Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 14 de março de 2011

ESPANHOL DE NEGÓCIOS...


-

Tutoria em Espanhol de Negócios
-



Atualmente o mundo dos negócios requer expertise e habilidades por parte de empresários e profissionais.
A língua espanhola hoje é a 2ª língua moderna mais falada no Mundo, em 21 países como língua oficial e por mais de 50 milhões de norte-americanos,
além de Belize.
O espanhol é hoje, ademais, a língua oficial do MERCOSUL e ainda da ONU – Organização das Nações Unidas e da Comunidade Européia.
Minha intenção é oferecer a expertise de mais de trinta anos como executivo de empresas comerciais na America Latina e Europa para colaborar com
vossas atividades de comunicação comercial em espanhol.
Magna Ltda. – “Escritório da Língua Espanhola”, sediada em Florianópolis, não é uma grande empresa, é uma empresa unipessoal dedicada a tarefas de tradução nas línguas espanhola e portuguesa a mais de 10 anos, colaborando com algumas das mais importantes empresas de tradução brasileira, espanholas e argentinas.
Como nativo espanhol e, possuindo uma sólida formação técnica e de marketing, acredito poder contribuir de forma positiva no seu desenvolvimento de
Negócios no MERCOSUL e no mundo.
Posso participar como Tutor ou Coach na elaboração de folhetos e catálogos, na tradução do seu site, como interprete simultâneo em visitas e exposições, na redação de cartas e e-mails em espanhol, na atenção telefônica de consultas técnico comerciais, na definição da etiqueta comercial nas viagens, em fim, em todas as atividades próprias de uma empresa de comércio exterior.
Possuo experiência e conhecimentos em engenharias, marketing, pesquisas e estudos de mercados, comércio exterior, bio- combustíveis, TI, Compras, Supply Chain, construção, metalurgia, eletrodomésticos, etc.
Consulte-me!
Fico as suas ordens.

Oscar Ricardo García.

FUNDÉU


PREFIJOS, OTRA VEZ, Y NO SERÁ LA ÚLTIMA

Todos los mensajes de los lectores son bienvenidos, pero en el caso específico de los dos que hoy se reproducen, al ser sus autores académicos de la lengua, contribuyen también a «limpiar, fijar y dar esplendor» al idioma de todos.

El doctor Pedro Luis Barcia, presidente de la Academia Argentina de Letras (AAL), escribe: «Sobre Fundéu, quiero agregar una importante información. La Academia Argentina de Letras (la única de las 22) trabaja desde el 1º de enero de este año en convenio con la Fundéu. Tenemos un equipo que elabora propuestas (después de una compulsa cotidiana de los diarios argentinos en línea) y las envía a la central. Desde allí, la reenvían a nosotros y a ADEPA y a FOPEA, con quienes la AAL tiene convenio. Ambas entidades reciben diariamente una recomendación como la que le remito. De paso, le comento que está a punto de salir un Diccionario argentino de dudas idiomático , publicado por AAL y Santillana, que estimo será de interés para periodistas y usuarios en general».

Barcia agrega un archivo adjunto, Prefijos, que reza así: «Fundéu BBVA en la Argentina: los prefijos se escriben unidos a la palabra a la que acompañan. La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) en la Argentina recuerda que los prefijos se escriben unidos a la palabra que acompañan (antivirus, supermodelo, anteayer, exmarido, sobrealimentar, contraoferta, prepago) . El prefijo irá separado solo si afecta a varias palabras que tienen un significado unitario (ex alto cargo, vice primer ministro, anti pena de muerte, ex chico de los recados, pro derechos humanos, anti copias pirata, super a gusto...) o si afecta a nombres propios formados por más de una palabra (anti Naciones Unidas, pro Barack Obama, pro Asociación Nacional de Educadores) . El prefijo se escribirá con guion cuando la siguiente palabra comience por mayúscula ( anti-ALCA, anti-Mussolini, pro-Obama ) o sea un número ( sub-21, super-8 )».

No está de más recordar aquí que la AAL tiene un Servicio de Dudas Idiomáticas (4802-3814), consultado por muchos estudiantes, investigadores y escritores.

El otro e-mail fue enviado por el doctor José Luis Moure, profesor titular de Historia de la Lengua (FFyL, UBA) y también miembro de la AAL: «Las cuestiones vinculadas con la corrección o incorrección lingüísticas suelen conducir habitualmente al corrector a la desazón de comprobar que sus razones rara vez se imponen sobre el uso, una vez que el empleo de cierta forma léxica o gramatical ha logrado cierta aceptación pública. (?) Hecha esta melancólica salvedad, me permito llamar la atención sobre el vocablo repitencia, tratado la semana pasada en su columna. Si bien la terminación -ncia es inobjetable, a la hora de escoger la base a la que añadirse lo aconsejable habría sido aplicar el sensato principio de la analogía. Ocurre que el vocablo repetir (y por ende, el propuesto repitenciar) en cuestión remiten al verbo latino pétere, que dio en castellano pedir , pero que también está en la base de otros vocablos como appétere y compétere , de los cuales el castellano heredó apetito, inapetente , (in)apetencia, competir, competencia, competente, competición , etc. Adviértase que todos ellos mantuvieron la primera vocal /e/ del verbo latino, de modo que el mecanismo analógico, cuando se requiere estrenar un derivado de repetir, en armonía con apetencia y competencia , aconseja repetencia y no repitencia ».

Como bien lo dice el académico Moure (por eso lo de la «melancólica salvedad»), los caminos de la lengua que siguen los hablantes no siempre son los más sensatos. A la antigua repetición se superpuso (y ganó la apuesta) repitencia (que ni siquiera «suena» bien), un tecnicismo que busca ser más preciso. El tiempo dirá si se trata de una efímera moda o la palabra ha llegado para quedarse, como es el caso de resiliencia , que de la física saltó a la psicología y ya figura en el DRAE .

Publicado 14/03/2011
Graciela Melgarejo
www.lanacion.com.ar
Lunes, 14 de marzo del 2011

JAPÓN II


La radiación nuclear: invisible e inodora, pero devastadora

Efe | Madrid



La radiación "ni se ve ni se huele, pero sus efectos son a largo plazo y dañarán la salud y el medioambiente durante años", así describe las consecuencias del accidente nuclear ocurrido en una central japonesa, Eduard Rodríguez-Farré, radiobiólogo del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Rodríguez-Farré ha asegurado que colegas científicos ya han medido contaminantes como el yodo o el cesio en la radiación liberada en Fukushima, donde ya se ha producido la fusión parcial de dos de sus reactores ante la falta de refrigeración provocada por el terremoto y maremoto que han azotado el país.

"En el núcleo de un reactor nuclear existen más de 60 contaminantes radiactivos a partir de la fisión del uranio, unos de vida muy larga y otros de vida muy corta, pero casi todos tienen una gran afinidad con nuestro organismo y se acumulan en él, ya que son parecidos a nuestros elementos biológicos", explica el científico.

Rodríguez-Farré, uno de los mayores expertos internacionales en radiaciones nucleares y autor de estudios sobre las consecuencias de la catástrofe nuclear de Chernóbil, afirma que de entre esos 60 contaminantes, los que tendrían mayores consecuencias para la salud humana serían el yodo, el estroncio 90 y el cesio (C-137).

"El yodo afecta inmediatamente y deja mutaciones en los genes, a partir de las cuales se puede desarrollar luego el cáncer de tiroides", sostiene el toxicólogo, quien recuerda que el accidente de Chernóbil multiplicó por diez los casos de cáncer de tiroides en Centroeuropa.

Por su parte, "el estroncio se acumula en los huesos un mínimo de 30 años, como si fuera calcio, y durante años continúa irradiando el organismo; mientras que el cesio queda depositado en los músculos".

Ambos contaminantes "aumentan el riesgo de todo tipo de cánceres, especialmente de huesos, músculos y tumores cerebrales, disminuyen la inmunidad del organismo y aumentan la capacidad de sufrir otras patologías".

Además, "la radiación altera la reproducción", ha recordado este médico, miembro del Comité Científico de Nuevos riesgos para la salud de la Unión Europea, y "afecta más a las mujeres que a los hombres".

La explicación estriba en que "los espermatozoides se regeneran totalmente cada 90 días y un espermatozoide alterado desaparece en ese periodo, pero los óvulos están en los ovarios toda la vida, y si un óvulo alterado por la radiación es fecundado posteriormente, habrá malformaciones en el feto, aunque sea años después".

Las consecuencias para el medioambiente no son menores: "A largo plazo la contaminación nuclear se deposita en el suelo y en el mar, y se incorpora a la cadena trófica, de los peces, que son la base de la dieta en Japón, del resto de animales, de las plantas, la fruta, las verduras...".

Este proceso, argumenta el científico, "se va bioacumulando, es decir, va pasando de un ser vivo a otro y va empeorando", y un ejemplo de ello es el de los "miles de renos que hubo que sacrificar en el Ártico tras Chernóbil, porque estaban absolutamente contaminados a través de los líquenes que habían comido".

Medidas a tomar

Respecto a las medidas a tomar para prevenirse de la contaminación radiactiva, Rodríguez-Farré señala que el contacto con la piel se puede eliminar lavándose con el mismo celo que tiene un cirujano cuando entra a un quirófano: limpiando y cepillando el cuerpo, el pelo y las uñas con detergente; y desechando la ropa.

Más complicado es luchar contra la principal vía de contacto con los contaminantes: "La inhalación", ante la cual prácticamente sólo son efectivas pastillas de yodo como las que las autoridades japonesas están repartiendo a la población.

"El tiroides cuando está repleto de yodo elimina el que le sobra, así que si tú saturas de yodo normal el tiroides —con las citadas pastillas—, ayudas a que si inhalas yodo radiactivo lo elimines rápidamente", aclara.

JAPÓN


Desastre nuclear

14MAR 2011 09:17
por Antonio Ruiz de Elvira

El catedrático de Física Aplicada de la Universidad de Alcalá de Henares vigila de cerca los síntomas del cambio climático que está poniendo en riesgo el futuro de la Humanidad.

La semana pasada la naturaleza nos volvió a avisar: No somos gran cosa en el mundo y éste no fue creado para nosotros. Podemos disfrutar de grandes ventajas, podemos hacernos ricos (todos) pero solo si aceptamos que somos uno más de un mundo enormemente complejo.

Un terremoto, algo totalmente natural en nuestro planeta, ha causado víctimas y destrucción; y riesgo de desastre nuclear.

A finales del siglo XX y ahora en las primeras décadas del XXI hemos querido olvidar la realidad: Que vivimos siempre al borde del desastre, del peligro, y que tenemos que tomar todas las medidas necesarias para disminuir el riesgo de problemas que suceden siempre.

Debemos decirlo bien alto y claro: No se puede evitar el riesgo, no vivimos en un paraíso. De la misma manera que las autovías españolas se diseñan y construyen bajo la hipótesis de que no va a haber accidentes, los gestores sociales nos fuerzan a vivir situaciones de peligro para ir, ellos, saliendo del paso sin asumir responsabilidades.

No debemos utilizar la energía nuclear. No es necesaria para nada.

Se dice que Japón necesita la energía nuclear porque no tiene recursos energéticos propios. Esto es una mentira. Japón tiene sol, viento, olas y mareas. Tiene energía de sobra. Otra cosa es que eligiese, hace años, el camino fácil. La energía nuclear es solo una opción posible entre otras, pero no es la única.

Es una opción barata, siempre que el coste de los accidentes no los asuman las empresas propietarias de las centrales, sino a escote toda la población. Pero, ¿Necesitamos pagar ese escote? ¿Necesitamos ese riesgo?

Es lo mismo que el problema de los bancos aquí, en España. Hemos pagado y vamos a pagar a escote los caprichos de unos (todos los que querían su pisito en la playa, si tener dinero para ello) y las malversaciones y desastrosas gestiones de otros. La idea es que todos tenemos que pagar, no las necesidades, sino los caprichitos de los niños mimados y los robos de los ladrones.

Hemos desarrollado un modelo económico teórico basado en la pereza intelectual: Un modelo en el cual se supone que la energía cae del cielo y es una variable exógena del sistema, algo dado y que no debe ser considerado, mientras que el modelo solo se preocupa de la distribución de su consumo.

Acabamos de ver en Japón que debemos aceptar el riesgo en la vida, que no podemos vivir rechazándolo. Hay tsunamis: Podemos asumirlos y construir diques que los dirijan hacia zonas de frenado. Hemos visto que no sirve de nada la prepotencia del dique de protección: Hay que aceptar que el tsunami lo saltará, y debemos usar otra estrategia.

Las centrales nucleares NO son seguras, se diga lo que se diga, como no lo son los coches y los aviones. Podemos asumir que mucha de la energía que producen es innecesaria y la necesaria se puede conseguir por otros medios, que exigen una mayor ingeniosidad, es cierto, pero eso implica la creación de muchos más puestos de trabajo, puestos que se rechazan en un esquema de vida fácil.

La energía nuclear es algo ya antiguo, obsoleto como el carbón, el gas y el petróleo. La quieren los que defienden la pereza intelectual, los que no quieren innovar. Hoy, en 2011 podemos hacer cosas mucho mejores.

Ante el riesgo se pueden asumir dos posturas: Rechazar su existencia (aquellos que niegan el peligro de las centrales: “Son seguras”, aquellos que rechazan la realidad del cambio climático). Estos dejan a las personas vivir junto a aquellas, juegan con fuego para conseguir un beneficio que se disipa como el humo.

Por desgracia aun hoy leemos y escuchamos que es preciso 'Mantenella y no enmendalla', que hay que seguir jugando con las vidas de los demás. En vez del mensaje de alegría: 'Se puede vivir de otra manera', la cansina letanía que ya conocíamos de las iglesias, que vemos en Libia: 'Hay que seguir el camino trillado, no se puede cambiar: Os lo digo yo, el sabio, el mensajero de los dioses'.

La otra postura es aceptar que el riesgo existe, es real, y tomar las medidas adecuadas. Las medidas no pueden ser nunca los diques que, como hemos visto, han saltado las aguas. Las medidas ante el crimen no pueden ser nunca poner un policía al lado de cada ciudadano.

Las medidas son redirigir el tsunami hacia zonas que se han dejado libres para esos casos, son crear la riqueza necesaria para que el crimen no sea rentable, son diseñar la captura de energía sin el riesgo de desastre: La inteligencia frente a la fuerza bruta, la humildad frente al orgullo, la eficiencia frente a la disipación.

Podemos vivir muy bien, con energía abundante, y con puestos abundantes de trabajo. Para hacerlo, solo necesitamos aceptar que la vida es difícil, que necesitamos el esfuerzo y que estamos sometidos a riesgos constantes. Volver del paraíso y poner de nuevo los pies en nuestra Tierra.

¿Lo hacemos?

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día

cabeza de serie no es solamente femenino

Los determinantes que acompañen a la expresión cabeza de serie deben ir en masculino si se aplica a hombres (el cabeza de serie, primer cabeza de serie) y en femenino si se trata de mujeres (la cabeza de serie, primera cabeza de serie).

Sin embargo, en noticias deportivas se emplea a menudo la expresión cabeza de serie (‘persona o equipo que recibe ciertos beneficios en el diseño de un torneo’) como si fuera solamente de género femenino, con independencia del sexo de la persona a quien se aplica.

Así, se pueden leer frases como «Nicolás Almagro, primera cabeza de serie, venció al argentino Chela» o «David Ferrer, segunda cabeza de serie, canceló asimismo su participación», donde lo correcto hubiera sido «Nicolás Almagro, primer cabeza de serie, venció al argentino Chela»; «David Ferrer, segundo cabeza de serie, canceló asimismo su participación».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe