Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 31 de janeiro de 2013

LA LENGUA VIVA








Politiqués avanzado
Amando de Miguel

Como todos los libertarios saben, Jesús Lainz (eximio escritor y extravagante ciudadano, como el otro) es un buscador profesional de textos del politiqués. Una de sus fuentes más auténticas es el Boletín Oficial, en este caso de Cantabria. Su última perla es esta disposición de la Ley de Cantabria 10/2012 del 26 de diciembre. (Lástima que no esperaran dos días más). Por la cual se crea la "tasa por solicitudes de autorización en materia de estudios posautorizacionales de tipo observacional de seguimiento prospectivo en Cantabria". Perfecto. Lo de repetir la preposición de tres veces en una corta frase tiene mucho mérito. El gusto por las terminaciones en -al es norma de obligado cumplimiento. El alargamiento de posautorizacionales merece un premio. Si levantara la cabeza don José María Pereda le daría un soponcio.
No se piense que el politiqués es solo ignorancia o solecismos. Es una suerte de osadía para tejer un discurso barroco, pedante y pretencioso. Por eso gusta de tecnicismos y neologismos. Hay sobre todo un gusto por ciertas palabras cultistas que se repiten como favoritas. En atención a los libertarios que quieran hacer carrera de políticos o de tertulianos ofrezco esta lista de palabras favoritas. Todo consiste en espolvorear el discurso con alguna de esas voces: gestionar, intangible, contundencia, reflexión, herramienta, entorno, multifunción, multiuso, proactivo, polivalente, mecanismos, multifacético,compartir, priorizar.
Obsérvese que algunos de esos vocablos son perfectamente usuales. La técnica del politiqués es repetirlos, dejarlos caer vengan o no a cuento. Todos ellos indican una cultura más que mediana. Una condición necesaria para importar cultismos del inglés es no saber inglés.
Queda advertida otra técnica politiquesa, la de los alargamientos de las palabras. Hay que tener mucha soltura para soltarlas sin titubear. Doy algunos ejemplos: contextualización, descontextualización, interactuacionar, sensibilización, transversalidad. Las ideas parecen más profundas con muchas sílabas por palabra. Lo fundamental es que el lector o el oyente se queden patidifusos ante esa sabiduría del hombre público. No hace falta que tenga un cargo público. El politiqués queda bien para las tertulias, las conferencias, las mesas redondas y otros eventos, que se dice ahora. En los casos de una intervención aislada lo ideal es que los textos sean leídos. Eso aburre a la audiencia, que es de lo que se trata.
Más trucos. Queda muy bien la referencia continua al número cero: dos punto cero, tres punto cero, coste cero, tolerancia cero, crecimiento cero. Esas locuciones son muy típicas de los economistas. Los sociólogos añadimos suma cero y nos quedamos tan tranquilos.
Ignacio Frías anota esta frasecita de Engracia Hidalgo, un alto cargo del Ministerio de Trabajo: "Estamos experimentando una desaceleración del crecimiento del desempleo". Le faltó decir que se trataba de un crecimiento negativo del empleo. La cosa es despistar. Uno se pregunta qué sentido tiene que haya un Dirección General de Empleo. No se sabe de nadie que haya conseguido un trabajo a través de ese organismo.
Lo que no logro explicar cómo es que los hablantes del politiqués han perdido el sentido del ridículo, una virtud tan racialmente española. Ignoro asimismo cómo se transmiten las modas y los hábitos de ese lenguaje cultiparlante. Quizá sea por imitación. O también porque se trata de impresionar al oyente o al lector. A fe que lo consiguen.
Contacte con Amando de Miguel: http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/politiques-avanzado-67231/

URUGUAY








Uruguayos piden a la Real Academia borrar la expresión «trabajar como un negro»
Fuente :EFE

Un grupo de personalidades uruguayas, entre las que hay músicos, deportistas y altos cargos del Gobierno, lidera una campaña en los medios de comunicación del país para reclamar a la Real Academia Española de la Lengua retirar del diccionario la expresión «trabajar como un negro».
El grupo ha reunido 5.000 firmas de apoyo en solo 24 horas, según dijo a Efe Elizabeth Suárez, secretaría general de la institución promotora de la medida, la Casa de la Cultura Afrouruguaya.
La petición, lanzada el martes y que ya puede seguirse en prensa, radio, televisión, internet y en las redes sociales, se suma a otras actividades de «sensibilización» sobre la cuestión, agrregó.
En el vídeo de la campaña se solicita a la Real Academia «revisar la permanencia de esta expresión en el diccionario» y compromete a su vez a los uruguayos «a borrar toda expresión discriminatoria» de las «plazas, canchas y escuelas» del país.
Entre las caras conocidas que dan voz a la petición figuran la atleta olímpica Déborah Rodríguez, el viceministro de Energía Edgardo Ortuño, la directora del Instituto Nacional de las Mujeres Beatriz Ramírez y el músico Ruben Rada, todos ellos afrodescendientes.
Pero también aparecen otros que no son negros como el futbolista Sebastián «el Loco» Abreu o el periodista y escritor Carlos Maggi.
Los ciudadanos que quieran sumarse a la iniciativa deben entrar en la web www.borremoselracismodellenguaje.com y firmar dando sus datos personales, entre ellos el documento de identidad.
Suárez explicó que eligieron la expresión «trabajar como un negro» solo «a modo de ejemplo», conscientes de que el diccionario aparecen otras acepciones de la palabra que tienen el mismo carácter peyorativo, pero también porque «es la que más se usa en Uruguay».
Según la activista, en apenas 24 horas han recolectado ya 5.000 firmas y la organización tiene la esperanza de que la Real Academia les «haga caso» y «erradique» esa frase del diccionario.
Sin embargo, más allá del éxito concreto de la solicitud, detalló que su objetivo es «lograr visibilidad» y concienciar a los propios uruguayos.
«Tenemos la idea de que Uruguay es ejemplar en muchos aspectos, pero en este capítulo falta mucho por hacer», denunció la activista, según la cual en la nación sudamericana, considerada una de las más avanzadas en materia social del continente, «sigue existiendo discriminación» a la hora de conseguir trabajo y de relacionarse.
Parte de ese fenómeno se debe, en su opinión, a que el país «se ha jactado siempre de tener una cultura europea» debido al origen mayoritario de su población, especialmente español e italiano.
Según los datos del último censo de población realizado en el 2011, los afrodescendientes en Uruguay, que tienen su origen en los esclavos que llegaron al país desde África en la época de la colonia, representa el 8 por ciento de la población, es decir unos 300.000





MIGUEL DELIBES

















La obra de Delibes brinda al diccionario de la RAE 326 palabras no registradas

La obra de Miguel Delibes, más de medio centenar de novelas, ensayos y diarios publicados entre 1948 y el 2005, acumula al menos 326 vocablos, entre términos y acepciones, no registrados en el diccionario de la Real Academia Española de la lengua y que ha glosado el filólogo Jorge Urdiales.
«Mi objetivo no es molestar a la RAE sino todo lo contrario. No pretendo llamar la atención sino arrojar la luz. Que coja lo que crea oportuno. Ojalá incluyese algunas palabras en el diccionario», ha explicado Urdiales, autor del Diccionario del castellano rural en la narrativa de Miguel Delibes (Cinca), presentado esta mañana.
Vocablos como «morrete» (pico bajo con piedras en su parte superior); «pechiliebre» (fanfarrón, chulo) y «candaja» (persona habladora, sin discreción) tienen su origen en el habla de la Castilla campesina desde hace siglos, han sido escuchadas por Delibes y llevadas a sus libros, de donde las ha extraído Urdiales.
Es un habla en fase terminal desde hace décadas, pero retardada por la proyección que le ha conferido la narrativa de Delibes, pese a lo cual el autor del diccionario no entiende que deban desaparecer en su integridad si continúa existiendo la razón de ser que nombra, caso de los accidentes geográficos o meteorológicos.
«Incluso la jerga de los cazadores sigue siendo la misma porque las costumbres son parecidas», ha abundado Urdiales, doctor en Ciencias de la Información y licenciado en Filología Hispánica: «Sería bueno que estuvieran recogidas en beneficio del idioma, porque lo amplía, y para el conocimiento de las nuevas generaciones», ha apostillado.
Hasta 1.466 términos populares-rurales ha censado el autor en los cuarenta y seis libros por él consultados y que cronológicamente abarcan desde La sombra del ciprés es alargada (1948) —el primero de Delibes— hasta El Hereje (1998) —su última novela—, que no formó parte de la primera edición (2006) de este diccionario ahora ampliado.
La caza, la pesca, los aperos, las faenas agropecuarias, los accidentes climáticos, la topografía y los enseres son los ámbitos de donde el novelista fallecido extrajo ese vocabulario (1.466 palabras, de ellas 326 no incluidas en el diccionario de la RAE) que ha glosado Urdiales con su significado y debidamente ambientadas con citas extraídas del libro de procedencia.
Con excepciones puntuales de cazaderos ubicados en La Mudarra y en Villanueva de Duero, la mayor parte de sus andanzas cinegéticas habituales tuvieron como escenario el este de la provincia de Valladolid (valles del Duero, Esgueva y Jaramiel), de donde proceden numerosos giros, expresiones y vocablos que trasladó a su obra.
Desde que en el 2002 comenzó a gestar su diccionario, Urdiales ha recorrido varias veces esta zona para «pulir el significado» y el contexto de algunas palabras, dentro de un trabajo de investigación en el que también colaboró el propio Delibes, como acredita el autor con varias cartas cruzadas entre ambos y que ha publicado.
Alfonso León, gerente de la Fundación Miguel Delibes, ha explicado durante la presentación del diccionario que las nuevas generaciones deberán recurrir a ese vademécum si quieren conocer el significado de palabras que ya se encuentran «fuera del uso común y ordinario».
Uno de los patronos de la fundación, Artemio Domínguez (Diputación de Valladolid) ha compartido esa reflexión, y se ha mostrado partidario de conservar ese legado lexicográfico «que forma parte de nuestra historia».
«Parece obligado que el diccionario esté en todas las bibliotecas, fundamentalmente las del medio rural, para las generaciones futuras», ha concluido.

TALLER DEL IDIOMA








Taller del idioma
Abel Méndez

¿CUÁNTOS? «Alarmados por el constante robo de libros en la biblioteca pública de la ciudad, las autoridades locales prendieron las alarmas teniendo en cuenta que en el 2012 un estimado de 30 libros fueron hurtados, promedio cercano a uno o dos libros por día…».

A mí como que no me dan las cuentas: Si el promedio de libros robados por día fue de uno a dos diarios el total de libros robados en 2012 está entre 366 y 732. Nunca treinta.

DENTRO. «Queriendo disminuir el hurto de libros en la entidad, la dirección del Instituto de Cultura efectuó una inversión de 40 millones de pesos en la compra de un moderno equipo de seguridad, con el propósito de evitar los robos al interior de las instalaciones».

¿En qué semestre de la carrera les enseñaran a los periodistas a cambiar la locución proposicional «dentro de» y la preposición «en» por la inexistente locución preposicional «al interior de»? Qué difícil es arrancar lo malo que está tan arraigado.

LOS APODOS. «Capturaron a alias “Camacho”».
La nueva Ortografía, la del 2010 pretende organizar esto de los apodos, pero pocos quieren hacerle caso. Veamos las indisciplinas:

1. Los apodos sólo van entre comillas cuando están intercalados sin artículo entre el nombre de pila y el apellido del personaje: Rubén Darío «Tigrillo» Gómez. Tuve que cambiar de ejemplo porque ya estaba el Chicho Serna que me cobraba regalías. Además, aunque pocos nos acordamos ya del Tigrillo de Pereira (q. e. p. d.) fue una gloria nacional del ciclismo, dos vueltas a Colombia lo certifican.

2. Los artículos no hacen parte del apodo: no van con mayúscula, a menos que comiencen párrafo o sigan después de punto, y se pueden contraer. Véanse los ejemplos en el párrafo precedente.

3. La palabra «alias», usada como adverbio ‘por otro nombre’ nada significa si no se ha dicho primero el nombre verdadero Nadie dice: «Capturaron a por otro nombre Camacho»; sencillamente «Capturaron a Camacho».

4. Muchos enredan la cosa poniendo el artículo con mayúscula y el apodo con minúscula: «el héroe de Jericó fue El perro». Lo correcto: «… el Perro».

5. Cuando un varón tiene apodo femenino o cuando una mujer lo tiene masculino, los adjetivos concuerdan con el sexo del apodado, no con el género del apodo: «La Draga es un amigo muy tranquilo que conocí en Santa Fe de Antioquia»; «La Terremoto está alborotada».

6. Los nombres de las asociaciones criminales no son apodos, sino nombres propios que van con mayúscula aunque sean ilegales, y no llevan comillas: La Oficina de Envigado, Los Rastrojos, Los Urabeños, además el artículo sí va con mayúscula. De la última hay que agregar que el gentilicio de los nacidos en Urabá sigue siendo «urabaense» no ha cambiado por «urabeño» como ya se está viendo por ahí.

taller95@yahoo.es

FUNDÉU RECOMIENDA...



Recomendación del día


diseño web adaptativo, traducción de responsive web design

Diseño web adaptativo, mejor que adaptable o responsivo, es la traducción más ajustada en español de la expresión inglesa responsive web design.

Esta técnica de diseño y desarrollo web busca que las páginas se adapten automáticamente al dispositivo en el que se visualizan.

En este sentido, lo apropiado en español sería hablar de adaptativo, término que significa ‘perteneciente o relativo a la adaptación o a la capacidad de adaptación’, tal como indica el Diccionario académico, pues es precisamente lo que persigue este modo de diseñar: que las webs tengan capacidad automática de adaptación al soporte.

Adaptable, sin embargo, significa ‘capaz de ser adaptado’, y carece del sentido automático de adaptativo. Una página o un diseño adaptable indicaría que da la posibilidad de que sea modificado, por ejemplo por el usuario, como una opción de configuración (ajustar el tamaño de la letra, eliminar las imágenes, etc.).
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe