Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 14 de julho de 2014

LA LENGUA VIVA

Ensalada campera 


de precisiones 


léxicas


 en Libertad Digital.

El verano es más propicio a desatar la imaginación y el espíritu crítico. También es así en los asuntos relacionados con la significación de las palabras. No es por el calor; es por la luz.
Dionisio Pérez-Villar es partidario de que se organice un referéndumpara decidir la independencia de Cataluña. Pero pone estas dos condiciones: 1) que los gastos corran a cuenta de la Generalidad de Cataluña; 2) que podamos votar todos los españoles en nuestros respectivos municipios. Mi impresión es que los referendos son poco democráticos. La prueba es que los dictadores son muy aficionados a esa fórmula. Pero, en el caso que nos ocupa, desde luego que tendríamos que poder votar todos los españoles.
José María Navia-Osorio me comunica que el Principado de Asturias ha decidido declarar Bien de Interés Cultural la misa con gaiteros. Hay planes para que la cultura de la sidra sea declarada Patrimonio Intangible de la Humanidad. Parte de esa cultura es que hay que beber el culín del vaso de un solo trago. Me parece una gran idea, pero no entiendo por qué la sidra es un bien intangible. ¿Lo serán también el queso de Cabrales y los bollos preñaos?
José A. Martínez Pons recuerda la cáustica afirmación de Pío Baroja. Para el donostiarra el mulato ─hijo de esclava negra y amo blanco─ aborrece al padre y se avergüenza de la madre. El mallorquín aplica el asunto a los catalanes originarios de fuera de Cataluña. Don José Antonio se considera "español de Mallorca" y genéticamente mallorquín al 75%. Comenta que Jordi Pujol propuso catalanizar algunos apellidos catalanes. Así, Martínez sería Martins.
A propósito del retiro dorado de Rubalcaba, Ignacio de Despujol y Coloma me remite un artículo que publicó hace un año. En él se describe la patética visión del campus de la Complutense, convertida en un basurero. Es evidente su degradación en todos los sentidos. Un dato: desde 1982 hasta 2012 los investigadores de la Universidad Complutense produjeron 192 patentes. Son más o menos las que registran en un solo año algunas grandes empresas. Añado para mi dolor que, efectivamente, la Complutense es la vergüenza de los madrileños. Si Cisneros levantara la cabeza, juraría en arameo.
José A. Martínez Pons echa su cuarto a espadas en el asunto del retiro de Rubalcaba a la Complutense. Su impresión es que al menos se funda en los méritos de una lejana oposición. Pero hay otros muchos casos en los que los políticos se retiran a puestos privilegiados sin tener capacidad para ello. Añado que lo peor es esa práctica de colocar a los políticos que dejan de serlo en consejos de administración de grandes empresas. Es algo que hiede.
Juan Luis Valderrábano observa esa tacha de nuestra cultura por la que en el lenguaje tendemos a señalar la cosa, no la acción o la función. Así, la radio o la tele conectan con el Centro de Control de Pantallas, no con el centro de control del tráfico. Está bien visto. Añado que celebramos la Feria del Automóvil, no la Feria de los Automovilistas. Asistimos a "desayunos de trabajo", no al trabajo que se realiza en torno al desayuno. Una curiosidad: ¿por qué los que intervienen en esos desayunos no se terminan el zumo de naranja?

ABDICAR


Abdicar la corona con corrección

 |  
ÁLEX GRIJELMO (EL PAÍS.COM, ESPAÑA)

El verbo «abdicar» se ha conjugado poco en su sentido constitucional. Escasas personas tienen la capacidad de ponerlo en práctica, y además eso no sucede cada día. Así que no sorprende que uno de sus usos les haya parecido incorrecto a muchos españoles. No hay costumbre de oírlo.

El lenguaje oficial de las últimas semanas nos informó de que el rey Juan Carlos había decidido «abdicar la corona», fórmula empleada también por el propio monarca saliente en su discurso de renuncia.
El Diccionario de la Academia define de este modo la primera acepción de «abdicar»: «Dicho de un rey o de un príncipe: Ceder su soberanía o renunciar a ella».
Habrá quien cuestione el valor actual de la palabra «soberanía» en esa definición, pues reyes y príncipes existen a los que no se considera «soberanos» porque la soberanía reside en sus pueblos y no en ellos. Pero entendemos lo que se quiere decir.
Por supuesto, la Academia recoge además el uso figurado de ese primer sentido, y ampara también que abdiquemos de posesiones inmateriales como ventajas, opiniones o derechos.
La extrañeza de muchos y la crítica abierta de otros ante la aplicación práctica de «abdicar» no se ha dirigido a esos empleos metafóricos, muy usuales, sino al institucional. Sin embargo, esta construcción de «abdicar la corona» viene de lejos.
[...]
Leer más en elpais.com

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

Agencia EFEFundéu - BBVA
FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE

cuadri- y cuatri-


prefijos válidos

Recomendación urgente del día
Tanto cuadri- como cuatri- son prefijos adecuados con el significado de ‘cuatro’, tal como indica el Diccionario académico.
En los medios de comunicación pueden encontrarse frases como «Cuando se mire en perspectiva este cuadrienio, será visto como un período de bonanza», «La meta para este nuevo cuatrienio es la generación de cerca de dos millones de empleos», «El dato positivo registrado en agosto no cambia las previsiones del sector para el último cuadrimestre» o «La economía provincial se contrajo en el primer cuatrimestre».
De acuerdo con la Academia, el elemento compositivo cuadri- toma también las formas cuatri- y cuadru-, tal como se aprecia en las siguientes palabras: cuadriciclocuadriláterocuadrisílabo, cuadróptero;cuatrilingüecuatripartitocuatriciclo, y cuadrúpedo cuádruple, entre otros ejemplos.
Aunque normalmente cada palabra compuesta escoge un único prefijo (se dice cuádriceps, no cuátriceps ni cuadrúceps), en algunos casos los diccionarios registran dos variantes, como cuadrisílabo ycuatrisílabocuadrienio y cuatrienio o cuatrimestre y cuadrimestre, válidas todas, por lo que los ejemplos anteriores son los cuatro adecuados.

EL IDIOMA ESPAÑOL









La Mala ortografía

Juan David Villa
Juanda0812@gmail.com


En 1997 se realizó en Zacatecas la primera edición (no una versión, eso es otra cosa) del Congreso Internacional de la Lengua Española. Zacatecas está en México y, según cuenta el escritor español Álex Grijelmo, un hotelero de nombre Carlos y de apellido Salmón, tuvo que pagar 900 pesos mexicanos porque“escribió restaurant sobre la puerta de su restaurante”. En dicho congreso, el 8 de abril de aquel año, Gabriel García Márquez confesó que comprendió el poder de la palabra cuando un sacerdote lo salvó de ser atropellado por una bicicleta:

“A mis 12 años de edad estuve a punto de ser atropellado por una bicicleta. Un señor
cura que pasaba me salvó con un grito: ‘¡Cuidado!’. El ciclista cayó a tierra. El señor cura, sin detenerse, me dijo: ‘¿Ya vio lo que es el poder de la palabra?’”.

Fue en este congreso en el que el maestro García Márquez pasó papeles de jubilación para la ortografía y de libertad para el idioma. Menciono esta anécdota para proponer dos respuestas a la pregunta del título: la primera es que, como creían el maestro García Márquez y el señor cura, la palabra tiene poder, mucho poder, tanto que de ellas, dijo Foucault, está hecho el universo (“El universo puede compararse con un hombre que habla”).

Segunda, creo que cuidar el idioma es una obligación ética de todos como parte de una sociedad porque nos pertenece (el idioma) y maltratarlo es como tirarle piedras a una catedral.
Un periodista, por su parte y como dice Fernando Lázaro Carreter (filólogo, exdirector de la Real Academia de la Lengua Española), tiene por herramienta principal el idioma,  el español en este caso, así que tiene en sus hombros la responsabilidad de cuidar un patrimonio vivo de su sociedad, más que cualquier otro hablante.

VALOR ECONÓMICO DEL ESPAÑOL

José Pérez-Guerra
Domingo, 13 de julio de 2014

Pragmatismo y delirio: El español en el Mundo y en España



[Img #18466]Cara y cruz. La Fundación Telefónica presentó recientemente en el Congreso de los Estados Unidos las conclusiones del proyecto Valor Económico del Español, durante el primer congreso organizado por la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE) con motivo de su 40º aniversario, con el tema ‘La presencia hispana y el español en los Estados Unidos: unidad en la diversidad’. El proyecto Valor Económico del Español se inició en 2006 y cuenta actualmente con 13 volúmenes dedicados a la creciente importancia económica del español como lengua de comunicación internacional en diversos ámbitos de la economía, la cultura y la sociedad. Todo ello está disponible para su descarga gratuita en la web de la Fundación Telefónica.

Los participantes del congreso de la ANLE acogieron con especial interés la exhibición de alrededor de 300 títulos en los que, juntamente con las publicaciones de la Fundación Telefónica, ‘Valor Económico del Español’ y ‘El español en los flujos económicos internacionales’, estuvieron presentes obras y autores tanto del mundo hispano en Estados Unidos, como de Hispanoamérica y España. Es la cara de una cuestión, el español como vehículo de unión y progreso, considerado desde el pragmatismo de Telefónica, nuestra gran multinacional que, por estar en el mundo, y sin complejos, aprecia el valor del idioma español como nuestro principal activo.

La cruz viene de un nacionalismo (y sus comparsas) que ha hecho del idioma español un adversario a batir sin tener en cuenta que eso nos lleva a una España de forasteros. Donde el presidente de la Comunidad Balear, Jose Ramón Bouzá, inaugura una exposición en Palma de Mallorca con una intervención en ‘catalán y en inglés’. O la alicorta política lingüística del actual Gobierno del PP, que en vez de hacer cumplir la Constitución a la hora de exigir la enseñanza del español en la enseñaza pública en Cataluña, se propone compensar a los alumnos que la deseen con unas horas en centros privados… descontando el coste de las aportaciones del Gobierno Central al de la Generalitat.

El artículo 149 de la Constitución vigente, aprobada en referéndum por la inmensa mayoría de los españoles, establece las competencias exclusivas del Estado, y señala en el primer apartado: ‘La regulación de las condiciones básicas que garanticen la igualdad de todos los españoles en el ejercicio de los derechos y en el cumplimiento de los deberes constitucionales’. Y el título preliminar de la Constitución deja claro, artículo 3, que ‘el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla. Las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas, de acuerdo con sus estatutos…’. También es, además de. Por ello resulta incomprensible que en territorios españoles se margine el idioma oficial que es patrimonio de todos… que se persiga al español porque  nos une. Y si la Carta Magna dice que todos los españoles ‘tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla’, el Estado tiene la obligación de enseñarla… y no pagando unas clases en centros privados a los que lo pidan, sino exigiéndola en todos los escalones de la enseñanza pública, porque, además, el bilingüismo enriquece.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe