Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 24 de abril de 2013

LA LENGUA VIVA


Escrachea, que algo queda
Amando de Miguel

Andan los libertarios un poco revueltos con eso de los escraches, una invasión en toda regla. Para los argentinos y uruguayos es palabra común del lenguaje coloquial. Significa algo así como armar follón. Un escracho es una especie de mamarracho. Antonio del Saz me dice que la palabra viene del francés, donde escracher significa echar una bronca. Así que los escraches serían broncazos. Conviene advertir que, en España al menos, no se trata de manifestaciones ruidosas frente a los domicilios de los políticos, sino de los políticos del PP. Lo fundamental no es el tumulto sino la intención. Por ejemplo, no serían escraches las rondas de la tuna universitaria, ni siquiera las bromas callejeras de borrachos. Los escraches españoles suponen una organización, normalmente antisistema, aunque bendecida por los políticos de la izquierda. Al igual que las caceroladas, este rito se ha importado de nuestros hermanos hispanoamericanos, los del Cono Sur que dicen.

Francisco Moreno Doncel me señala que el palabro procede del inglés, de scratch (= arañar, rascar, rayar). No me cuadra. En inglés coloquial scratch equivale a pelas, duros, parné. Nos pilla muy lejos del escracheo político.

José María Navia-Osorio comenta que lo sorprendente es la pasividad de la policía ante los escraches. Se pregunta si la policía está para algo más que "poner multas a los ciudadanos honrados". Da este dato: "En Oviedo la policía local recauda multas por valor de 4,5 millones de euros, poco menos de la mitad de lo recaudado por el impuesto de circulación". A propósito, siempre me he preguntado por el sentido que puede tener el impuesto de circulación. Con esa misma lógica se podría poner un impuesto por pasear.

Buenaventura Carreras Egaña insiste en que escrache procede del inglés scratch, que también significa "borrar de una lista o retirarse de una competición". No me consta. En mi ambiente, el scratch paper es un papel con notas que sirven de borrador para un escrito. No creo que por ahí venga lo del nuevo fenómeno de protesta política. Tampoco estoy muy de acuerdo con que nos contentemos con el equivalente castizo de acoso domiciliario o intimidación callejera, según propone José María Navia-Osorio. Si hay que recurrir a dos palabras, mala cosa es. El acoso sin más puede revestir muchas formas; por ejemplo, puede ser individual. Pero los escraches, como las caceroladas, suponen algo colectivo, tumultuario. Me temo que la cosa va a ir a más. Es una forma baratísima de llamar la atención, de salir por la tele. Le va mucho al culto hispano por el ruido callejero.

Contacte con Amando de Miguel

FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE


gentrificación, neologismo válido en español

Gentrificación es una adaptación adecuada al español del término inglés gentrification, con el que se alude al proceso mediante el cual la población original de un sector o barrio, generalmente céntrico y popular, es progresivamente desplazada por otra de un nivel adquisitivo mayor.

La palabra inglesa gentrification deriva del sustantivo gentry (‘alta burguesía, pequeña aristocracia, familia bien o gente de bien’). Se trata de un término que también se ha adaptado al francés (gentrification), al alemán (Gentrifizierung ) y al portugués (gentrificação).

Aunque inicialmente su uso estaba circunscrito al mundo de la sociología y el urbanismo, la palabra gentrificación ha comenzado a emplearse en los medios de comunicación, en los que pueden verse frases como «Chueca es un ejemplo clásico de gentrificación: el barrio se ‘limpió’ en todos los sentidos, el tejido social cambió y se revalorizó el suelo», «Para los vecinos, más hoteles supondrán un aumento del riesgo de gentrificación» y «Clinton Hill en Nueva York y Clerkenwell en Londres son ejemplos claros de gentrificación».

De las alternativas propuestas hasta ahora en español, elitización o, más precisamente elitización residencial, es la que más se ajusta al sentido del término original, frente a aburguesamiento, recualificación social o aristocratización, que no recogen los matices de la palabra en inglés.

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe