Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 27 de fevereiro de 2013

CULTURA BRASILEÑA


Los aspectos históricos y actuales de la integración literaria de Brasil y América hispánica

La traducción ha sido uno de los aspectos tratados en un coloquio en Casa de América para trazar rutas para el futuro del intercambio entre los países iberoamericanos
ROSSANA SILVA Madrid 26 FEB 2013 - 12:30 CET3

La rica tradición del intercambio literario entre la América hispánica y Brasil ha sido debatida el lunes en Casa de América en el coloquio Brasil y América hispánica: rutas del siglo XXI. Aspectos históricos y actuales de esta relación fueron aportados por los profesores y escritores Julio Ortega y Aldo Mazucchelli, de la Universidade de Brown, el periodista y académico Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA, editora de EL PAÍS, y por el profesor y traductor Rômulo Monte Alto, de la Universidade Federal de Minas Gerais. Los siguientes son algunos de los temas clave debatidos:

Reto brasileño

“El papel de Brasil en el siglo XXI en una comunidad luso-hispana viene determinado por el hecho de que no tenemos el dinero y la tecnología, pero tenemos la cultura, que es poderosa y está influyendo en un potencias militares y económicas como los Estados Unidos", Juan Luis Cebrián

Integración cultural

“En este siglo, los jóvenes de cualquier país comparten el mismo lenguaje y, por ello, herramientas equivalentes. Este es el contexto en el cual la relación entre Brasil e Iberoamérica podría producirse”, Julio Ortega

“El conocimiento de Brasil sobre la cultura hispánica es mucho más grande que la de nosotros sobre ellos. Necesitamos desarrollar la idea de una comunidad luso-hispana, una unificación cultural", Juan Luis Cebrián

Literatura

“Brasil ha sido siempre una de las fuentes de nuestro optimismo, una suerte de espejo mágico donde, casi siempre, nos hemos visto mejores”, Julio Ortega

“La aparición de un par de críticos literarios brasileños y de obras de gran integración como estudios y trabajos que unen las dos culturas fueron esenciales para el acercamiento entre los dos mundos. Rubén Darío es un personaje que marca la comprensión y la incomprensión de la cultura brasileña”, Aldo Mazzucchelli

“La literatura brasileña, y también la española, es uno de los instrumentos más refinados de la modernidad. Esta noción de que la novela es una fuente de la identidad latinoamericana es producto de los años 70, porque antes, las fuentes de identidad eran la raza, las ideologías, la política y las clases políticas. Hoy en día hay más diálogo entre los países por medio de la novela, pero quizás en el futuro no sea así”, Julio Ortega

“Algunos de los primeros registros hispánicos sobre Brasil mencionan el hecho de que el país, por su topografía, estaba abierto al Atlántico. Se mencionaba la lengua y las desconfianzas en la época del Imperio, y también una especie de fascinación por lo genuino de la naturaleza y una exaltación del exotismo”, Aldo Mazzucchelli

Traducción

“Nuestras literaturas tienen tiempos bastante distintos. En Brasil, nuestra relación con el libro es más tenue. El papel de la traducción es hacer que la palabra suene en el idioma de uno. Es una preocupación que ya tenía Guimarães Rosa, pues acompañaba muy atentamente sus libros lanzados en el Extranjero”, Rômulo Monte Alto

Curador de contenidos


por Ángel Valle


Hay quien opina que esta labor no es nueva; es la que realizan ahora los documentalistas
07 de junio de 2012. 03:37hÁngel Valle.

En muchas ocasiones hemos hablado en este mismo espacio de nuevas profesiones nacidas a la sombra del periodismo digital, de las redes sociales… Probablemente, la más conocida (y también la más demandada) es la de «community manager». Sin embargo, la web 2.0 ha generado otras necesidades que también han dado lugar a nuevas profesiones, quizás no tan conocidas como la anterior, pero no menos importantes. Una de ellas es la de «content curator», cuya traducción literal sería algo así como «curador de contenidos».

Para comprender mejor qué es un «content curator», mejor acudir a lo que dice Dolors Reig, experta en social media, en su blog «El Caparazón»: «De forma más genérica podríamos decir que un «content curator» es un intermediario crítico del conocimiento, es alguien que busca, agrupa y comparte de forma continua lo más relevante (separa el grano de la paja) en su ámbito de especialización. A diferencia de otras profesiones (creador, por ejemplo), su objetivo fundamental es mantener la relevancia de la información que fluye libre o apoyada en herramientas concretas para la creación de entornos informacionales. Como valor competitivo, el de mantener, en última instancia, «a la última» a la empresa/organización que le forme o contrate, en cuanto al conocimiento que ahora es vital para su supervivencia».

Sin embargo, hay quien opina que, realmente, esta labor no es nueva y que no es otra cosa que la que llevan haciendo los documentalistas durante años. Es el caso de Tomás Baiget, director de la revista «El Profesional de la Información», que asegura que «de vez en cuando gente externa (extraña, más bien) a nuestra invisible profesión inventa nuevos nombres para referirse a funciones que ellos acaban de descubrir, sin tener ni idea de que los bibliotecarios-documentalistas las hacemos desde hace muchos años […] Desde hace cosa de un año algunos han descubierto la gran novedad de que, dada la gran cantidad de información que hay por el mundo, se necesita alguien que se dedique a seleccionarla o filtrarla, y decidieron ponerle el nombre de «information curator o data curator».

Así, por ejemplo, la Universidad Carlos III de Madrid está impartiendo un curso de «content curator», y los profesores son todos del departamento de Biblioteconomía y Documentación. Además, en la definición del curso, dejan claro que «las facilidades de la tecnología, junto a una nueva cultura de creación y consumo de la información, están explosionando, de una forma ya inabarcable, el volumen de información que tenemos a nuestro alcance. Por otra parte, encontrar y crear contenido de calidad se ha convertido en una herramienta fundamental en las estrategias del marketing digital. En este ámbito, el «contenido de calidad es el rey», ya que es la «materia prima» necesaria para que las empresas y organizaciones puedan aportar valor y conectar con sus usuarios y clientes a través de los medios sociales. Así, nuevas capacidades, profesiones y herramientas están surgiendo para hacer frente a estas nuevas necesidades. Entre ellas surge con fuerza la curación de contenidos («content curation») y la figura del «content curator» que, como profesional experto en la metodología y herramientas para la selección, filtrado y distribución de contenido digital relevante, está llamado a ser una figura clave de la web 3.0»

Sea como fuere, estaríamos ante una nueva profesión con un gran futuro, máxime si tenemos en cuenta que, según los expertos, en un futuro próximo el contenido de la web se duplicará cada 72 horas. Por tanto, lo dicho. Un filón

LA LENGUA VIVA


Lecciones de un debate sobre el estado del Estado
Amando de Miguel


Se anuncia pomposamente todos los años como el gran debate sobre el estado de la nación, pero no es tal cosa. La nación no aparece por casi ningún lado. En el mejor de los casos se trata de un debate sobre el estado del Estado, o mejor, sobre el estado de los que mandan. En su día fue una copia del Debate sobre el Estado de la Unión que se hace todos los años en los Estados Unidos. Pero allí se basa en un informe que el presidente presenta en el Congreso y que es discutido por los representantes del pueblo. Aquí no hay tal informe ni cosa que se le parezca. Es más, basta que haya una preocupación general en la opinión para que no aparezca en los discursos. Por ejemplo, el desprestigio que experimenta ahora la Monarquía.
Pero el tal debate y sus consiguientes comentarios nos pueden servir para deleitarnos con las excelencias del politiqués y del tertulianés.Aduzco solo unas pocas ilustraciones por razones de espacio. Valga la alegría con la que los hombres públicos utilizan la palabraexponencial. No se atiene a su definición técnica (= multiplicación constante por un esponente) sino que equivale a grande, expresivo,sorprendente. Otro cientifismo mal empleado es parámetros, que gusta mucho a nuestros padres de la Patria. No se sabe qué quiere decir: niveles, variables, criterios y otras muchas cosas. Esa indefinición es su mayor valor.
Resultaría cansino el comentario sobre esa muletilla de "todos y todas, ciudadanos y ciudadanas", etc. Es un signo de la verdadera izquierda. Lo que pasa es que no suele ser coherente. Es raro que se aplique a todos los casos. Por ejemplo, no se dice nunca "parados y paradas".
Es manifiesta la influencia de la jerga economicista en el lenguaje de los políticos y comentaristas. Por ejemplo, "a largo". Supongo que es una apócope de "a largo plazo", pero eso no resuelve la comprensión. No hay forma de saber cuánto mide un plazo largo, o corto o medio.
En el debate que digo y en los comentarios que siguieron se oyó mucho lo de "ciudadanos españoles". Me pregunto quiénes serán los ciudadanos no españoles cuando nos referimos a España.
Como era de esperar, avanza mucho el esfuerzo para emitir vocablos largos, los que aquí hemos llamado, con ironía, sesquipedalismos. Por ejemplo, indublitablemente, reforzamiento, aseguramiento.
No quisiera reducir mi croniquilla a casos particulares, pero no puedo resistir la tentación de dejar constancia de la muletilla de Rubalcaba: "Le voy a decir", "le diré, le digo", "déjeme que le diga". Son expresiones comunes en inglés, pero que chirrían en español. Por su parte, Rajoy, también se contagió del inglés y nos clavó por dos veces lo de eslogans. Habría quedado mejor eslóganes.
Anoto una palabra comodín: potente. Su función es parecida a la de contundente.

Contacte con Amando de Miguel: http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/lecciones-de-un-debate-sobre-el-estado-del-estado-67548/

EUFEMISMOS


Eufemismos: la realidad enmascarada (1)
Alberto Gómez Font

Según el diccionario académico, un eufemismo es la “manifestación suave o decorosa de ideas cuya recta y franca expresión sería dura o malsonante”, una definición bastante eufemística porque la “recta y franca expresión” de las cosas no siempre es “dura y malsonante”, sino que a veces ocurre lo contrario, esto es, que la pretensión de enmascarar la realidad de las cosas con locuciones que no responden a su justo sentido da como resultado algo que puede que no sea “duro y malsonante”, pero sí que atenta contra la dignidad o la inteligencia de las personas, porque en nada se corresponde con el concepto que de la realidad se tiene. Es cierto que en ocasiones es más apropiado –y elegante– evitar determinadas formas de expresión, bien por su dureza, bien por razones de buen gusto, bien por cualquier otro porqué justificado, pero no por ello se ha de renunciar por sistema a expresar las cosas de manera clara, sin rebozo ni lisonja, con juicios y proposiciones diáfanas. La verdad siempre se entiende; los tortuosos senderos dialécticos a los que a veces se recurre para disimularla no siempre son acertados.
Más ajustada parece la definición que da María Moliner: “Expresión con que se sustituye otra que se considera demasiado violenta, grosera, malsonante o proscrita por algún motivo”, porque, según veremos, los eufemismos son algo más que unamanifestación suave y decorosa de ideas.
¿Suponen los eufemismos una corrupción del lenguaje? Cuando el resultado que se persigue es desfigurar la verdad –que es lo habitual–, sí, son una corrupción del lenguaje. La historia está llena de ejemplos y sólo hay que acudir a las hemerotecas. En casos muy contados, por fortuna, esa corrupción llega a tales límites de ruda vileza que denigra a la propia especie humana. Tal vez el más hiriente y perverso sea el de la expresión alemana Endlösung der Judenfrage (“Solución final del problema judío”), que no quería decir más que exterminio del pueblo judío.
El uso de los eufemismos parece haberse convertido en una especie de deporte lingüístico de moda, en el que las formaciones políticas y sociales han encontrado un terreno abonado para disimular, por ejemplo, fracasos o incumplimientos de promesas o para disfrazar, de manera tramposa, algo que se planea llevar a cabo pero que, por razones electoralistas o de credibilidad, interesa presentar de manera edulcorada en lugar de hacerlo con las palabras de la verdad. ¿Hay alguna relación de reciprocidad entre el eufemismo y la mentira? Puede que no siempre, pero hay casos de flagrante evidencia.
Las palabras son inocentes, pero su transmutación no siempre se hace con inocencia. Su empleo en uno u otro sentido está lleno de connotaciones. Con la cacareadacorrección política –un extraño protocolo de cortesía para no tener que llamar a las cosas por su nombre– se alcanza un grado de hipersensibilidad que desdibuja la realidad y la convierte en un huerto de eufemismos que en ocasiones llegan a resultar cómicos. Las palabras hay que asumirlas con naturalidad, sin disfraces, sin miedo. La libertad conquistada después de tantos siglos de lucha está conduciendo, paradójicamente, a una situación en la que las ideas no se pueden expresar del modo que conviene a la verdad. La mentada corrección política ata al ser humano y lo priva de la libertad de decir lo que siente y piensa con las palabras con las que lo siente y lo piensa.
Para Bernardino M. Hernando, citado por Susana Guerrero Salazar y Emilio Alejandro Núñez Cabezas, los fines del eufemismo son cuatro:
Disfrazar lo feo de bonito o neutro.
Disfrazar lo fácil de complicado.
Disfrazar la vacuidad de palabrería.
Disfrazar lo concreto de vaguedades.
En el cuadro 1 hemos recogido una serie de eufemismos empleados en política, en economía, en la guerra, en la empresa e incluso en el habla del día a día.
Puedes descargarte el capítulo completo en: Parte Segunda: La corrupción del lenguaje público del Informe España 2012 de la Fundación Encuentro

BRASIL


Brasil se reivindica como potencia cultural para un mundo global
Un debate aboga en Casa América por reforzar el papel de la alianza luso-hispana
Un mundo con casi 800 millones de personas

WINSTON MANRIQUE SABOGAL / ROSSANA SILVA Madrid

Brasil quiere mostrar su verdadera alma. No reniega de ser uno de las ocho potencias económicas del mundo, ni de ser admirada por su fútbol, ni de contar como un sitio soñado para la diversión, pero más allá de todo eso, reivindica su creación cultural como motor esencial para afrontar su futuro. Un horizonte en el cual aparece la alianza con el mundo hispanohablante como algo necesario y beneficioso para las dos partes. Dos mundos destinados a entenderse y que deben conjurar su tradicional incomunicación e incomprensión mutuas.
Esa muestra del alma cultural y esa necesidad de alianza son dos de las conclusiones surgidas en el coloquio Brasil y América hispánica: rutas del siglo XXI, celebrado en Casa de América, en Madrid. Un encuentro en el que se oteó el pasado y se vislumbró el futuro. Sobre todo, desde la esquina de la literatura. De una de las artes que ha buscado capturar la verdadera esencia de Brasil en cuyas páginas se ha tratado de rastrear su identidad. Crear un retrato y un mosaico del verdadero Brasil. Un país de linaje multiétnico, pluricultural y de compleja heterogeneidad que han intentado plasmar desde Machado de Assis, Jorge Amado, Guimarães Rosa hasta una nómina de escritoras con Clarice Lispector, Nélida Piñón o más jóvenes como Adriana Lisboa, y entre ellos escritores ya clásicos como Rubem Fonseca y músicos como Chico Buarque.
Brasil, explicó el profesor y escritor Julio Ortega, de la Universidad de Brown, “siempre ha sido fuente de nuestro optimismo”. “Y como en América Latina, allí la fe en la educación es un instrumento de futuro”. El modo de representación latinoamericana es el barroco, recordó Ortega, para quien el diálogo entre lo español y lo portugués ha levantado un espacio literario clave. Ambos mundos viven la exploración de las alteridades y una política cultural de apropiación, llamada antropofagia.
Para Aldo Mazucchelli, profesor y escritor uruguayo de la Universidad de Brown, siempre ha existido la queja por la falta de conocimiento entre el mundo brasileño y el hispanohablante. Se menciona la lengua como una barrera cuando “la verdad es que debe ser más de unión. Hay intereses geopolíticos y la presencia de Estados Unidos en la zona y el panamericanismo deben crear conciencia de lo autóctono y la importancia de estar unidos”.
Lo portugués y lo español han levantado un espacio literario clave
Brasil ha contemplado la lengua no solo como un instrumento de comunicación sino como una manera de liderar América Latina, ha asegurado el periodista y académico Juan Luis Cebrián, presidente de PRISA, editora de EL PAÍS.. “¿Puede existir el ámbito luso-hispano como cultura común?”, se preguntó. Para él, existen fronteras, pero también se puede contemplar el conjunto como una comunidad lingüística iberoamericana que se acercaría a los 800 millones de personas. “Eso nos convertiría en una gran potencia. Sería una nueva dimensión que choca con la tradición de vivir de espaldas”. Para Cebrián, la pregunta es: “¿Qué papel tiene el mundo luso-hispano en la globalización?”. A lo que opone una respuesta contundente: Brasil y México van a tener un papel esencial.

RUDYARD KIPLING


Rescatan cincuenta poemas «perdidos» de Rudyard Kipling
ABC.ESMANOLHITO / LONDRES

Se incluyen en la primera edición de su obra poética completa que se publica en Inglaterra el 7 de marzo

ABC
Rudyard Kipling

Kipling fue además de un narrador extraordinario, un reconocido poeta en su tiempo y a lo largo y ancho de todo el Imperio Británico. La lírica le valió varios premios y condecoraciones y en buena manera también le sirvió para escapar de alguna manera al papel que siempre se le otorgó como «profeta del imperialismo británico».
En una semana, según informa «The Guardian», cincuenta poemas «perdidos» del autor de «El Libro de la Selva» verán la luz dentro de la publicación por primera vez de su obra poética completa bajo el título de «Cambridge Edition of The Poems of Rudyard Kipling».
Estos poemas hasta ahora desconocidos han sido recopilados por un profesor norteamericano, Thomas Pinney, en distintos papeles familiares, en los arreglos de una casa de Manhattan, entre otros lugares, y se da la circunstancia de que varios de ellos están centrados en la I Guerra Mundial, a favor de la cual se mostraba partidario Kipling hasta que murió en ella su hijo John: «Tres veces herido; tres veces gaseado / tres veces náufrago, finalmente lo perdí. / Fue un alma de Dios hasta que enloqueció / pero ya no importa, ya está bajo la tierra. / Si alguien te pregunta por qué murieron / dile que fue porque sus padres mintieron».
Orwell acusa
Para Pinney, catedrático de inglés en la Universidad de California, «los estudiosos han repudiado durante mucho tiempo a Kipling por razones políticas», y a pesar de su premio Nobel siempre ha sido considerado«un profeta del imperialismo británico», acusación realizada entre otros por George Orwell. «Sus textos nunca han sido estudiados bien, pero creo que eso ya está cambiando», ha subrayado más adelante Pinney, quien continúa asegurando que «hay un tesoro desconocido de piezas inéditas que aún no han sido investigadas»
Por su parte, Linda Bree, directora editorial de Cambridge University Press ha destacado que «estos poemas son realmente atractivos y sugerentes. En muchos de ellos, los que tratan sobre la guerra, Kipling muestra su identificación con el soldado británico normal y corriente, y su enfado por el comportamiento de las autoridades. Sin duda estos poemas, aunque son muy sencillos, contribuyen a demostrar que Kipling es uno de los más grandes poetas en lengua inglesa».


FUNDACIÓN DEL ESPAÑOL URGENTE


en directo y en continuo, alternativas a streaming

Emisión o transmisión en directo es una expresión apropiada para referirse a lo que se emite al mismo tiempo que ocurre, ya sea por televisión, radio o internet, por lo que se desaconseja el empleo del anglicismo streaming con este sentido.

Este término inglés se aplica a una técnica que permite reproducir series, canciones, conferencias, etc., en un navegador u otro programa similar sin necesidad de descargarlas previamente, ya se trate de acontecimientos que suceden en ese momento (o con un desfase mínimo) o de material pregrabado.

Dado que las emisiones en directo por internet han de usar esta técnica, se recomienda decir simplemente en directo; así, en lugar de «El debate también se podrá ver por “streaming” en este sitio web», habría sido preferible «se podrá ver en directo en este sitio web», que además refleja mejor el propósito último del servicio: que pueda seguirse el debate en el momento en que está ocurriendo. Por esta razón, es redundante la noticia «La misa por el papa será retransmitida en directo vía streaming a través de la web del Arzobispado».

Cuando la técnica se emplea para material audiovisual grabado, como películas o canciones, puede hablarse de emisión en continuo, ya que la técnica se basa en enviar y recibir sin interrupciones el flujo de datos correspondiente; de usarse la palabra inglesa, ha de escribirse en cursiva o, si no fuera posible, entre comillas.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe