Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

segunda-feira, 15 de março de 2010



Para Jazmín…

Volveré una mañana, será de primavera.
El sol brillará alto y en mi calle,
Mis amigos de siempre, mis vecinos
Me mirarán curiosos, saludando.
Me apoyaré en la reja de mi casa
Para observar si adentro ya están todos.
Mi abuela, Doña Juana toma mate
Las flores del jardín están hermosas
Y mi vieja sonríe, entre las rosas,
Diciéndome Cachito, al fin llegaste.
Mi viejo ocupado en la parrilla
Me mira sin hablar, está contento.
Volver al fin, después de tanto tiempo
Para encontrar de nuevo mis afectos…
Alguien preguntará:
Quien es el viejo…?
Y tú responderás… mi abuelo el de los sueños…

LUNFARDO




Lunfardo é a gíria argentina e uruguaia, originada da variação dialectológica dos imigrantes, principalmente italianos, que se fixaram nas classes mais baixas de Buenos Aires; a giria é usada com muita frequência nas letras dos tangos argentinos. O lunfardo teve grande influência na gíria brasileira, notadamente nos portos do Rio de Janeiro e Santos, e também na fronteira do Brasil com o Paraguai, em vastas regiões cuja colonização começou com argentinos que subiram o Rio Paraguai.

Lunfardo
De Wikipedia, la enciclopedia libre

El lunfardo es una jerga originada en la ciudad de Buenos Aires y alrededores,1 que es utilizada en la región del Río de la Plata (Argentina y Uruguay), aunque varias de sus palabras en el transcurso del siglo XX y el presente siglo, algunos paises vecinos han adquirido en parte este lenguaje, ejemplo Chile y Paraguay.
El lunfardo más cerrado comenzó como lenguaje carcelario de los presos, para que los guardias no los entendieran, a fines del siglo XIX. Muchas de sus expresiones llegaron con los inmigrantes europeos (principalmente italianos) en tal caso, cuando ocurre una mezcla de lenguas españolas e italianas en el área rioplatense se produce el cocoliche, del cual derivan muchísimas palabras lunfardas. pero ha de tenerse en cuenta que el cocoliche no es exactamente el lunfardo; otras palabras llegaron del lenguaje típico gauchesco (ej: piola). También merece destacarse la frecuente mezcla del lunfardo con el vesre (ej: rati), modalidad que permite la generación de nuevas palabras mezclando las sílabas. Por ejemplo, «tango» es gotán, «pantalón» es lompa. En idioma francés existe un juego de palabras similar, llamado verlan (vesre fonético de l’envers).
Hoy en día, algunos términos lunfardos se han incorporado al lenguaje habitual de toda la Argentina y Uruguay,1 mientras que gran cantidad de las palabras del lunfardo en su época de arrabal han caído en desuso o se han modificado. Por ejemplo, la palabra "leones" para referirse a los pantalones ha mutado - a través de "leoncios"- en liensos.
El término lunfardo se ha convertido en sinónimo de «habla del porteño» —principalmente habitantes de la ciudad de Buenos Aires y aledaños o Gran Buenos Aires—, aunque tal definición dialectal es poco precisa. El habla del montevideano también resulta lunfarda, y todo neologismo que haya alcanzado un mínimo grado de aceptación es considerado un término lunfardo. El lunfardo original ha quedado inmortalizado en numerosas letras de tango. Si bien el lunfardo (o abreviadamente, lunfa) surge en Buenos Aires y Montevideo durante la segunda mitad del s. XIX con el gran aporte de la inmigración italiana (la palabra lunfardo deriva precisamente del lombardo. La etimología misma de la palabra lunfardo, tal cómo se ha señalado, deriva de lombardo, aún hasta principios del siglo XX era frecuente entre las poblaciones italianas llamar "lombardi" -lombardos- a los hampones, quizás recordando a las invasiones lombardas de inicios de la Edad Media. ), se debe tener en cuenta que, ya en sus orígenes, tuvo aportes provenientes de Francia, especialmente de Occitania, del inglés (por ejemplo, las palabras jailái, jailaife, de high life o espiche de speech o escrachar de scratch), del gallego y del portugués, entre otros.
El lunfardo tiene también palabras aborígenes, en especial de los idiomas quechua, guaraní y mapuche.

LAS PALABRAS

Las palabras poseen poder, cada sonido, cada sílaba, cada letra es una vibración que al hablar estamos soltando al aire. Las ondas repercuten en los campos sutiles de las personas que las escuchan, pero más aún, repercuten en todo el universo, pues todo está interconectado.
Es importante concientizarse del poder de la palabra para utilizarla sabiamente en nuestras vidas.
Pero el pensamiento también es energía que se materializa, y no obstante que esto ocurra en un plano más sutil, la influencia se manifiesta a nuestro alrededor, pues “todo lo que está arriba, está abajo”, y por lo tanto todo está conectado. Todo pensamiento es palabra, pues aprendemos a pensar así. Y todo pensamiento es energía también, energía de la misma materia-prima que nuestro cuerpo, que los animales, que las plantas y todo lo que existe incluyendo los minerales, el viento, la luz, etc.
Ocurre que hay diferencias en las vibraciones de cada elemento en el universo, así por ejemplo, una piedra vibra en una frecuencia baja, por eso se puede tocar y verla. Ya una luz, vibra en una frecuencia muy superior, por eso, a pesar de que la vemos, no podemos tocarla, ya a un pensamiento no podemos ni siquiera verlo, pero él está allá, existe y genera repercusiones, mismo à a la distancia.
El mundo sutil donde las palabras se manifiestan, se llama AKASHA. La influencia de este mundo, afecta nuestras vidas como un todo, no solo en el presente sino también en el futuro.
Cada palabra expresada tiene efecto en nuestras vidas, y esta influencia podrá ser a nuestro favor o contra nosotros, conforme la idea en ella expresada.
“Al principio era el verbo”, dice la Biblia (João,1:1). y el verbo aún hoy crea el universo humano.
La palabra es muy poderosa, puede condenar, salvar, iluminar y mandar a la oscuridad, puede hacernos enfermar, curar y dar esperanza, hacer a alguien feliz o triste. A través de la palabra se puede vampirizar a una persona, profetizar o maldecir. El pensamiento correcto lleva a la palabra y a la acción correcta, y así se hace a la felicidad conforme lo dicho en Tiago, 3:12-3 en el nuevo testamento:
“Aquel que no tropieza al hablar es realmente un hombre perfecto, capaz de refrenar todo su cuerpo. Cuando colocamos un freno en la boca de los caballos, a fin de que nos obedezcan, conseguimos dirigir todo su cuerpo.”
El Dhammapada, una de las escrituras del budismo, enseña:
“Todo lo que somos hoy es resultado de lo que hemos pensado ayer. Lo que pensamos hoy es lo que seremos mañana: nuestra vida es una creación de nuestra mente. Si un hombre habla o actúa con una mente impura, el sufrimiento lo acompaña como la rueda sigue a la pata del buey que tira la carreta. (...)
Si un hombre habla o actúa con la mente pura, la felicidad lo acompaña como su sombra inseparable.”
Seamos por lo tanto vigilantes en cuanto a lo que decimos y escribimos por allí.


AS PALAVRAS

As palavras têm poder, cada som, cada sílaba, cada letra é uma vibração que ao falar estamos soltando no ar. As ondas repercutem nos campos sutis das pessoas que as ouvem, mas mais ainda, repercutem em todo o universo, pois tudo está interligado.
É importante conscientizar-se do poder da palavra para utilizá-la sabiamente em nossas vidas.
Mas o pensamento também é energia que se materializa, e mesmo que isso ocorra num plano mais sutil, a influência se manifesta ao nosso redor, pois “tudo o que está em cima, está embaixo”, e portanto tudo está interligado. Todo pensamento é palavra, pois aprendemos a pensar assim. E todo pensamento é energia também, energia da mesma matéria-prima que nosso corpo, que os animais, que as plantas e tudo o que existe incluindo os minerais, o vento, a luz, etc.
Ocorre que há diferenças nas vibrações de cada elemento no universo, assim por exemplo, uma pedra vibra em uma freqüência baixa, por isso pode se tocar e vê-la. Já uma luz, vibra em uma freqüência muito superior, por isso, apesar de a enxergarmos, não podemos tocá-la, já um pensamento não podemos nem sequer vê-lo, mas ele está lá, existe e gera repercussões, mesmo à distância.
O mundo sutil onde as palavras se manifestam se chama AKASHA. A influência deste mundo, afeta nossas vidas como um todo, não só no presente mas também no futuro.
Cada palavra expressada tem efeito em nossas vidas, e esta influência poderá ser a nosso favor ou contra nós, conforme a idéia nela expressa.
“No início era o verbo”, diz a Bíblia (João,1:1). E o verbo ainda hoje cria o universo humano.
A palavra é muito poderosa, pode condenar, salvar, iluminar e mandar à escuridão, pode fazer adoecer, curar e dar esperança, fazer alguém feliz ou triste. Através da palavra pode-se vampirizar uma pessoa, profetizar ou amaldiçoar. O pensamento correto leva à palavra e à ação corretas, e assim se faz à felicidade conforme dito em Tiago, 3:12-3 no novo testamento :
“Aquele que não tropeça ao falar é realmente um homem perfeito, capaz de refrear todo seu corpo. Quando colocamos um freio na boca dos cavalos, a fim de que nos obedeçam, conseguimos dirigir todo seu corpo.”
O Dhammapada, uma das escrituras do budismo, ensina:
“Tudo o que somos hoje é resultado do que temos pensado. O que pensamos hoje é o que seremos amanhã: nossa vida é uma criação da nossa mente. Se um homem fala ou age com uma mente impura, o sofrimento o acompanha como a roda segue a pata do boi que puxa a carreta. (...) Se um homem fala ou age com a mente pura, a felicidade o acompanha como sua sombra inseparável.”
Sejamos, portanto vigilantes quanto ao que dizemos e escrevemos por ai.
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe