Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quarta-feira, 9 de março de 2011

EL IDIOMA ESPAÑOL


El idioma español, bajo amenaza

La Nación de Costa Rica, GDA

LENGUA | LUNES 07/03/2011




La peor pesadilla de la niña Pochita está haciendo de las suyas en Internet: se llevó consigo las reglas de las mayúsculas, destrozó las tildes y, con arbitrariedad, violentó el correcto deletreo de las palabras. En resumen, la amenaza parece estar mancillando sin misericordia al idioma español.

¿Es esto contagioso? Hay quienes así lo creen y por eso insisten en hacer un llamado de alerta en la misma trinchera donde se mueven sus archirrivales: la Web.

Los ‘modificadores’ del castellano en medios virtuales se han ganado un paródico sobrenombre a raíz de su relación con la lengua. Conozca así a los HOYGAN, llamados de esta forma en los círculos virtuales. La mayúscula en la digitación del vocablo es intencional, pues ellos suelen escribirlo todo en letras altas, lo cual –en Internet– es sinónimo de grito o de grosera gesticulación.

Hay escasa información científica sobre este tipo de usuarios, lo que dificulta entender las razones que motivan sus ‘mañas’ y datos demográficos.

En la Red, no obstante, el término es popular y está estandarizado. Nació en España, a raíz de comentarios como “HOYGAN, NESESITO HAYUDA PARA KITAR UN BIRUS” (“Oigan, necesito ayuda para quitar un virus”) y manifestaciones parecidas. Cabe señalar que en la oración transcrita no hay exageración alguna; es un ejemplo real...

Entre las características más comunes de este grupo de cibernautas están la total ausencia de signos de puntuación en cualquier expresión, la inversión de letras, la omisión de minúsculas y la mala ortografía (con deliberada intención o por ignorancia).

En foros, blogs y sitios de noticias, los HOYGAN gozan de mala fama entre muchos usuarios.

La aversión generada por su presencia en la Web se ha manifestado incluso en el surgimiento de un movimiento opositor: el del “talibán ortográfico” (apodo paródico que no posee acepción política ni religiosa). Se trata de una especie de sublevación.

La tropa de guardianes del idioma se completa con los “talibanes semánticos, sintácticos y léxicos”. Mientras los HOYGAN escriben con ortografía antojadiza.

¿De dónde vienen estas criaturas que se manifiestan desde los teclados? Los españoles señalan a los latinoamericanos como los responsables, y apuntan hacia el hecho de que los primeros usan el ‘ustedes’ y no el ‘vosotros’.

Más aún, en algunos foros mencionan a América Central como la cuna donde nació este ‘código’. A los ibéricos con la misma tendencia de los HOYGAN se les llama BENGATIO (por la expresión española “venga tío”). ¿Qué diría Cervantes de ellos?

Mario Tascón es maestro de la Fundación de Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI). Él que “los HOYGAN son llamativos, especialmente porque GRITAN”, y asegura que su “código” no puede ser visto como “normal”.

¿Y a qué se puede atribuir tal descuido por la ortografía? Tascón cita como motivos el hecho de que “muchos casos están dentro de los esquemas contestatarios juveniles, que utilizan las grafías para demostrar su rebeldía. Por ejemplo, el uso de ‘k’ en sustitución de la palabra ‘que’ está en la línea de rebeldía que muestra el nombre del movimiento ‘Okupa’. Twitter hace que, a veces, se olvide la gramática para hacer que el mensaje quepa en solo 140 caracteres”.

Hay quienes rechazan la idea de que son los jóvenes los únicos responsables por los cambios libres del español en las redes.

VARGAS LLOSA...


Diálogo con el Nobel de Literatura /

Tras la polémica por su llegada al país

"Querría vivir un tiempo en Buenos Aires"



Vargas Llosa agradeció el apoyo de los escritores para que participe en la Feria del Libro y habló de su amor por la ciudad de Borges
Miércoles 09 de marzo de 2011
Fuente: La Nación

MADRID.- "Querría vivir algún tiempo en Buenos Aires", afirmó ayer Mario Vargas Llosa desde México, nada más descolgar el teléfono y saber que del otro lado quien le hablaba lo hacía en nombre de La Nacion.
No es la primera vez que el Nobel de Literatura expresa esa apetencia. Lo ha escrito al menos desde 1981, cuando visitó a Jorge Luis Borges, a quien le hizo una entrevista memorable, en la que ambos repasaron la historia argentina, con su sombra y con su gloria. El incidente generado porla propuesta de veto, levantada luego, de un grupo de intelectuales cercanos el Gobierno, para que no se escuchara su voz en la próxima Feria del Libro argentina no ha interrumpido aquel propósito: él querría vivir en Buenos Aires, algún día, algún tiempo.
El incidente le lastimó el ánimo, que ayer parecía bastante rehecho. Vargas Llosa dijo que estaba muy agradecido "a todos aquellos escritores que no están de acuerdo con mis posturas pero que han declarado su apoyo para que yo hable en la feria".
"Estimula que se ponga en su lugar ese derecho que tiene todo escritor a expresar lo que siente", dijo, para añadir que él apoya ese derecho "aunque esté en mi contra lo que diga el otro". Pero el autor de La verdad de las mentiras añadió: "¿A dónde vamos a llegar si tapamos la boca a aquellos con los que no estamos de acuerdo? Pues llegamos a la barbaridad".
Pasó de la incredulidad al estupor y luego a la gratitud hacia aquellos que lo apoyaron desde posiciones contrarias a su propio pensamiento. Ya había dicho que le agradecía a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que hubiera introducido cordura en las primitivas posiciones contrarias a su intervención. Y no niega que sus propósitos exclusivamente literarios en cuanto al contenido del discurso que le quisieron impedir se han roto, "básicamente porque sería un escamoteo a los que quisieran saber qué pienso también en el ámbito político". Vargas Llosa dijo que no sabe todavía qué va a decir, ni siquiera lo ha escrito ni va a escribirlo. "Hablaré con notas, no tendré un discurso escrito para la ocasión, pero imagino que alternaré lo que pienso de Buenos Aires y de la Argentina como ese gran país de literatura con la postura que mantengo acerca de muchas cosas."
Antes de su viaje a Buenos Aires, el premio Nobel de Literatura agradeció la oportunidad de decir lo siguiente: "Buenos Aires es, con París, la ciudad más literaria del mundo. Lo es para mí, lo es para muchos. Y me encantaría poder vivir una temporada en la Argentina. Escribir en los cafés de Buenos Aires, asistir a sus teatros, visitar sus librerías de viejo?".
"Allí (en la Argentina) tendré mucho gusto de volver a ver a mis amigos" y de agradecer "a todos los que no piensan como yo que hayan apoyado mi presencia". Y añadió: "Esta actitud me ha conmovido, sobre todo porque jamás entenderé que nadie, ningún escritor, pida que se ejerza censura alguna contra otro. Esto nos conduciría a una barbaridad con la que estoy resueltamente en contra".
En Buenos Aires revisitará, entre otras realidades o fantasmas, la huella de Jorge Luis Borges, que fue su interlocutor en una célebre entrevista de 1981, antes de que los militares dejaran el poder en la Argentina. Ahí recogió Vargas Llosa lo que el autor de Ficciones dijo acerca de los militares: "Pasarse la vida en los cuarteles y en los desfiles no capacita a nadie para gobernar". Y recogió también Vargas Llosa esta frase de Borges: "Los militares argentinos no han oído silbar una bala". "Como un general lo refutó citándose en ejemplo -escribe Vargas Llosa-, Borges rectificó: «Admito que el general Fulano de Tal sí ha oído silbar una bala»."
Dijo Vargas Llosa, en su artículo "Borges y los piqueteros" (de 2008): "Borges es una de las cosas más notables que le han pasado a la Argentina, a la lengua española, a la literatura, en el siglo XX. Y es seguro que esa particular forma de genialidad que fue la suya (?) hubiera sido imposible sin el entorno social y cultural de Buenos Aires, probablemente la ciudad más literaria del mundo, junto con París". Las dos capitales, prosigue el Nobel, "tienen encima, como segunda piel, una envoltura literaria de mitos, leyendas, fantasías, anécdotas, imágenes, que remiten a cuentos, poemas, novelas y autores y dan una dimensión entre fantástica y libresca de todo lo que contienen: cosas, casas, barrios, calles y personas".
Una combinación de su estupor reciente y su maravillada mirada ante Buenos Aires es posible que sea la base de ese discurso que ahora se espera de él en la ciudad de Borges.
DIXIT
"Buenos Aires es, con París, la ciudad más literaria del mundo"
MARIO VARGAS LLOSA

FUNDÉU RECOMIENDA...


Recomendación del día

la conjunción o no se tilda cuando se escribe entre cifras

Aunque se recomendaba la tilde en la conjunción o cuando se escribía entre cifras para evitar la posible confusión con el número 0, la nueva Ortografía de la lengua española especifica que dicha conjunción se escribirá siempre sin tilde con independencia de que aparezca entre palabras, cifras o signos.

De este modo lo correcto será escribir: «¿Quieres té o café?»; «Nos volveremos a ver dentro de 3 o 4 días».
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe