Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 21 de agosto de 2014

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO





Barra 

 |  
FERNANDO ÁVILA (EL TIEMPO.COM, COLOMBIA)

Cita: «Consumo de papa cae en 24 libras-año por persona».
Comentario: El signo apropiado para relacionar elementos es la barra (/), no el guion (-).


Ese oficio de la barra equivale al que le correspondería a una preposición; por ejemplo, 60 km/h (kilómetros por hora), sueldo de 600 000 pesos/mes (pesos al mes), Acto Legislativo 1/2000 (primero del 2000), 24 libras/año (libras por año).
La barra es un signo auxiliar en forma de línea inclinada que desciende de derecha a izquierda (/). En inglés se llama slash. Aparte del mencionado, tiene otros usos.
Abreviaturas: Junto a las abreviaturas con punto, como Ltda. (Limitada), S. A. (Sociedad Anónima), a. m. (antes del mediodía), existen abreviaturas con barra, como A/A (a la atención), a/c (a cuenta), a/f (a favor), c/c (cuenta corriente), d/f (días fecha), d/v (días vista), g/p (giro postal), L/ (letra de cambio), s/a (sin año de edición), s/e (sin editorial), s/c (su cuenta), s/f (sin fecha).
Incluso existen abreviaturas no académicas, pero bastante usuales, como B/manga (Bucaramanga), B/quilla (Barranquilla), B/meja (Barrancabermeja).
Y/o: También se usa en la expresión y/o, considerada por muchos como anglicismo inútil, pero admitida por la Academia en su Ortografía de 1999. Si una convocatoria indica que «el candidato debe presentar máster y/o doctorado», pueden postularse profesionales con máster sin doctorado, profesionales con doctorado sin máster y profesionales con máster y doctorado. En vez de escribir este último larguero, basta usar la expresión precedente con y/o.
Leer más en eltiempo.com

PALABRAS INTRADUCIBLES

Diccionario de palabras que no 

existen

 |  
MÓNICA LUENGO MONTERO / PAULA ARANTZAZU RUIZ (EL PAÍS.COM, ESPAÑA)

Los japoneses llaman 'tsundoku' al comprar un libro y no leerlo y los ingleses no sabrían decir 'friolero'. Una autora inglesa ha reunido las mejores palabras intraducibles del mundo.



Un señor buscando la forma de decir en una sola palabra de castellano que se va a levantar pronto para oír trinar a los pájaros. Si fuera sueco, solo tendría que decir 'gokotta' / CORDON PRESS
UN SEÑOR BUSCANDO LA FORMA DE DECIR EN UNA SOLA PALABRA DE CASTELLANO QUE SE VA A LEVANTAR PRONTO PARA OÍR TRINAR A LOS PÁJAROS. SI FUERA SUECO, SOLO TENDRÍA QUE DECIR ‘GOKOTTA’ / CORDON PRESS
Que nos cueste encontrar una palabra adecuada no quiere decir que no exista sino que simplemente, no la hay en nuestro idioma. Si un castellanoparlante quiere expresar la frustración que le provoca alguien con el que ha quedado y que le está haciendo esperar, tendría que usar una frase entera (o, en ese complemento verbal tan ibérico, hacer un gesto exagerado); sin embargo, los inuit, indígenas de las zonas árticas de Groelandia, Canadá y Estados Unidos, resumen este sentimiento con una sola palabra: iktsuarpok. Asimismo, el valiente español que quiera admitir que el dolor de otros le produce algo de placer (algo que pasa frecuentemente, como cuando miramos desde casa cómo la lluvia empapa a la gente en la calle; aunque también hay quien celebra que un patinador artistico se caiga o que el empollón de la clase saque un suficiente) tendría que explicarse con cuidado, cuando un alemán solo tiene que alegar que siente schadenfreude. Si alguien nos sonríe sin simpatía, estamos obligados por el idioma a llamarlo sonrisa igual, cuando los ingleses pueden cambiar el smile (sonrisa, propiamente dicho) por smirk (sonrisa con la boca medio cerrada, como de listillo) o grin (más asociada a alguien que está pasmando y se le ha quedado la sonrisa en la boca como un rictus).
Las carencias no son, evidentemente, algo único del castellano. Es más, la diseñadora gráfica Anjana Iyer ha recogido, en una serie de ilustraciones llamada Found in Translation, una treintena de palabras casi imposibles de traducir al idioma de Shakespeare (ni en el de Cervantes, de paso). Curiosamente, muchas de ellas describen sentimientos. Mamihlapinatapei habla en yagán, idioma de una tribu indígena de Chile, de una mirada entre dos personas que desean iniciar algo pero no son capaces de juntar el valor necesario para dar el primer paso. En alemán, waldeinsamkeit describe la sensación de estar solo en un bosque y fernweh la de echar de menos un lugar en el que nunca se ha estado. Las hay más cursis como gokotta que en sueco quiere decir levantarse pronto por la mañana con el propósito de escuchar el canto de los primeros pájaros.
[...]

PALABRAS


¿Sabes lo que significan ‘catfish’, 

‘side boob’ y ‘fast follower’?

 |  
MARINA VELASCO (EL HUFFINGTON POST, ESPAÑA)

Nuevas palabras para nuevos tiempos. Los diccionarios, esas grandes obras de la lengua (a veces olvidadas), se renuevan al tiempo que cambian las costumbres, los hábitos y las rutinas de las personas. Como decía el filósofo y lingüista austríaco Ludwig Wittgenstein: «Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mente», lo que significa que en nuestro vocabulario se reflejan nuestros conocimientos.


studyEn su última actualización, el famoso Oxford English Dictionary ha recogido voces tan recientes y variopintas como vape, fumar cigarrillos electrónicos, o side boob, el escote lateral que está tan de moda.
El ámbito tecnológico es el que se lleva la palma en número de incorporaciones. No es ninguna novedad: ya en 2013, el mismo diccionario eligió selfie como «palabra del año» por delante de twerk, el baile erótico que puso de moda la cantante Miley Cyrus y que se asemeja al perreo latinoamericano. Este año, ha introducido los términos fast follower -la persona que siempre está informada de las últimas tecnologías-, catfish -alguien que utiliza un perfil falso en las redes sociales, especialmente para ligar-, humblebrag -esos usuarios de Facebook que explotan sus vivencias por la red y que además lo hacen con falsa modestia- o live tweet -cubrir un evento en directo vía Twitter-.
Las innovaciones no sólo llegan a los diccionarios británicos. El Diccionario de la Real Academia Española (DRAE) tiene prevista la publicación de su 23ª edición para el 21 de octubre de este año, mientras que la versión electrónica se modificó en 2012 por quinta vez en 11 años e introdujo 1.697 cambios.
Entre la lista de los nuevos conceptos se incluirán ‘acojonamiento’, ‘bloguero’, ‘clitoriano’, ‘culamen’, ‘espanglish’, ‘friki’, ‘pepero’, ‘canalillo’, ‘autogobierno’ o el americanismo ‘jonrón’ (del inglés home run, un término empleado en béisbol).
[...]
Leer más en huffingtonpost.es

VULGARISMOS


Qué mala impresión nos causa esas personas en la vía pública que a voz en cuello procuran llamar la intención de alguien que está relativamente lejos y pretenden así hacerse notar como si el entorno les perteneciera y antes y después de ellos nadie más.

También nos molesta que maltraten el idioma materno con expresiones subidas de tono, no porque hablen alto sino por las palabras procaces con que matizan su conversación para lamento de su acompañante, victima ocasional de su mala educación.

Son de esas personas que cada tres palabras incluyen dos fuertes con la mayor naturalidad del mundo, y están convencidos de que así logran mayor interés, por eso también gesticulan y van sabiendo el tono de voz hasta que todos los que le rodean están al tanto de su hablar tan chabacano.

Este grupo de la vulgaridad, victimarios del idioma, no está limitado a un sexo determinado ni a la edad, adultos, ancianos, mujeres y adolescentes integran este negativo conglomerado, donde por cierto ocupan un lugar personas de cualquier nivel educacional.

Claro que esas palabras fuertes, que también aprenden los párvulos, en determinadas ocasiones se les pueden escapar al más casto, y si nos fijamos son las únicas capaces de expresar nuestro estado de ánimo ante un hecho que va en detrimento de un derecho personal y alguien se opone injustamente.

En ese momento si no las pronuncias te llegan a la mente hasta con signos de admiración, pero no debes acomplejarte por eso, yo tampoco me acomplejaría. Lo malo sería que las lleváramos a colación por gusto, por el deseo de afianzar nuestra personalidad.

Realmente con ello dejamos de ser bienvenidos, no recibimos muchas invitaciones, perdemos mucho más de que lo que ganamos, perdemos respeto y consideración de los demás, y de paso las amistades que más nos interesan, que más nos importan.

NO DIGAS "MUST", DI IMPRESCINDIBLE


Isabel Peláez - http://www.radiointereconomia.com/2014/08/21/no-digas-must-di-imprescindible/

Madrid, 21 ago.- La moda es un arte universal, y aquellos que escriben su historia tienden a homogeneizar sus códigos, aunque los canales para hacerlo son a veces muy peculiares. Uno de ellos es el uso de anglicismos, todo un “postureo” idiomático que dificulta, hasta para los más entendidos, la aprehensión de algunos conceptos.

Una “celebrity”, la “it girl” del momento, luce un “total look” en negro con “animal print” en el “front row” de Madrid Fashion Week. Su acompañante lleva una barba “hipster”, a lo que también contribuye su “outfit” de estilo gentleman moderno, muy “trendy”.

Seguro que algún “egoblogger” se lo copia para su bitácora de “street style”. ¡Espera! La pareja se está haciendo un “selfie” junto a una glamurosa “top model” que lleva sandalias “glitter”.

Este texto puede resultar ininteligible para una persona que no acostumbra a leer información sobre moda, pero estos anglicismos son habituales en blogs (otro anglicismo) y artículos periodísticos pese a que la Fundación del Español Urgente (Fundéu) sugiere siempre “buscar la palabra alternativa en español”, explica a Efe Estilo el coordinador general de Fundéu, Javier Lascurain.

El mundo de la moda es caprichoso, y parece que si no sueltas varios anglicismos por minuto no eres nadie. Son el miedo a sentirse aislado, “el desconocimiento hacia nuestro propio idioma o la fascinación por lo ajeno”, considera Lascurain, los que propician que los expertos que trabajan en este sector sigan una especie de inercia lingüística al introducir anglicismos en el lenguaje.

Pero, ¿vale todo con tal de ser “cool”? “Lo ideal sería que, si existe una palabra en español tan eficaz para describir el concepto como el término inglés, se opte por el vocablo castellano”, asevera Lascurain, “¿por qué decir “must” cuando existe imprescindible?”.

La sobreabundancia de extranjerismos en la jerga de la moda -desde anglicismos a palabras de origen francés como “glamour”, “atelier” o “prêt-à-porter”- pone en riesgo la pureza de un idioma que, aparte de poseer 400 millones de hablantes en todo el mundo, es uno de los más ricos en palabras. Sin embargo, no se trata de llevar a cabo una cruzada contra todos los extranjerismos, “a veces, el uso del anglicismo es inevitable y más eficaz”, matiza Lascurain.

La autofoto o “selfie”, el asunto que se expande de forma viral o “meme” y el “after sex”, una imagen que las parejas se toman después de practicar sexo, son algunas de las expresiones anglosajonas que se han popularizado desde que las redes sociales se convirtieron en el nuevo altavoz de nuestra vida íntima, cada vez menos secreta.

Los tipos de estilismo, (¿o “looks”?) se apropian de palabras que tienen su origen en corrientes musicales. Llevar una vestimenta “rockera” o “punk”, además de un “make up” (maquillaje) “grunge”, que se consigue por otra parte con un buen “eyeliner” negro, son algunos ejemplos de cómo la moda se etiqueta en inglés, un idioma que basa su universalización en la simpleza de sus construcciones.

“Outfits” (conjuntos) casuales, “underground”, hippies, “boho-chic” o tipo lady son lo más en un “egoblog” o bitácora donde un amante de la moda, normalmente una “it girl” o un “it boy” (chica o chico que marcan tendencia) luce su particular estilo, “retuiteado”, “instagrameado” o “posteado” después por miles de “followers” (seguidores) que concederán un “like” a sus favoritos.

El engranaje del mundo de la moda está escrito en inglés, un punto de encuentro idiomático en el que modelos, diseñadores, socialités (uno más), blogueros y periodistas logran entenderse en cualquier pasarela del mundo.

Así, todos ellos saben que en el “backstage” encontrarán a los modelos dándose los últimos retoques antes de un “shooting” (sesión fotográfica) o de un desfile, que además exige un “fitting” (prueba de vestuario), donde sin duda se exhibirán las tendencias más “fashion” de la temporada, palabra de “coolhunter” (cazatendencias).

Además, los especialistas saben que las firmas, a través de sus gabinetes de comunicación, organizan un “press day” para presentar las nuevas colecciones a los medios de comunicación, o una pequeña fiesta en la que, si te invitan, debes preguntar por el “dress code” (código de vestimenta). Todo con tal de averiguar cuál será el “must” o imprescindible de la temporada. Para volverse “crazy”. 

GUIDDO BOGGIANI


Traducen al español viaje de Boggiani desde 

Paraguay a tierras de caduveos

Traducen al español viaje de Boggiani desde Paraguay a tierras de caduveos
Traducen al español viaje de Boggiani desde Paraguay a tierras de caduveos. Foto: es.wikipedia.org






La Casa Bicentenario Augusto Roa Bastos, en Asunción, presenta este miércoles "Los Caduveos", la primera traducción al español del libro publicado en 1895 por el pintor y etnógrafo italiano Guiddo Boggiani a partir de su convivencia con ese grupo indígena afincado en la frontera entre Brasil y Paraguay.


EFE
El libro, que tiene como subtítulo "Diario de Viaje", expone las observaciones y anotaciones que sobre esos nativos escribiera Boggiani en 1892, cuando se desplazó a la región de Mato Grosso del Sur atraído por las ornamentaciones corporales de los caduveos.

"Es un diario en el que de forma muy amena Boggiani escribe sobre la lengua, las tradiciones y las fiestas de los caduveos. No es un libro específicamente de antropología porque también hay reflexiones y anécdotas sobre ese viaje", dijo a Efe José Zanardini, antropólogo de la Universidad Católica de Asunción, que publica el libro.

Sin embargo, Zanardini, que es el encargado de presentar la edición en español, asegura que el libro fue un trabajo de referencia en el posterior trabajo de importantes antropólogos como el francés Claude Lévi Strauss y el brasileño Darcy Riveiro.

"Lévi Strauss incluso menciona a Boggiani en su libro Tristes Trópicos.Él marcó un camino, abrió un surco que otros estudiosos sucesivos afilaron la punta", observó Zanardini.

El trabajo de campo de Boggiani se centró en el territorio brasileño donde los caduveos se habían asentado tras la guerra de la Triple Alianza (1864-1970), que enfrentó a Paraguay contra Brasil, Argentina y Uruguay.

Según Zanardini, los caduveos se aliaron con Brasil en esa guerra que devastó Paraguay.

"Eran grandes jinetes, muy guerreros. En la guerra contra la Triple Alianza prestaron servicio a Brasil, que a cambio les aseguró medio millón de hectáreas que constituye un parque natural protegido en Mato Grosso del Sur", señaló el especialista.

El libro está traducido por el catedrático francés Eric Courthés, quien además aporta notas a pie de página.

"Hasta ahora nadie se había ocupado de traducirlo al castellano. Solo había una traducción al portugués que hará unos 50 años hicieron en la Universidad de Sao Paulo", recordó Zanardini.

"Los Caduveos" fue la primera obra publicada por Boggiani, que había llegado a Paraguay en 1888, cuando era un pintor reconocido en Italia.

Posteriormente publicó otro libro sobre los chamacocos, los indígenas del Chaco paraguayo fronterizo con Brasil, a los que en un posterior viaje inmortalizaría en una serie de retratos fotográficos.

Boggiani encontró la muerte en su último viaje a territorio chamacoco, se cree que a manos de estos.

Sin embargo el episodio sigue en la penumbra y se han barajado distintas hipótesis, desde el sacrificio ritual hasta que se vio involucrado en una disputa entre un grupo de chamacocos y otro de caduveos.

"Él fue muy bien recibido por los caduveos y chamacocos y por eso extrañó tanto su muerte trágica. No se sabe lo que pasó y creo que tampoco se sabrá", apuntó el antropólogo.

El lanzamiento de la edición en español del libro coincide con la exposición que el Museo del Barro de Asunción dedica a Boggiani (1861-1901) hasta el 23 de agosto.

La muestra reúne pinturas, fotografías, mapas y documentos y objetos personales de Boggiani, así como fotografías de sus restos, hallados por una expedición comandada por el español José Fernández Cancio.

Según datos de la Fundación Nacional del Indio de Brasil (Funai), los caduveos, que en 1999 eran poco más de un millar, viven en una reserva de más de 530.000 hectáreas, alrededor de la sierra de Bodoquena, en la frontera del estado de Mato Grosso del Sur con Paraguay.

LA LENGUA VIVA


Las siete plagas de 


Egipto



 en Libertad Digital - España



Ha quedado el número siete para las famosas plagas que asolaron a Egipto, quizá porque en hebreo el siete significa mucho. La Biblia enumera diez plagas. Es igual. A título práctico, resumo aquí siete desvíos sistemáticos en los escritos contemporáneos, para empezar, en los míos. Se trata de corregirlos todo lo que se pueda, al menos tenerlos en cuenta.
1. El idioma español presenta la desventaja de la monotonía. Hay que cuidar mucho las repeticiones, reiteraciones de ciertas palabras, que se convierten en comodines. Por ejemplo, la preposición en, necesaria pero sobreabundante. Hay que tratar de sustituirla a veces por otras: dea través de, etc. Nuestra desgracia es que con esa preposición empieza el Quijote. "En un lugar de La Mancha…". La rima más odiosa es la de las voces terminadas en –ón. No hay soneto que la resista.
2. La conjunción copulativa y resulta imprescindible, pero a veces choca un poco, sobre todo al principio de la frase. Resulta un horror la serie de noticias de los telediarios cuando comienzan sistemáticamente con la dichosa y, sin venir a cuento. La y al comienzo de una oración da buen resultado en la lírica, pero la prosa la rechaza. Ahora nos invade la moda de la pregunta: "¿Y?". Hay que ser argentino para dominarla.
3. Los artículos determinados o indeterminados son necesarios, pero, una vez más, molesta su uso reiterativo. Ajústese el oído a cada caso. Por ejemplo, suena fatal "subir a dirección", "bajar a planta" o "chutar a portería". A mí me gusta decir "los Estados Unidos", "la India", "el Japón", "el Perú", "la Argentina", etc., pero reconozco que puede resultar pesadito. Naturalmente, cabe decir “la España contemporánea” o “la Inglaterra victoriana”, al llevar un adjetivo.
4. Al ser una lengua monótona, el castellano aborrece los periodos largos. Yo me he impuesto la norma de que las frases no excedan de 30 palabras, los párrafos de 30 líneas y los capítulos de 30 páginas. La reducción a esos límites siempre mejora el texto. Lo he comprobado mil veces.
5. Los neutros son muy peligrososaquelloestoesololo que, etc. En mis escritos constituyen una plaga. Trataré de reducir su presencia.
6. Otro fallo de mis textos es el abuso de los adverbios (sobre todo los terminados en –mente) y las expresiones adverbiales, por ejemplo,esto esla verdad es quecon todopor lo menos, etc. No hay que llegar a la tontería de García Márquez, quien suprimió bonitamente todos los adverbios en –mente. Sin embargo, tengamos cuidado con su abundancia. Cuando se juntan dos -mente en la misma frase, la rima se hace odiosa.
7. Los verbos auxiliares (serestarhabertener) son utilísimos, pero, una vez más, su exceso puede adormecer al lector. Es fácil sustituir el es por consiste en, aunque ya hemos introducido la maldita preposición en. Es cosa sabida, al corregir un error, se cuela otro.
Un extraño principio de la corrección de textos. Uno mismo detecta mal los errores. Es mejor que la operación la haga otra persona. El método óptimo es que el texto sea leído en voz alta por el corrector y el autor. Lleva tiempo, pero compensa. La corrección automática del ordenador suele ser pobre, insuficiente e incluso equivocada. No he logrado entender por qué el corrector automático aborrece ciertas voces perfectamente incorporadas a nuestro idioma.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

el hombre de 


Neandertal


pero 


los neandertales

Recomendación urgente del día
La palabra Neandertal se escribe con inicial mayúscula cuando forma parte de la expresión hombre de Neandertalpero en minúscula cuando se emplea como nombre común para designar a los miembros de esa especie extinta: los neandertales.
En los medios de comunicación es frecuente leer frases como «El hombre de neandertal se extinguió hace 40 000 años», «Humanos modernos y el hombre de Neanderthal llegaron a convivir» o «Los últimos neandertahles».
Según el Diccionario panhispánico de dudasNeandertal es la adaptación a la ortografía española del nombre del valle alemán que da nombre a esa especie y la forma recomendada frente a la grafía alemana Neanderthal.
Por tanto, se escribe con inicial mayúscula cuando forma parte de la expresión hombre de Neandertal, ya que alude en ese caso al valle, mientras que si se emplea como nombre común lo adecuado es escribirlo con minúscula inicial, como señala la misma obra académica: un neandertal,los neandertales
Así, en los ejemplos anteriores habría sido preferible escribir «El hombre de Neandertal se extinguió hace 40 000 años», «Humanos modernos y el hombre de Neandertal llegaron a convivir» y «Los últimos neandertales».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe