es si lo digital admite plantas», añadió Cebrián.
Ignacio Bosque, director de la Gramática académica, puso el dedo en la llaga al decir que los proyectos que tiene la Academia para su Diccionario necesitan «financiación», pública o privada. Sin ella, no se podrán desarrollar.

DICCIONARIO DE AMERICANISMOS



El Diccionario de americanismos tendrá nueva edición, anuncia el director de la RAE

 |  
AGENCIA EFE

La Asociación de Academias de la Lengua Española prepara la segunda versión electrónica de su Diccionario de americanismos, un trabajo que ampliará y revisará los 73 000 vocablos contenidos en la primera edición, dijo a Efe José Manuel Blecua, director de la Real Academia Española (RAE).


José Manuel Blécua, en la Feria Internacional de Libro de Santiago Filsa2014  (Chile). Foto: ©Efe/Mario Ruiz


Blecua, que se encuentra en Asunción para presentar la nueva edición del Diccionario de la RAE, indicó que la confección de ese listado de americanismos constituye un esfuerzo por parte de las 22 academias de los países de habla española, que en 2010 colaboraron para su versión en papel y electrónica.
«Todavía no hay fecha porque queda un trabajo notable de las academias de cada país, y en eso estamos. En cualquier caso, sería una edición solo electrónica», declaró Blecua.
Respecto a la 23 edición del Diccionario, que cuenta con 19 000 americanismos, Blecua indicó que se trata de actualizar una lengua que revive cada día.
«Es un intento de que la riqueza de la variación lingüística que aparece en América se refleje en un libro de uso general, para estudiantes, hispanistas y usuarios», indicó.
Añadió que el criterio elegido para incluir esos americanismos ha sido que estén presentes en por lo menos tres países de la América hispano parlante.
Blecua cree que los americanismos han comenzado a resultar familiares a los españoles de la península.
«Quizá porque ahora hay más americanos en España vemos que se usan palabras comoninguneo, pero creo que los españoles no son conscientes de que el español está extendido en un mundo inmenso y con toda una riqueza de variantes», señaló.
Por su parte, Renée Ferrer, presidenta de la Academia Paraguaya de la Lengua, dijo a Efe que en la nueva edición del Diccionario de la RAE se han introducido unos 2 000 vocablos del castellano paraguayo que antes no figuraban o que estaban contenidos bajo la marca Argentina o Uruguay, que informa del país donde se emplea.
Puso como ejemplo la palabra tereré, que aparecía como de procedencia argentina y que ahora tiene la marca Paraguay.
Además incluye una definición mejor, ya que detalla que no se trata de una infusión, sino del vertido de agua fresca sobre la hierba mate, dijo Ferrer.
Destacó asimismo que la mayoría de los 500 millones de hispanoparlantes son ciudadanos de países americanos, por lo que consideró muy importante las nuevas revisiones.
«Cada vez más la Real Academia Española está abierta al estudio de distintos términos que se utilizan en diferentes países de América. Es muy enriquecedor, porque la lengua es un organismo vivo», aseveró.
Tras Asunción, Blecua presentará a finales de mes en Chile la nueva edición del Diccionario de la RAE, para después llevarlo a la feria del libro de Guadalajara (México) y por último a Guatemala.
El Diccionario, que estrenó el jueves en Buenos Aires, cuenta con 93 111 entradas, frente a las 88 431 de la edición anterior, publicada en el 2001.
Entre sus 195 439 acepciones, los americanismos cuentan con mayor peso que nunca, al sumar 19 000.

DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA






Jorge Covarrubias - NUEVA YORK


El Diccionario de la Lengua Española ha abierto sus páginas a las novedades del siglo XXI con términos como tuit, wifi y nube informática, ha ampliado el registro de las relaciones humanas incorporando palabras improbables en ediciones anteriores como amigovio, papichulo y platicón, y ha dejado entrar 19,000 americanismos como reconocimiento a un idioma universal que tiene un 90% de sus hablantes en el continente americano.

En las 2,312 páginas de la 23 edición que acaba de publicarse en conmemoración de los 300 años de la Real Academia Española, América está representada con un sinnúmero de términos como la lonchera para llevar el almuerzo, el taquito para lucirse en el fútbol, la motoneta para pasear, el miguelito para pinchar neumáticos, o las acciones de cajonear y conflictuar para hacerse mala sangre.

El nuevo diccionario, el primero que se publica en 13 años, ya no es presentado por la Real Academia Española sino por la Asociación de Academias de la Lengua (ASALE), que es la organización que nuclea a las 22 academias del idioma español en tres continentes, como una reafirmación de la política panhispánica que se aplica desde hace unas dos décadas. Y en su nueva actitud de apertura incorpora los términos que requieren las novedades de suma actualidad como el dron, la burka o una definición de matrimonio que admite la unión entre personas del mismo sexo.

Marco Martos, el presidente de la Academia Peruana de la Lengua, dijo a la AP que "la Real Academia Española está cambiando lentamente de actitud y empieza a considerar el punto de vista americano en el diccionario que se considera de todos". Y Mario Antonio Sandoval, director de la Academia Guatemalteca, afirmó que el nuevo diccionario "recoge de manera clara el trabajo de colaboración de toda las academias hispanoamericanas. Por eso se le puede llamar Diccionario de la Lengua Española, no de la Real Academia Española. El significado de la obra, entonces, es su espíritu y tarea panhispánicos".

Para Francisco Javier Pérez, presidente de la Academia Venezolana de la Lengua, la obra "señala un antes y un después en la concepción del más importante diccionario de la lengua". Nancy Morejón, directora de la Academia Cubana de la Lengua, dijo que el Diccionario representa "un feliz acontecimiento para la enorme comunidad hispanoparlante". Y Susana Cordero, que dirige la Academia Ecuatoriana de la Lengua, afirmó que el nuevo Diccionario "se abre a interminables sugerencias y consigue que todos nos sintamos representados en él: desde España, de tricentenaria academia, hasta los Estados Unidos". Sin embargo Francisco Arellano Oviedo, director de la Academia Nicaragüense de la Lengua, que al igual que sus colegas hispanoamericanos accedió al requerimiento de la AP por correo electrónico, opinó que para la próxima edición "habría que pensar en un diccionario más acorde con la realidad, menos españolismos y más americanismos".

Los americanismos incorporados representan un 10% de las 195.439 acepciones que traen las 93.111 entradas del nuevo diccionario. Como dijo José Manuel Blecua, el director de la Real Academia Española, el Diccionario es cada vez más descriptivo y menos normativo, es decir, refleja el habla de la gente. Aunque los académicos españoles se apresuran en señalar que también existe un Diccionario de Americanismos, ciento por ciento descriptivo y cero por ciento normativo, que refleja todo lo que se dice en América sin pasar por alto hasta la más crasa vulgaridad.

Mientras algunos académicos del continente aplauden la incorporación de términos de América y otros reclaman una cuota más generosa, la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), que representa a la segunda comunidad hispanohablante del mundo solo superada en número por México, según el Instituto Cervantes, tiene a la vez motivos para celebrar y reclamar, después de haber sido entre las 22 academias la segunda con mayor número de contribuyentes a la nueva edición del Diccionario, solo detrás de España.

"Como es natural, y puesto que residimos en Estados Unidos, lo que más nos interesaba era que el diccionario recogiera por primera vez una serie de términos que usamos los hispanohablantes en este país", afirmó el director de la Academia Norteamericana, Gerardo Piña Rosales. "A estos términos los llamamos estadounidismos, y me satisface muchísimo verlo ya en el Diccionario, que lo describe: "Estadounidismo: palabra o usos propios del español hablado en los Estados Unidos de América". Además el Diccionario presenta ahora la marca EE.UU. para referirse a los términos propios del español en Estados Unidos.

Otro gran triunfo de la ANLE fue lograr, después de muchas insistencias, que se modificara la definición que el Diccionario de la Real Academia Española en internet había dado de "espanglish" cuya versión inicial —totalmente rechazada por la Academia Norteamericana— lo definía como "modalidad del habla de algunos grupos hispanos de los Estados Unidos, en la que se mezclan, deformándolos, elementos léxicos y gramaticales del español y del inglés".

Según aclaró el director de la ANLE, "a petición de nuestra Academia, en la versión impresa del Diccionario se ha eliminado eso de 'deformándolos', porque nosotros, avalados por prestigiosos lingüistas expertos en el tema como Domnita Dumitrescu, Silvia Betti, Ana Zentella y Carmen Silva Corvalán, pensamos que las lenguas en contacto no se deforman sino que se enriquecen".

Hasta allí los motivos de satisfacción para la academia más joven de todas con 40 años de vida. Como dice Piña Rosales, "en esta vigesimotercera edición del Diccionario se han incluido 19.000 americanismos, lo que es encomiable; no obstante, muchísimos de los estadounidismos que nuestra comisión envió a la Real Academia Española siguen brillando por su ausencia. Tengo la impresión de que ni en la RAE ni en las demás Academias de la Lengua se dan cuenta —o no quieren darse cuenta— de que el futuro del español no está ni en España ni Hispanoamérica, sino en Estados Unidos. Y no tanto porque se hable de 40 o 50 millones de hispanohablantes en estos predios del Tío Sam, sino porque el español no es ya, como todavía creen algunos, una lengua de segunda categoría, sino que en los ámbitos culturales (la televisión, la radio, la prensa, etc.), económicos y hasta tecnológicos (por no decir científicos) campea por sus fueros, sin competir con el inglés, lo que sería ridículo".

Muy pocos de los estadounidismos propuestos por la ANLE entraron en el diccionario, como por ejemplo 'congresional' y 'billón', que llevan la marca EE.UU. Pero a la vez quedaron afuera muchos otros como bagel, hispanounidense, parada, paralegal, pretzel y rentar según las acepciones generalizadas entre los hispanohablantes en Estados Unidos. La próxima ocasión que tendrá la Academia Norteamericana de insistir en sus propósitos será la reunión trienal de la Asociación de Academias de la Lengua Española que sesionará en México en el 2015.

------

Jorge Covarrubias es secretario general de la Academia Norteamericana de la Lengua Española y, al igual que la mayoría de los directores citados en el artículo, figura en la nueva versión del Diccionario de la Lengua Española entre los "Académicos responsables de la vigesimotercera edición del Diccionario".

Read more here: http://www.elnuevoherald.com/vivir-mejor/artes-letras/article3674777.html#storylink=cpy

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE


FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

El GEO es una 


unidad 


policial, un geo uno 


de sus miembros

Recomendación urgente del día
La sigla GEOescrita con todas sus letras en mayúscula, es la apropiada al aludir al Grupo Especial de Operaciones de la policía española, mientras que para referirse a sus integrantes es preferible emplear la palabra geo (pluralgeosen minúsculas.
En los medios de comunicación españoles es frecuente encontrar frases como «Siguió delinquiendo hasta que el miércoles los Geos lo detuvieron» o «Los GEO intervinieron en la operación de rescate».
La sigla GEO designa al Grupo Especial de Operaciones, la unidad de élite del Cuerpo Nacional de Policía de España especializada en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada. Se escribe con todas sus letras en mayúscula y lo adecuado es que el artículo que le precede se escriba en singular (el GEO, no los GEO), en concordancia con la palabra grupo.
Para referirse a sus integrantes, el Diccionario Académico ya recoge la formageo, como sustantivo común formado a partir de la sigla, como ya ha ocurrido con otras palabras como pyme o sida.
Así, en los ejemplos anteriores lo adecuado habría sido escribir «Siguió delinquiendo hasta que el miércoles los geos lo detuvieron» y «Los geos intervinieron en la operación de rescate» si se alude a los agentes, o bien «Siguió delinquiendo hasta que el miércoles el GEO lo detuvo» y «El GEO intervino en la operación de rescate» si se refiere a la unidad.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe