Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

terça-feira, 12 de julho de 2011

EL AUGE DE LA "GERONTOFOBIA"





Por ANNE KARPF AUTORA DEL LIBRO “LA VOZ HUMANA”



¿Es usted un viejito de oro? La Lista de la Edad de Oro, publicada recientemente por la organización solidaria británica WRVS, anunció con trompetas el aporte de los mayores de 66 años a la sociedad, desde Judi Dench (76) hasta David Attenborough (85). Este mes la exposición 50+ que tendrá lugar en el Olympia de Londres estará dirigida a jubilados dispuestos a saltar en bungee que disfrutan de un retiro perpetuo. Los baby-boomers que ahora cumplen 66 –parece ser el mensaje– nunca la pasaron tan bien.
Mientras, se revelan alarmantes fallas en el cuidado de los ancianos. La Comisión para la Calidad de la Atención de Gran Bretaña encontró que los pacientes de edad avanzada internados en hospitales suelen estar deshidratados y desnutridos, mientras que la sociedad benéfica Age Concern detectó que los mayores de 65 con discapacidad recibían un cuidado muy inadecuado. ¿Cómo compatibilizar ambas cosas?
Los que integran la Lista de Oro quizá sean cronológicamente ancianos, pero su buena salud y su éxito les garantizan no ser clasificados social y culturalmente como viejos. Tampoco tienen problemas económicos. De hecho, lo que distingue a los “viejos de oro” es la independencia económica: ganan lo suficiente para no depender de un sector público carente de fondos y cuyos empleados están entre los de más bajo salario y rango de los que trabajan en salud pública. A menudo se supone que, a medida que envejecemos, más nos parecemos: nos convertimos en un viejo genérico. En realidad, las desigualdades de clase se tornan más evidentes.
Sin embargo, ambos grupos –los viejos jóvenes y los viejos viejos– tienen algo en común: sufren de gerontofobia, el miedo al envejecimiento y la hostilidad hacia los ancianos. Nada expresa esto más claramente que la creación de la “cuarta edad”. Para que la “tercera edad” sea un período de aventura y crecimiento personal, se necesita una “cuarta edad” en la cual se pueda encerrar a todas las almas indecorosas que existen. Al crear un nuevo estereotipo a partir de los que tienen movilidad, salud y dinero, se demoniza a los inmóviles, enfermos y pobres. También se fomenta la idea de que, a través de la disciplina y el autocontrol, siempre se puede trascender el cuerpo. No, no se puede.
La negación de la edad es un fenómeno moderno. No estamos viviendo en la edad de oro del envejecimiento. Cuando el andador ya no sea motivo de burla como signo de senectud sino que se lo vea como una ayuda valiosa para conservar la movilidad, quizá sí vivamos en ella.
Traducción: Elisa Carnelli Fuente: Clarín

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día




prueba de resistencia o prueba de solvencia, mejor que stress test

En las noticias sobre el examen al que se está sometiendo al sector bancario europeo se emplea con frecuencia la expresión inglesa stress test: «La UE promete ayuda a bancos que no aprueben el stress test»; «La próxima semana, la atención del mercado estará puesta en la publicación de los resultados de los stress test a las entidades financieras».

El stress test se puede definir como una técnica de simulación utilizada por las entidades financieras para determinar su capacidad de adaptación ante un supuesto escenario macroeconómico adverso.

Aunque en español existen varias traducciones posibles ­—prueba de resistencia, prueba de solvencia o prueba de esfuerzo—, se recomiendan, como las más apropiadas, prueba de resistencia y prueba de solvencia: «La UE promete ayuda a bancos que no aprueben la prueba de resistencia»; «... la publicación de los resultados de las pruebas de solvencia a las entidades financieras».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe