Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 27 de fevereiro de 2014

RECORDANDO A QUINO...

REVISAR ES PRECISO...






El Defensor pide a la RAE que revise las acepciones de ‘gitanada’ y ‘gitano’
En la última edición del diccionario de la lengua española se imputa al colectivo gitano "una conducta negativa, en concreto de engaño"
EFE Madrid - El País - España


El Defensor del Pueblo se ha dirigido a la Real Academia Española (RAE) para que revise las acepciones de "gitanada" y "gitano" en la última edición del diccionario de la lengua española por imputar al colectivo gitano "una conducta negativa, en concreto de engaño".

En su memoria anual correspondiente a 2013, que ha sido presentada hoy, en el que ha aumentado el número de quejas sobre la igualdad de trato al elevarse a 38, por las 24 tramitadas en 2012. Destaca que las definiciones de las palabras "gitanada" y "gitano" que aparecen en la vigésimo segunda edición del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española suponen "la imputación a un colectivo de personas, por el mero hecho de su pertenencia al mismo, de una conducta negativa, en concreto de engaño".

El engaño, prosigue el Defensor, en el Código Penal vigente es constitutivo de delito, lo que, a su juicio, "resulta "discriminatorio" para dicho colectivo y "contribuye a la creación y mantenimiento de actitudes sociales racistas y xenófobas". Por otra parte, la institución asegura que ha continuado con la supervisión de los organismos competentes en la segregación escolar del alumnado gitano en España. En este sentido, indica que la administración ha informado sobre la escolarización del colectivo, concretamente en educación infantil y primaria, y sobre la reducción del absentismo escolar, sin embargo, la oficina del Defensor ha considerado necesario que se continúen con las actuaciones "puesto que no se ha precisado la existencia de actuaciones específicas dirigidas a analizar y combatir la posible segregación escolar" de este alumnado.

La institución, además, señala en su Memoria que ha recibido "un alto número" de quejas por motivo de los comentarios "ofensivos" y "denigrantes" contra el colectivo emitidos en el programa Palabra de gitano, emitido por Cuatro.

LA LENGUA VIVA





Las dudas de Katherina
Amando de Miguel en Libertad Digital - España




Buena la he hecho con mi disposición a resolver las dudas que tiene mi colega Katherina Holstein sobre el idioma español que se emplea en las televisiones. Me encuentro con la situación de que muchas veces no sé a qué carta quedarme. Si le digo que muchas de las distorsiones que aparecen en ese lenguaje público se deben a la ignorancia, la alemana no me cree. Si aseguro que a veces no sé resolver el enigma, se ríe de mí. Voy a exponer algunas de las dudas que me plantea Karen por si algún libertario me pudiera ayudar a mantener mi dignidad de "señor profesor doctor", que así es como me trata mi colega, supongo que con una miaja de ironía.

Katherina apunta que hay muchas noticias en la tele que se refieren a los ERE (= expedientes de regulación de empleo). La chica no entiende el significado de regulación. "¿Es para proporcionar empleos?", me pregunta. Le contesto que es lo contrario, que sirve para despedir a los trabajadores con la mínima compensación para la empresa. Sigue preguntando: "¿Por qué entonces no los llaman EDE (= expediente de despido de empleados)?". Lo que ya no sé explicarle es que los sindicatos cobran una comisión para ayudar a tramitar esos expedientes.

Mayor asombro le produce a Karen el título del INEM (= Instituto Nacional de Empleo). La chica quiere saber qué proporción de parados logran un contrato de trabajo a través del INEM. Ante mi respuesta de que esa proporción tiende a cero, me da la idea de que ese organismo pase a ser IND (= Instituto Nacional de Desempleo).

En el análisis de contenidos que está haciendo mi colega sobre las noticias y comentarios de las teles españolas encuentra que los políticos y comentaristas repiten mucho lo de "complicado". Karen no acaba de entender qué significa esa palabra. Con el diccionario en la mano –me dice–, nos llevaría a algo que contiene muchos elementos o es de difícil comprensión. Intento aclarar que en el lenguaje de los políticos y periodistas complicado tiene otro matiz. Significa algo así como un problema imprevisto cuya solución es muy ardua. Quien se encargue de ello se apuntará el mérito de resolverlo.

Karen me hace un comentario amable sobre el atuendo de la vicepresidenta del Gobierno. Copio sus palabras: "En Alemania es muy corriente criticar a la señora Merkel porque aseguran que la ropa que lleva se la hace ella misma en casa para ahorrar. Me maravilla que en España nadie comente que la vicepresidenta del Gobierno se debe de confeccionar ella misma las blusas que lleva. Lo más extraño es que son blusas sin escote". Comprendo que solo una mujer puede fijarse en esos detalles. No sé qué contestar.

Hay una frase que dicen mucho los políticos y que deja estupefacta a Karen: "Más pronto que tarde". Me pregunta por la traducción de esa medida en términos de tiempo. Lo ignoro. Le digo que a los españoles nos encantan las ambigüedades e imprecisiones. Por eso en España no hay Ciencia pero sí Literatura.

En el análisis de contenidos de Karen destacan dos palabras con una frecuencia desusada: contundente y ámbito. Tampoco sé decirle por qué se recurre tantas veces a esos imprecisos términos. Seguramente significan cosas muy distintas según el contexto, pero el diccionario no ayuda a entender esas variaciones.

Karen anota dos giros en las declaraciones de los que salen por la tele y que le parecen particularmente vacíos de sentido. A saber, "concretamente" y "de ninguna de las maneras". Tampoco se me ocurre una explicación convincente para explicar esa moda o manía. Apelo al gusto de los españoles por el barroquismo. La teutona no queda muy convencida. Tendré que esmerarme más.

EL LENGUAJE EN EL TIEMPO



Voyerista

27/02/2014 | FERNANDO ÁVILA (EL TIEMPO.COM, COLOMBIA)
En español no existe el dígrafo 'sh', como en inglés.

Cita: «La lista de países que han caído en el voyeurismo político es tan larga como lamentable».


Comentario: El Diccionario de la lengua española, DRAE, en su edición del 2001, incluye la palabra voyeur, en cursiva, como voz francesa, de género común, el voyeur / la voyeur, y con el siguiente significado: ‘persona que disfruta contemplando actitudes íntimas o eróticas de otras personas’. También incluye la palabra voyeurista, en redonda, como híbrido del francés y el español, con el significado de ‘actitud propia del voyeur’.

El Diccionario panhispánico de dudas, en su edición del 2005, propone y documenta las formas voyerista y voyerismo, como las más adecuadas españolizaciones de voyeur y voyeurismo. Estas formas ya fueron acogidas por el DRAE en su edición del 2014, cuyos avances se pueden consultar en internet.

De paso, aprovecho para indicarles a quienes están trabajando en esta nueva edición del DRAE, que en la voz voyerista quedó la indicación «voz francesa», cuando lo que debe decir es «del francés voyeur».

Chamanes

Cita de ‘Bocas’: «Incluso algunos se desempeñan como sanadores o shamanes».

Comentario: En español no existe el dígrafo sh, que en inglés sirve para escribir palabras como she (‘ella’) o shoe (‘zapato’), si bien algunas palabras de nuestra lengua incluyen la secuencia sh, como deshacer, desheredado, en las que la h no suena al pronunciarlas.

Ingenieros de la lengua






Las tecnologías de ‘procesamiento de lenguaje natural’ irrumpen en el mercado y permiten a los ordenadores comprender, analizar y contextualizar lo que leen

BORJA ROBERT | MADRID - http://innovando.larioja.com/2-uncategorised/298-ingenieros-de-la-lengua.html


Los ordenadores no son como los humanos. Su lenguaje es estrictamente formal, matemático, de ceros y unos. No entienden de matices, de entonación o de contexto. Pero cada vez más personas –y empresas– trabajan para romper la brecha lingüística que las separa de las máquinas. Se dedican al ‘procesamiento de lenguaje natural’. Es decir, a conseguir que los ordenadores no solo lean o escuchen sino que, además, comprendan.

Las tecnologías de ‘procesamiento de lenguaje natural’ están detrás del diccionario que corrige las palabras mal escritas en el móvil, o de que un buscador sepa que también tiene que buscar ‘nueces’ cuando se le consulta ‘nuez’.

«Nuestro objetivo es analizar lo mejor posible toda la información que se encuentra dentro de un documento», explica Eduardo Basterrechea, fundador de Molino de Ideas, una ‘start-up’ dedicada a esta clase de tecnologías. Además de las palabras que lo forman, dentro de un texto hay temas, relaciones, personas, conceptos o sentimientos, y estas empresas intentan extraerlos de manera automática mediante programas informáticos. «Nos ocupamos de convertir el lenguaje coloquial en información estructurada», aclara Josu Gómez, de Bitext, una compañía fundada en el 2008.

Más información

«Una tecnología así te permite analizar un volumen de información mayor, mucho más rápido y, sobre todo, de forma más homogénea», asegura Antonio Matarranz, responsable comercial de Daedalus, una de las empresas decanas del sector. Los humanos, explica, lo hacen mejor –la precisión de una personas puede ser de un 90%, y la de una máquina del 75%– pero más despacio y de una manera menos previsible.

Una de las aplicaciones más novedosas de estas tecnologías es el ‘análisis de sentimiento’. Un conjunto de herramientas que pueden leer textos y determinar si estos ofrecen una opinión positiva, neutral o negativa. «Cada vez más empresas quieren saber lo que se dice de ellos», afirma Basterrechea. El ‘análisis de sentimiento’ permite rastrear cada tuit, cada comentario en un blog, cada reseña de un producto u opinión sobre una compañía, y clasificarlos. «Lo interesante son la agregación de estos datos, y las tendencias que aparecen», asegura Gómez, de Bitext. Todas esas expresiones individuales permite conocer los puntos fuertes y débiles de una estrategia comercial, o la evolución de la imagen de una marca.

Lingüística

El procesamiento automático de textos también es la tecnología tras la interacción natural entre humanos y ordenadores. Que una persona pueda plantear su pregunta directamente en un buscador, o que le pida a su teléfono –hablando– que le busque la mejor pizzería de la zona, o dictarle un mensaje. Comprender lo que se dice, en el contexto adecuado, no es tan sencillo. «‘Madrid’ puede referirse a la ciudad o al equipo de fútbol», aclara Matarranz.

Detrás de las herramientas de procesamiento de lenguaje natural no solo hay informática, sino un conocimiento profundo del lenguaje. «Originalmente esta disciplina se conocía como lingüística computacional», afirma Antonio Valderrábanos, CEO de Bitext. Tienen que enseñar a los ordenadores a conjugar verbos, a encontrar la raíz de las palabras, a determinar qué función cumple cada una de las palabras de una oración, o a deducir en qué idioma está escrito el texto, explica Elena Álvarez, lingüista en Molino de Ideas. Y sobre todos estos conceptos desarrollar las tecnologías específicas.

APIs

Una manera habitual de presentar –y comercializar– estas tecnologías es a través de APIs. Piezas de ‘software’ con una función muy concreta –encontrar sinónimos, determinar el tema principal de un texto, o la definición de una palabra– que reciben una consulta, y devuelven una respuesta. Son, por así decirlo, ladrillos que se pueden utilizar para construir cualquier tipo de casa. El cliente elige cuáles necesita, y si los usará para mejorar el sistema de búsqueda de los documentos de su empresa, para analizar su imagen de marca en Internet, para rastrear y organizar datos, o para crear un juego.

