Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

sexta-feira, 18 de janeiro de 2013

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día:

fiesta de nacimiento o del bebé, alternativas en español a baby shower



Las expresiones fiesta de nacimiento y fiesta del bebé para aludir a la fiesta en la que se ofrecen regalos a los padres de un niño que está a punto de nacer o es recién nacido, son preferibles al anglicismo baby shower.

Esta costumbre estadounidense está extendiéndose por otros países y a menudo las noticias de sociedad se refieren a ella por su nombre inglés, como en «La cantante colombiana anunció este miércoles su colaboración con Unicef en un “baby shower” virtual para ayudar a niños desfavorecidos».

En español, tal como indica el Diccionario de la Real Academia Española, existe la palabra natalicio para referirse a las fiestas que se hacen el día del nacimiento, pero en la actualidad esta voz se refiere más específicamente a los cumpleaños, por lo que es preferible decir fiesta de nacimiento; no obstante, si se desea precisar que se celebra antes de la llegada del bebé, como ocurre normalmente, puede hablarse de fiesta prenatal.

Alternativas de amplio uso en algunos países, y también válidas, son té de canastilla y fiesta de pañales.

TRICENTENARIO DE LA RAE



«Botellón» en la Real Academia Española
A. A. / MADRID
Una gran exposición rastreará tres siglos de la lengua y la palabra desde la fundación en 1713 de la RAE, tricentenario que culminará en 2014 con la XXIII y posible última edición en papel del Diccionario de la Real Academia


ABC

2013 es el gran año de la Real Academia Española (RAE). Trescientos años de vida. Tres siglos de lengua y palabras. Tricentenario de historia y evolución adaptándose a la modernidad y a las nuevas tecnologías un perder un ápice de tradición. Ayer arrancó la gran conmemoración de la Academia que fundara Felipe IV con la presentación de su gran parrilla de actividades. En primera línea, una gran exposición, comisariada por Carmen Iglesias y José Manuel Sánchez Ron, y coordinada por Acción Cultural Española y la RAE, titulada «La lengua y la palabra: trescientos años de la Real Academia Española». La muestra, que se podrá ver en la Biblioteca Nacional, rescatará documentos académicos que jamás han visto la luz, sacados expresamente de los archivos y anaqueles para que muestren los hechos lingüísticos tal cual fueron en un principio. Más de dos centenares de piezas analizarán los tres siglos de vida de la institución: pinturas, retratos, grabados, joyas bibliográficas y tesoros incunables, objetos y muebles de diferentes tipos, documentales gráficos, periódicos y un diseño y montaje que mostrarán los avatares comunes de la lengua, de los hablantes, de la Academia y de los ciudadanos en cada momentos histórico.
La exposición, según explicaron ayer sus comisarios, estará dirigida a todos los públicos «de todas las edades y condiciones, pues la historia de la lengua y de una institución como la Academia es también la historia de sus hablantes y, como nos enseñara don Ramón Menéndez Pidal, los hechos lingüísticos se encuadran también entre las formas de vida y de cultura de todos los ciudadanos. La exposición quiere aunar el rigor científico con una representación bella, amena y sorpresiva que tiene a la palabra, a la lengua y al habla como el eje vertebrador de la aventura de tres siglos. «El mundo comienza -escribió Octavio Paz- por ser un conjunto de nombres... Si nos quitan los nombres, nos quitan nuestro mundo». La lengua y la palabra son nuestro mundo.
El último Diccionario en papel
El director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, señaló la importancia de estos primeros trescientos años académicos que no serían lo mismo sin la labor de América, de las 21 Academias del español. Se le preguntó al profesor Blecua si la edición de 2014 del Diccionario de la Real Academia -la vigésimo tercera- puede ser la última en papel. «La miseria de historiador es la incapacidad para la profecía», responde, y deja traslucir entre visillos que «tardará un poco en cambiar, pero seguramente será la última edición en papel».
Trescientos años de Diccionarios, de Ortografías y Gramáticas, como la de cincuenta pesetas que conoció José Manuel Blecua de niño. «Los académicos somos jueces, no maestros», argumenta el director de la RAE. «Fíjese, el otro día los académicos discutimos la palabra botellón. Ahora tendrá que ir a América, si no está en Perú, por ejemplo no puede incluirse en el Diccionario...» explicaba Blecua el espíritu panhispánico del académico. 2013-14, botellón de lengua y palabras en la Real Academia.

LA LENGUA VIVA







Neologismos útiles e inútiles
Amando de Miguel

El título de esta seccioncilla nos recuerda que la lengua es un ser vivo con palabras que nacen y otra que fenecen. Precisamente la enorme vitalidad del castellano medieval frente a los otros romances peninsulares fue su gran capacidad para aceptar neologismos, sobre todo del árabe. Una forma de neologismo es la metáfora, esto es, la comparación de una realidad con otra. Citaba yo esa hermosura de respirar por la herida, intraducible a otros idiomas. Agustín Fuentes me proporciona un equivalente que yo desconocía: trascender de sus tripas. Es la actitud, entre cínica y pragmática, de los peperos del País Vasco dispuestos a colaborar con Bildu, es decir, los herederos del terrorismo. La cosa es no perder oportunidades para disfrutar de alguna canonjía o prebenda del poder. Como es sabido, los antiguos terroristas han llegado al poder, al menos parcialmente. No sé qué dirán los peperos vascongados cuando los antiguos terroristas lleguen al poder del todo (la independencia) y declaren fuera de la ley a todos los demás partidos. Pero no es misión hacer vaticinios o presagios.
También me refería yo a un neologismo último, bien divertido, cual es pagafantas. No había caído en toda la hondura de ese nuevo concepto. Ignacio Frías me aclara que pagafantas es el tipo "que está todo el día pegado a una muchacha y que la consuela, la acompaña, la mima, pero no tiene ninguna posibilidad sentimental ni sexual con ella. Él quiere algo (los favores de ella), pero ella lo ve como un amigo, como un hermano". Se me ocurre que el hodierno pagafantas tiene algo que ver con el lechuguino o el pisaverde del siglo XIX. Entonces esos tipos tenían que invitar a horchata o a agua con azucarillo (merengue) a la carabina de la muchacha en cuestión.
José María Navia-Osorio (después de consultar con sus hijos) concluye que el pagafantas es el pringao de toda la vida. La razón es que el pagafantas no tiene dinero ni atrevimiento para invitar a la chica a locales donde se sirve alcohol (los bares de copas). En cuyo caso se conforma con invitar a la chica a un refresco.
Debemos reconocer que el neologismo de pagafantas es un acierto. Simplemente se necesita para describir un tipo humano. Parece que es el título de una película y bien que lo merece.
Me gustan especialmente los neologismos que provienen del lenguaje semiculto, el de los españoles que dicen leer el Wall Street Journal. Un ejemplo es "las condicionalidades" en lugar de "las condiciones" de toda la vida de Dios. Tiene la ventaja de ser una traducción literal del inglés de los ejecutivos y de ser una palabra más larga que el original. Además, las condicionalidades pueden estar ocultas, lo que las hace doblemente misteriosas. Otro terminacho en la misma línea es "los fundamentales" en lugar de "los fundamentos". De nuevo seguimos pegados al Wall Street Journal. Los fundamentales serían algo así como los fundamentos implícitos de una construcción lógica, de un razonamiento. Uno podría pasar por tonto si ignorara los fundamentales de las cosas.
Algunos que parecen anglicismos o galicismos recientes no lo son. Por ejemplo, el rol (= posición o cometido en una organización) no procede del inglés de ahora. Se empleaba así en el lenguaje náutico español hace 500 años. Otro ejemplo es inteligencia, en el sentido de los servicios secretos de un Estado parea conseguir información de otros países. También existía así en el idioma castellano de hace varios siglos. Ni siquiera se podía leer entonces el Wall Street Journal.
Un mimetismo del inglés especialmente condenable es la sustitución de prueba, en el sentido judicial, por evidencia. Las pruebas no suelen ser evidencias para las dos partes de un proceso. La evidencia es cosa seria que no suele darse en los jueces y tribunales. Mejor será decir pruebas.
Contacte con Amando de Miguel: http://www.libertaddigital.com/opinion/amando-de-miguel/neologismos-utiles-e-inutiles-67070/

EL ESPAÑOL NUESTRO


VILLAREÑO O VILLACLAREÑO

Me escribe una santaclareña preocupada por el uso indiscriminado de los gentiliciosvillareño o villaclareño aplicados a los nacidos en Santa Clara, la capital de la provincia de Villa Clara. Si bien todos los santaclareños son, además, villareños o villaclareños, no todo los villareños o villaclareños son santaclareños, que es el gentilicio que corresponde a los naturales de esa capital, y se ha de ser cuidadoso con el empleo preciso de esos términos.
Me consultan acerca de la utilización de tutorear, de empleo frecuente en medios estudiantiles y universitarios. El término que aparece en los diccionarios académicos es tutorar. Sin embargo, en el Breve diccionario de la lengua española, de nuestro Instituto de Literatura y Lingüística, sí aparece tutorear como 'asesorar un profesor o investigador a un alumno universitario en su trabajo de diploma' y también, 'asesorar en una tesis de doctorado, un profesor o investigador con una categoría científica o docente superior, a un profesor o investigador de menor categoría'. También aparece en elDiccionario básico del escolar, publicado por el Centro de Lingüística Aplicada de Santiago de Cuba, que lo considera un cubanismo.
Un nuevo término incorporado a la vigésima tercera edición del DRAE, fue dado a conocer por la Fundación del español urgente (Fundéu). El término baipás como adaptación de by-pass o bypass, y cuyo plural es baipases, 'conducto alternativo por el que, mediante una operación quirúrgica, se desvía toda la corriente sanguínea o parte de ella para facilitar la circulación' y 'desvío hecho en un circuito, una vía de comunicación, etc., para salvar una interrupción o un obstáculo'. Se desaconseja su empleo relacionado con obras públicas y se recomienda sustituirlo por vía de circunvalación, canal de derivación, desvío provisional o desviación.
El término catarro procede del latín catarrhus y este del griego, significa que 'fluye hacia abajo'. Da nombre al «flujo o destilación procedente de las membranas mucosas, especialmente nasales» y a la «inflamación aguda o crónica de estas membranas, con aumento de la secreción habitual de moco». Fue documentada en la lengua por primera vez hacia 1460. De ella se derivan catarral, catarrazo, acatarrar y acatarrado.
El término clave, entendido como 'código de signos para la trasmisión de mensajes secretos', 'signo que se pone al principio del pentagrama', 'elemento que sirve para comprender algo difícil o enigmático' o como 'instrumento musical de percusión que consiste en dos palos pequeños que se golpean rítmicamente', es sustantivo femenino. Solo pertenece al género masculino cuando significa 'clavecín, instrumento de cuerda y teclado'.
Según el Panhispánico, si el sustantivo al que se refiere es plural —palabras clave, fechas clave…— puede permanecer invariable considerado como sustantivo en aposición o adoptar el plural, considerado como adjetivo: piezas claves, conceptos claves. Usted elige.


María Luisa García Moreno
Periódico Granma, Cuba
































































LA ESQUINA DEL IDIOMA








Piedad Villavicencio Belloliopvillavi@eluniverso.com


Uso de la locución «alrededor de» cuando precede a cantidades
Esta locución prácticamente se ha convertido en lugar común. En algunos contextos puede omitirse o ser reemplazada por otras construcciones.

Según el DPD y el DRAE, puede emplearse con los sentidos de ‘aproximadamente’ y ‘poco más o menos’. Esto indica que el número de personas o cosas mencionadas puede ser superior o inferior a la cantidad que se presenta como punto de referencia.

Se usa cuando los elementos citados no se pueden contar a simple vista ni determinar con precisión: Alrededor de 4.000 profesores...

Dependiendo del contexto, no es apropiado su empleo con cifras menores: Alrededor de 8 manifestantes...; Ella lució alrededor de 3 vestidos en el desfile de modas.

Tampoco es recomendable en frases que no indican aproximación sino precisión: Alrededor de las 20:15:05; Ha recibido alrededor de 21 premios y 47 nominaciones.

La grafía separada (al rededor) también consta en los diccionarios, pero la forma simple es la que más se emplea.

Contrarreloj y contra reloj
«Contrarreloj» puede ser adjetivo o sustantivo. Como adjetivo se usa con el significado de ‘carrera en la que la clasificación de los participantes va en función del tiempo que emplean en llegar a la meta’. En este caso es invariable en plural: Hicieron algunas pruebas contrarreloj. Suele usarse también como sustantivo femenino y admite el plural: Salió puntero en las contrarrelojes del año anterior. Con estas dos categorías gramaticales también funciona la forma separada: contra reloj.

A diferencia del sustantivo y del adjetivo que pueden escribirse unidos o separados, como locución adverbial siempre va en dos palabras. En este caso se emplea con los sentidos de ‘con urgencia’ o ‘en un plazo corto’ y no debe construirse precedida de la preposición a, como en esta frase: Trabajamos a contra reloj para poder entregar el proyecto a tiempo. Lo apropiado es «Trabajamos contra reloj...».

¿«Enantes» se emplea solo en el Ecuador?
El adverbio de tiempo «enantes» significa ‘hace un instante’, ‘poco tiempo antes’ o ‘recientemente’. En el DRAE se indica que se usa en Colombia, Panamá, Perú y Venezuela. No se recomienda que se emplee para referirse a fechas pasadas con el sentido de ‘en antes’. En este caso, se sugiere que se use solamente ‘antes’. El Diccionario de americanismos lo encasilla como de registro rural y obsoleto en Panamá, Colombia, Venezuela, Perú, República Dominicana y el Ecuador.


FUENTES: DICCIONARIO DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2001), DICCIONARIO PANHISPÁNICO DE DUDAS (2005); ORTOGRAFÍA DE LA LENGUA ESPAÑOLA (2010) Y DICCIONARIO DE AMERICANISMOS (2010), DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA Y LA ASOCIACIÓN DE ACADEMIAS DE LA LENGUA ESPAÑOLA.

Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe