Google+ Badge

Google+ Followers

Se você procura um serviço de tradução português-espanhol profissional e de máxima qualidade, podemos ajudar-lhe...

quinta-feira, 17 de abril de 2008

PRIMERO LO PRIMERO

EL ALGODÓN NO ENGAÑA
Hay un dicho que afirma que “lo que
estás haciendo habla tan alto que
no puedo oír lo que dices”. Como
dice Robin Sharma en su libro
Éxito: “Puedes afirmar que tu prioridad
es tu familia, pero si tu familia no aparece
de forma dominante en tu programa de
actividades, lo único cierto es que tu familia no
constituye tu principal prioridad. Puedes asegurar
que estar en buena forma física es un
valor para ti, pero si no veo en tu agenda semanal
señalada ninguna sesión de gimnasio,
habrá que aceptar que tu salud no es tan importante
para ti como dices.”
Coaching de Negocios
54 Negocio al día Marzo 2008 Nº 10
Autor
Iciar Piera Iglesias
Coach Personal & Ejecutivo
http://www.coachingparaelexito.com
Primero,
lo primero
Piensa por un instante en lo “primero” en tu vida, las tres o cuatro
cosas que más te importan. Ahora, sé honesto: ¿le estás dando a
estas cosas la importancia y el tiempo que se merecen? Si eres
como la mayoría de los profesionales atareados que llegan al
coaching, la respuesta es NO.
No puedes tener éxito ni felicidad duraderos si
tu agenda diaria no se ajusta a tus valores más
profundos. Si existe discrepancia entre lo que
haces y lo que eres te está faltando integridad.
Cuanto mayor sea la distancia entre tus compromisos
diarios y tus valores, menos felicidad
obtendrás porque no estarás acompasando tus
palabras y tus actos.
Tu programa de actividades es el mejor barómetro
para saber qué valoras realmente y qué crees
que de verdad es importante.
¿QUIÉN CONDUCE EL AUTOBÚS?
Nuestras vidas están en constante movimiento y
en la vorágine de cosas por hacer es fácil olvidarse
que tenemos la capacidad de elegir lo que
hacemos.
Muy a menudo las personas creen que no tienen
el poder de elegir; sienten que son las circunstancias
de sus vidas las que controlan los
resultados. Es el trabajo, lo mucho que viaja, el
sueldo bajo, la responsabilidad de ser padres,
no tener tiempo libre, quienes condicionan sus
acciones. Sin embargo la realidad es que
cuando no tengo tiempo para hacer algo es
porque estoy eligiendo hacer otra cosa en su
lugar. Cuando oigo a mis clientes que no han
tenido tiempo para cumplir alguno de sus compromisos
porque han tenido que preparar una
reunión o algo urgente ha roto sus planes, mi
pregunta siempre es la misma: “¿Quieres decir
que has elegido preparar tu reunión en lugar
de cumplir con tu compromiso?”. Habitualmente
esta pregunta suele ir acompañada de
justificaciones de porque no tuvieron otra opción
y de cómo ellos no son los responsables.
No hago esta pregunta para acusarles de falta
de compromiso sino para ayudarles a recuperar
su poder. Mientras sigas señalando a tu empresa,
tu jefe, tus hijos, el tiempo, el dinero o
cualquier cosa externa a ti como la responsable
de tus decisiones, seguirás sin tener la capacidad
de poder cambiarlo. Sólo cuando
somos conscientes de nuestras elecciones diarias,
y de cómo estas van dibujando nuestra
vida, recuperamos nuestro poder y podemos
elegir diferente o reafirmar la elección que hicimos.
Tener presente nuestras elecciones nos da
poder, mientras responsabilizar al tiempo, la
empresa, el jefe, lo disminuye, al convertirnos
en víctimas de las circunstancias. Elegir parece
muy obvio, y sin embargo es necesario ser
consciente de que para tener la vida que quieres
debes elegir y saber que has elegido. Se
trata de vivir tu vida conscientemente. Elegir es
una acción, una acción interna.
“LO BUENO” ES ENEMIGO DE “LO MEJOR”
Mis clientes quieren vivir una vida plena y yo
quiero eso para ellos. Una vez que somos
conscientes de nuestras elecciones y de que
no existe el “tengo que”, es importante constatar
que casi siempre que le decimos que SI
a algo en nuestra vida le estamos diciendo
que NO a otra cosa. Si le estás diciendo que SI
a pasar más tiempo con tu familia, ese SI lleva
ligado toda una serie de NO. Como NO a trabajar
hasta altas horas de la noche o los fines
de semana, o NO a otros momentos de ocio,
amistades.
Siempre le estamos diciendo NO a algo. Si no lo
dices a lo aparente o urgente probablemente lo
estés diciendo a cosas más fundamentales e importantes.
Incluso cuando lo urgente es “lo
bueno”, lo bueno puede si se lo permitimos, estar
apartándonos de lo que para nosotros es “lo
mejor”. A menudo “lo bueno” es enemigo de “lo
mejor”.
EL EQUILIBRIO OCURRE EN MEDIO DE LA ACCIÓN
Piensa en la imagen del malabarista que se desplaza
en bicicleta mientras hace girar varias
bolas en sus manos. En nuestro día a día nosotros
somos ese malabarista, nos desplazamos
por la vida haciendo equilibrios con nuestros diferentes
roles. Si en algún momento el malabarista
deja de dar pedales, se cae.
El equilibrio es un proceso dinámico. Con cada
una de nuestras elecciones nos acercamos al
equilibrio o nos alejamos de él. Una vida en equilibrio
no es lo mismo que una vida equilibrada; no
se trata de tener la misma medida en cada una
de las áreas de tu vida: la misma de familia, trabajo,
ocio. Ese no es el objetivo. Hay un punto de
equilibrio fluctuante entre todas las áreas importantes
de tu vida. No hay un momento en que la
vida estará en perfecto equilibrio: no hay un lugar
en el que descansar. Mientras sigamos vivos nos
iremos acercando a ese equilibrio o nos iremos
alejando de él. n
Negocio al día Marzo 2008 Nº 10 55


El equilibrio es un
proceso dinámico.
Con cada una de
nuestras elecciones
nos acercamos al
equilibrio o nos
alejamos de él
Se procura um serviço de máxima qualidade e profissionalidade, podemos ajudar-lhe