Usos prácticos

Las tecnologías de ‘procesamiento de lenguaje natural’ forman parte, sin que se sepa, de muchas herramientas comunes para el usuario común. Su capacidad de realizar el análisis semántico de un texto –es decir, de entender su temática y el significado de las palabras que lo componen– permite mejorar el funcionamiento de toda clase de servicios.

Los buscadores las aprovechan para devolver resultados más certeros –«que si buscas ‘fusiones de empresas’ no solo busque esas dos palabras, sino también las posibles variantes», explica Josu Gómez– y, también, para identificar faltas de ortografía cometidas por los usuarios. Los teclados de los teléfonos móviles pueden corregir automáticamente los errores de escritura porque saben, no solo qué letras están más cerca de otras, sino qué palabras son más probables cuando se construye una frase.

Incluso forman parte fundamental de los sistemas de reconocimiento de voz –que cada vez son más precisos– y en las tecnologías que convierten el texto en voz hablada.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE



defensor del pueblo, variantes en su escritura

Recomendación urgente del día

La expresión defensor del pueblo designa en España tanto a una institución como un cargo y a la persona que lo desempeña, y su género y ortografía dependen de a cuál de estos tres conceptos se haga referencia.


Es bastante habitual encontrar esta expresión en los medios informativos escrita de diferentes formas: «La oficina del defensor del pueblo ha reclamado este jueves la puesta en marcha de un arbitraje universal sobre las participaciones preferentes», «Comienza la búsqueda de candidatos a defensor del Pueblo» o «La Defensora del Pueblo abre de oficio una investigación sobre la mina de oro».

La Real Academia Española señala en su Informe sobre la expresión defensor del pueblo que, cuando se hace referencia a la institución, ha de escribirse con mayúscula, por tratarse de un nombre propio, y en masculino, como en «La oficina del Defensor del Pueblo ha reclamado este jueves la puesta en marcha de un arbitraje universal sobre las participaciones preferentes».

En el caso de que la expresión se utilice para aludir al cargo, se escribe con minúscula y se utiliza el masculino genérico: «Comienza la búsqueda de candidatos a defensor del pueblo».

Por último, cuando defensor del pueblo se refiera a la persona que desempeña dicho cargo, se escribe con minúscula y en masculino o femenino atendiendo al sexo de su titular: «La defensora del pueblo abre de oficio una investigación sobre la mina de oro».

Se recuerda asimismo que en América se utiliza el término Defensoría del Pueblo para aludir a la institución y diferenciarlo así del cargo y de la persona que lleva a cabo esa labor. En España, sin embargo, esta expresión no tiene apenas uso.

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE




carnaval, claves para una correcta redacción

Recomendación urgente del día

Con motivo de celebración de los carnavales, se ofrecen las siguientes recomendaciones para una adecuada redacción de las noticias relacionadas con estas festividades:


La palabra carnaval y su forma plural carnavales se escriben con inicial minúscula, excepto si forman parte de un nombre propio, como sucede en general con las denominaciones en las que se asocia al nombre de la ciudad en la que se celebra. En ese caso se emplea la inicial mayúscula (el Carnaval de Río de Janeiro).
La fiesta con la que se celebra el fin de este periodo en muchos lugares es el entierro de la sardina, que se escribe con iniciales minúsculas.
La palabra sambódromo, con la que se designan las instalaciones destinadas a los desfiles de las escuelas de samba en los carnavales brasileños, no está recogida aún en el diccionario de la Real Academia, pero sí en algunos de uso como el Diccionario del español actual, de Seco, Andrés y Ramos. Es un término bien formado, con la misma pauta que rocódromo, que sí recoge el DRAE, y no es preciso escribirlo en cursiva ni entrecomillado. Lo mismo cabe decir de cumbiódromo, escenario de los desfiles en Barranquilla (Colombia).
En las informaciones referidas a los carnavales brasileños, se menciona a menudo a los blocos, agrupaciones que participan en los desfiles. La traducción más aproximada al español es comparsa, pero si se opta por emplear el término original en portugués debe escribirse en cursiva por tratarse de un extranjerismo.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe